¿Qué dieta es adecuada para mí?

El Director Médico de Kalos Medicina Estética, Dr. Eduardo de Frutos, nos explica en qué consiste una dieta saludable y nos ofrece algunas recomendaciones para llevarla a cabo.

3
697
El Director Médico de Kalos Medicina Estética, Dr. Eduardo de Frutos, nos explica en qué consiste una dieta saludable y nos ofrece algunas recomendaciones para llevarla a cabo.

dieta¿Qué son los alimentos?

Los alimentos son importantes para la vida y, más aún, son indispensables para llevar una vida sana. No sólo suministran al organismo energía, sino también unas sustancias químicas (nutrientes) necesarias para la formación, crecimiento y reconstrucción de los tejidos.

La “alimentación” es el proceso de consumir ciertas sustancias, cocinadas o no, para su posterior masticación y deglución. A partir de este momento empieza la “nutrición”, que es un proceso inconsciente e involuntario en el que se reciben, transforman y utilizan las sustancias nutritivas (sustancias químicas más simples) que contienen los alimentos.

Según cómo se aprovechen estos nutrientes y el efecto que tengan en nuestro metabolismo, podemos hablar de una dieta saludable o no.

 

“Doctor, ¿este alimento engorda?”

Es una pregunta que escucho a menudo, en el afán de simplificar en una respuesta de sí o no, el complejo mundo de la nutrición. En realidad, lo que engorda no es un alimento concreto en un día determinado, sino la “dieta”, el hábito, lo que comemos a lo largo de una semana, de un mes o de toda la vida.

El concepto de “dieta” se refiere a los hábitos alimentarios mantenidos a largo plazo, con la finalidad de cubrir las exigencias de salud y mantener el equilibrio del organismo.

Pensamos que una dieta es saludable cuando es completa y variada en su composición, con inclusión diaria de todos los nutrientes y en ciertas cantidades y proporciones, según la edad y circunstancias de vida.

Debe estar adecuada a las necesidades y gasto energético de cada individuo, así como a las diferentes finalidades en el organismo según el caso: conservar la salud, cooperar en curar las enfermedades, asegurar el crecimiento y desarrollo de los niños.

Está claro que si una dieta es saludable cuando está adaptada a las necesidades de cada individuo, la dieta ideal tiene que ser personalizada.

Incluso tendríamos que decir que no sólo hay que adaptar la dieta al individuo, sino a sus circunstancias personales, que pueden cambiar de semana en semana, e incluso de un día para otro, en función de su nivel de ejercicio físico y en función de su cronobiología (según la época del año, según el momento del ciclo menstrual,…).

Algunos consejos prácticos para empezar a adquirir buenos hábitos de alimentación saludable:

1.- El horario en que tomas tus comidas: para mantenerte saciado/a durante todo el día lo mejor es programar tus tres comidas diarias, más dos tentempiés, uno a media mañana y el otro a media tarde. El desayuno también debe ser una prioridad, porque las investigaciones dicen que quienes logran mantener su peso ideal, sin engordar, siempre desayunan.
2.- Consume más verduras: son muy ricas en fibra y algunas vitaminas fundamentales. Lo ideal es distribuir su consumo en dos tomas (almuerzo y cena), ya que de esta forma estarás más saciado/a, tu perfil de lípidos y colesterol en sangre estará controlado… Y ayudarás a la pérdida de peso.
3.-Incluye proteínas en tu dieta: la proteína es el nutriente que te produce mayor saciedad. La inclusión de una fuente de proteína en cada una de tus pequeñas comidas diarias va a mantenerte más tiempo sin hambre y podrás cumplir con el plan más fácilmente.
Pescado, marisco, carne y huevos son buenas fuentes de proteína. Por otro lado, la leche y los lácteos son alimentos proteicos fundamentales en la dieta mediterránea, pero hay que saber elegir aquellos que no tienen exceso de grasas saturadas.
4.-Baja el consumo de azucares: controla las patatas, pastas y cereales. Elimina el consumo de azúcares simples, sustituyéndolos por frutas de temporada o pan integral.
5.- No olvides las grasas saludables: no todas las grasas son malas para tu dieta. Sólo debes escoger y consumir las correctas: el aceite de oliva y el aceite de pescado. También los frutos secos (nueces, especialmente) son una fuente de ácidos grasos omega-3.
6.- Cómo preparar la comida: ¿sabrías preparar un pescado al papillote? Mantiene todo el sabor del pescado y las verduras, a la vez que respeta la calidad de las grasas omega-3. ¿Sabías que consumir la verdura en purés aumenta la absorción de azúcares y desnaturaliza algunos de sus nutrientes? Intenta consumir la verdura cruda y masticándola para aprovechar todo su potencial antioxidante.

Un consejo muy importante

Huye de las “dietas milagro”. Hay muchas dietas famosas para perder peso, pero ninguna se destaca cuando se trata de evaluar resultados duraderos.
A corto plazo, cualquier dieta funciona si se trata de reducir calorías, pero antes de recomendar una dieta desde una consulta médica, necesitamos estudios que muestren que en realidad esa dieta funciona a largo plazo.

Consulta a tu médico o nutricionista de confianza. Hacer dieta es mucho más que “cumplir un plan”, es aceptar un cambio en tu estilo de vida.

¿Qué es la dieta mediterránea?

Periódicamente aparecen en las librerías todo tipo de métodos y sistemas para adelgazar. Y no sólo para perder peso, sino también para conseguir un estilo de vida saludable e incluso superar enfermedades.

Sin embargo, a veces no somos conscientes de que somos herederos de un valioso legado cultural conocido como “Dieta Mediterránea”, que puede ser un claro ejemplo de dieta saludable aplicable a todas las culturas.

La “Dieta Mediterránea” no es sólo una pirámide alimenticia. La “Dieta Mediterránea” fue reconocida por la UNESCO en 2010 como Patrimonio de la Humanidad, entendida como estilo de vida global, como una herencia cultural que a partir de la simplicidad y la variedad ha dado lugar a un estilo de vida y a una combinación equilibrada y completa de los alimentos, basada en productos frescos, locales y de temporada.

La definición literal de la UNESCO para referirse a la “Dieta Mediterránea” es la siguiente: “conjunto de conocimientos, competencias prácticas, rituales, tradiciones y símbolos relacionados con los cultivos y cosechas agrícolas, la pesca y la cría de animales, y también con la forma de conservar, transformar, cocinar, compartir y consumir los alimentos.

El acto de comer juntos es uno de los fundamentos de la identidad y continuidad culturales de las comunidades de la cuenca del Mediterráneo. Es un momento de intercambio social y comunicación, y también de afirmación y renovación de los lazos que configuran la identidad de la familia, el grupo o la comunidad”.

¿Qué es la “Dieta proteinada”?

Entre 0,8-1,5g/kg/día es la dosis diaria de proteínas que debe consumir una persona, dependiendo de su edad, su sexo, su patología, su actividad física y otras variables de tipo metabólico.
La dosis adecuada debe establecerla un médico con la formación adecuada, para que la pérdida de peso sea eficaz y segura.
Adelgazar no significa simplemente quitarle números a la báscula, se trata de perder la mayor cantidad posible de grasa.

Seguir las habituales dietas hipocalóricas suele conllevar una pérdida de masa muscular, y para evitarla, debemos administrar a nuestro organismo la cantidad justa de proteínas de alta calidad.

Las dietas hipocalóricas reducen de forma proporcionada la ingesta de azúcares y de grasas, pero son deficitarias en proteínas y vitaminas, que son el pilar fundamental de muchas funciones vitales de nuestro organismo, así como un componente estructural básico.

 

Criterios de una dieta proteinada

  • Rapidez

Según las recomendaciones generales de la OMS, una dieta sin control médico no debe provocar una pérdida de peso superior a los 500g semanales. Cuando una persona tiene que perder 15kg, su plan nutricional debería durar 30 semanas, pero esta excesiva lentitud en los resultados hace que el paciente pierda la motivación y caiga fácilmente en las numerosas tentaciones que se presentan.
En las fases iniciales de “Dieta Proteinada”, la pérdida de peso puede alcanzar los 12kg mensuales de forma segura. Esta rapidez se traduce en mayor motivación del paciente y se gana tiempo para establecer unos nuevos hábitos nutricionales y de ejercicio físico.

 

  • Buen estado de ánimo

El estado de cetosis controlada que induce la “Dieta Proteinada” se convierte en el mejor aliado del paciente para asegurar el buen cumplimiento, ya que, lejos de causar depresión o desmotivación, los cuerpos cetónicos que produce su metabolismo tienen un extraordinario efecto saciante y un estímulo emocional que evitan la sensación de cansancio.

 

  • Desaparecen la astenia y el cansancio

En una dieta hipocalórica, el organismo tiene menos calorías de las que realmente necesita, por lo que aparece la sensación de cansancio. Además, si mantenemos las proporciones que recomienda la dieta mediterránea, al ser ésta equilibrada en el porcentaje de sus nutrientes, perdemos masa muscular, con la consiguiente astenia o debilidad.
Sin embargo, en la “Dieta Proteinada”, el suministro controlado de preparados de proteínas de buena calidad mantiene la masa muscular adecuada, pues la parte estructural de nuestra nutrición está en equilibrio (de lo único que carece es de calorías, un aspecto necesario para la pérdida de peso).

 

  • Mantenimiento del resultado a largo plazo

El principal problema de otras muchas dietas (y especialmente de las hiperproteicas, que no tienen nada que ver con las proteinadas) es que no van acompañadas de un programa de educación nutricional.
En la “Dieta Proteinada”, al minimizar la pérdida de masa muscular, es mucho más difícil que se produzca un efecto yo-yo. Además, la educación nutricional que obtenemos al ir administrando progresivamente grupos de alimentos, hace que el éxito a largo plazo sea mayor que con las dietas convencionales.

 

  • Soporte emocional

Se hace imprescindible un soporte emocional de acompañamiento al paciente y hemos ensayado diversas formas para mejorar el resultado del proceso, especialmente las técnicas de PNL (programación neurolingüística) y la aplicación de un proceso de acompañamiento que estamos llamando “coaching nutricional”.
El paciente de “Dieta Proteinada” aprenderá a sortear la presión que se ejerce sobre él y a solicitar el apoyo incondicional de aquellas personas que le rodean, empezando, por supuesto, por la figura del propio médico.
Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]
Artículo anteriorOligoterapia: ¿En qué consiste?
Artículo siguienteYoga: conciencia de Ser
Dr. Eduardo De Frutos
Especialista en Estética Facial, con reconocido prestigio en el ámbito nacional e internacional. Licenciado en Medicina. Máster en Medicina Estética. Especialista en Medicina de Familia.Miembro numerario de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) y Asociación de Medicina Estética de Madrid (AMEM). Miembro de la Junta Directiva de Medicina Estética de Castilla – La Mancha (AMECLM). Consultor externo de varios laboratorios, con experiencia internacional como formador en Portugal, Sudamérica y varios países árabes. Participación activa habitual en los principales congresos, reuniones científicas y actividades de formación continuada, lo que le permite alcanzar el grado máximo de innovación técnica. Director Médico de Kalos Medicina Estética. Calle Doctor Muñoz Urra 3, 3ºB. Talavera de la Reina (Toledo). Tlf: 925 80 36 30. Colaborador de la Fundación Tejerina (Madrid) especializada en patología mamaria. Director de la Unidad de Medicina Estética.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí