¿Cuáles son los riesgos psicosociales para la salud del trabajador?

En éste artículo, la psicóloga organizacional, Sonia Santurino, nos explica los factores y riesgos psicosociales que pueden afectar la salud en el ámbito laboral. 

0
83
¿A qué riesgos psicosociales estás sometido?
¿A qué riesgos psicosociales estás sometido/a? Fuente: Rosalie Orens

¡Qué estrés! ¡Estoy estresado! ¡Vaya estrés de vida! ¡Me estresé con mi compañero! Estrés, estrés, estrés…Palabra de moda y que popularmente se utiliza para definir situaciones que nos generan algún tipo de sobrecarga o de malestar y nos hace responder reactivamente.

En éste artículo, la psicóloga organizacional, Sonia Santurino, nos explica los factores y riesgos psicosociales que pueden afectar la salud en el ámbito laboral. 

En contextos de trabajo, el estrés es solo uno de los muchos riesgos psicosociales a los que podemos estar expuestos cuando los factores psicosociales y organizacionales de las empresas son disfuncionales.

¿Cuáles son los factores psicosociales que pueden poner en riesgo la salud del/la trabajador/a?

Cuando hablo de factores psicosociales me refiero a aquellos factores que pueden poner en riesgo la salud del trabajador.

Bien por la inadaptación al puesto de trabajo, métodos y condiciones de trabajo, bien por las percepciones del propio trabajador sobre sus habilidades y competencias, relaciones sociales que mantiene en la empresa y de cualquier otro “factor ambiental” del trabajo.

Y, cuando los factores psicosociales son factores con probabilidad de afectar negativamente a la salud y el bienestar del trabajador, son factores de riesgo (Benavides et al. 2002). Es decir, cuando actúan como factores desencadenantes de tensión y de estrés laboral (Peiró, 1993).

La apatía, la ansiedad, la depresión, diversos trastornos psicosomáticos, trastornos cardiovasculares, la úlcera de estómago, trastornos inmunitarios, alérgicos o las contracturas y el dolor de espalda, la falta de concentración, las percepciones de falta de habilidades, la toma de decisiones, el abuso de sustancias como alcohol, tabaco, etc., la asunción de riesgos innecesarios, etc. pueden ser debidos a la exposición corta o prolongada de estos riesgos psicosociales.

Existen estudios científicos sobre modelos de prevención, definición y división de los factores/riesgos psicosociales y, aunque entre ellos difieren sobre los modelos a utilizar y en las formas de conceptuar y dividirlos, todos ellos confirman los efectos negativos que producen en la salud del trabajador y alertan sobre la importancia de la prevención.

La responsabilidad de las empresas y la tuya

Evidentemente, las empresas tienen la obligación de garantizar que las condiciones de trabajo sean saludables según la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, pero la realidad es que estas garantías se ciñen al mero cumplimiento de la normativa.

Ya sea por desconocimiento o por falta de darle la importancia que tienen estos factores como probables causas para explicar el absentismo, las bajas laborales, la insatisfacción del trabajador, etc., no son realizadas evaluaciones más amplias y específicas y no se crean planes de prevención sobre estos factores/riesgos psicosociales, sobre todo en las micro y pequeñas empresas, que son la mayoría en España.

A esto se le añade la baja probabilidad que un trabajador busque ayuda o hable sobre el tema, cuando comienza a sentir efectos negativos en su salud (síntomas físicos, cognitivos y emocionales), debido al miedo de perder el trabajo y a la estigmatización que existe sobre la depresión, la angustia, el estrés, etc., ya que le pueden hacer alusiones a que “es débil”, o que “no vale para el trabajo”, entre otras.

Desde mi punto de vista profesional y personal en este ámbito, opino que es muy importante ampliar nuestros conocimientos sobre dichos factores psicosociales de los cuales estamos expuestos en el día a día laboral, así como incorporar orientaciones sobre como individualmente podemos modular los posibles efectos negativos que pueden producir en nuestra salud.

Aunque las empresas son las responsables finales de garantizar las condiciones saludables para los trabajadores, no podemos esperar que esto ocurra de forma efectiva a costa de poner en riesgo nuestra salud.

Podemos poner de nuestra parte, y si es seguro que algunos factores no podremos erradicarlos porque están implícitos en las formas de trabajo o en la propia organización de la empresa, también es seguro que al menos podemos modular sus efectos negativos, incorporando por ejemplo, estrategias de afrontamiento, así como otras que iré explicando en próximos artículos.

¿A qué riesgos psicosociales estás sometido/a?

Para empezar, te propongo un Cuestionario de Evaluación de Riesgos Psicosociales en el Trabajo, la versión corta ISTAS21 (CoPsoQ), que es la adaptación para el Estado español del Cuestionario Psicosocial de Copenhague (CoPsoQ).

A través de éste cuestionario podrás valorar individualmente la exposición psicosocial en tu puesto de trabajo, identificando y midiendo la exposición a seis grandes grupos de factores de riesgo para la salud de naturaleza psicosocial en el trabajo:

El exceso de exigencias psicológicas del trabajo: hay que trabajar rápido o de forma irregular, el trabajo requiere que escondamos los sentimientos… (apartado 1 del cuestionario).

La falta de control sobre los contenidos y las condiciones de trabajo y de posibilidades de desarrollo: no tenemos influencia ni margen de autonomía en la forma de realizar nuestro trabajo, el trabajo no da posibilidades para aplicar nuestras habilidades y conocimientos o no tiene sentido, no podemos adaptar el horario a las necesidades familiares… (apartado 2 del cuestionario).

La falta de apoyo social, de calidad de liderazgo, de previsibilidad o de claridad de rol en el trabajo: cuando hay que trabajar aisladamente, sin apoyo de los superiores o compañeros y compañeras, con las tareas mal definidas o sin la información adecuada y a tiempo… (apartado 4 del cuestionario).

Las escasas compensaciones del trabajo: falta de respeto, inseguridad contractual, cambio de puesto o servicio contra nuestra voluntad, trato injusto…. (apartados 3 y 6 del cuestionario).

Las doble presencia: La mayoría de las mujeres trabajadoras realizan la mayor parte del trabajo doméstico y familiar, lo que implica una doble carga de trabajo si lo comparamos con los hombres.

Además, el trabajo familiar y doméstico implica exigencias que deben asumirse de forma simultánea a las del trabajo remunerado, y la organización de éste dificulta o facilita la compatibilización de ambos.  (apartado 5 del cuestionario).

Los resultados del cuestionario te ayudarán a saber en qué nivel de exposición psicosocial te encuentras:

Verde: nivel de exposición psicosocial más favorable para la salud.

Amarillo: nivel de exposición psicosocial intermedio.

Rojo: nivel de exposición psicosocial más desfavorable para la salud.

¿Tienes alguna pregunta? Deja un comentario o escríbenos un correo.

Bibliografía

Salanova, M. (2009). Psicología de la Salud Ocupacional. Madrid: Síntesis OIT (1986). Factores psicosociales en el trabajo: reconocimiento y control. Ginebra: OIT.

OIT (1998). Enciclopedia de Seguridad y salud en el Trabajo. Madrid: Ministerio de trabajo y Asuntos Sociales OIT (2010). Lista de enfermedades profesionales de la OIT.

LEVI, L. Work, worker and wellbeing. An overview In: AA. VV. A healthier work environment. Basic concepts and methods of measurement. Proceedings of an international meeting. Stockholm, 1991.

MONCADA, S., LLORENS, C., KRISTENSEN, T S. Método ISTAS21 (CoPsoQ). Manual para la evaluación de riesgos psicosociales en el trabajo Madrid. Istas, 2004. http://www.istas.ccoo.es/descargas/m_metodo_istas21.pdf

MONCADA, S., LLORENS, C., NAVARRO A., C., KRISTENSEN, T S. ISTAS21: Versión en lengua castellana del Cuestionario Psicosocial de Copenhague (COPSOQ) Arch Prev Riesgos Labor 2005;8(1):18-29.

Zapf, D., Knorz, C., & Kulla, M (1996). On the relationship between mobbing factors, and job content, social work environment. and health outcomes. European Journal of Work and Organizational Psychology, 5, 215-237.

Zellars K. L. & Perrewé, P. L. (2001). Affective personality and the content of emotional social support: coping in organizations. Journal of Applied Phychology, 86, 459-467.

Zerbe, W. J. (2000). Emotional dissonance and employee well-being. In N.M. Ashkanasy, C.E.J. Härtel, & W.J. Zerbe (Eds.). Emotions in the workplace: Research, theory, and practice. (pp. 189-214): Westport, CT: Quorum/Greenwood.

Benavides-Garcia MG, et al. (2002) asignaciones de resonancia secuencial de columna vertebral de levadura iso-2 citocromo c, formas reducidas y oxidadas. J Biomol NMR 22 (1): 93-4

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí