Lesiones por el uso del móvil y del ordenador

La fisioterapeuta, Laura Flores, nos propone ser conscientes de lo que puede provocar el uso excesivo de éstas tecnologías a nivel físico.

4
825

Hablar, escribir, leer u otras actividades que cada vez más realizamos a través de dispositivos portátiles como el móvil, las tablets o los libros electrónicos están produciendo lesiones por su uso excesivo, explica la fisioterapeuta, Laura Flores.

contractura móvil
Hombre mirando el móvil. Fuente: Pexels

Ya forma parte de nuestra estampa diaria ver a personas sentadas con el cuello totalmente flexionado mirando hacia abajo el móvil e incluso andando por la calle (hemos creado un sexto sentido para cruzar pasos de cebra sin levantar la cabeza sin que nos atropellen).

Lo más preocupante es que se adoptan estas malas posturas desde que somos muy pequeños puesto que los niños son grandes usuarios de estas tecnologías.

Lesiones más comunes por el uso del móvil

La zona más susceptible de lesionarse por el uso de estos aparatos es la columna cervical.

La posición inclinada de la cabeza hacia adelante y hacia abajo provoca, poco a poco, una rectificación de la curvatura (lordosis) fisiológica del cuello pudiendo provocar dolor local, rigidez, dolor de cabeza, contracturas e, incluso, protusiones y hernias.

A esto se une que esa posición puede llegar a mantenerse horas, lo que también influye de manera muy negativa.

En el 2008, se definió el conjunto de todos estos síntomas por sobreuso de este tipo de dispositivos como SINDROME TEXT NECK.

Es una patología tan novedosa que sólo sabemos las consecuencias a corto plazo, aún no se sabe qué efectos tendrá en unos años en nuestro cuerpo.

No podemos olvidarnos de todas las patologías tendinosas que se pueden producir a nivel de hombro, codo y muñeca por las malas posturas que se adoptan (hombros elevados, codos muy flexionados que comprimen el paso de los nervios a ese nivel, muñecas en tensión, etc.) pero, sobre todo, por lo que se mantienen a lo largo del tiempo.

Reeducación postural y dosificar el tiempo de uso de estas tecnologías es la solución para evitar las lesiones que hemos indicado anteriormente.

Me duelen los pulgares
Pulgares. Fuente: PhilippN

Lesiones en los pulgares

La tecnología ha evolucionado en los últimos años y no es de extrañar que viejas patologías tengan un nuevo origen.  La Dra. Nathalie Orens habla sobre el dolor en los pulgares y su prevención

Cuando se utiliza el smartphone, PDA, o el móvil convencional para enviar mensajes de texto,para escribir, generalmente, se usan los pulgares. Puede, y algunas personas lo hacen, usar otros dedos para escribir, como el dedo índice o el mayor, pero, en general, se usan los pulgares.

La continua repetición del movimiento hacia arriba y hacia abajo para poder teclear las palabras, sumado a las vibraciones que se sienten cada vez que se realiza esto, tiene un tope (no olvidar el Principio acción-reacción de Newton).
Es lo que genera las lesiones que vamos observando cada vez más:
Tendinitis de De Quervain o del pulgar
– Artritis de las articulaciones del pulgar
– Dolor en la cara interna de la mano
– Dolor en la muñeca
– Dolor en el cuello.

 

¿Hay algún rango de edades en que se observe más?

Sí, en los adolescentes, pero puede verse a cualquier edad según el uso que se le de al móvil.

¿Se puede prevenir?

Sí. Primero, no hay que abusar del tecleo. Si existe otra manera de comunicarse como el video chat o por voz es preferible esto último.

Segundo, hay que parar cuando el dolor está instalado. Seguir abusando de la lesión sólo hará que se cronifique.

Tercero, si el dolor está instalado y nos incapacita, hay que descansar la mano y acudir a un sanitario.

¿Cuál sería el tratamiento?

A veces hay que inmovilizar el dedo, aplicar frío de forma local y elevar la mano. Otras, hay que hacer baños de contraste y otras, algo de fisioterapia o acupuntura. Si persiste, podría infiltrarse e incluso operarse.

Lesiones por uso del ordenador

El problema que aparece con el uso del ordenador son las largas horas que podemos pasar delante de él día tras día realizando los mismos movimientos repetitivos y manteniendo durante mucho tiempo seguido las mismas posturas.

Además, el espacio donde trabajamos con el ordenador suele ser más adecuado en casa que en muchos puestos de trabajo donde el trabajador debe adaptarse a las mesas, sillas, etc. que se encuentra y que, en muchas ocasiones, no son apropiadas.

lesiones ordenador
Trabajando con el ordenador. Fuente: Stocksnap

Cervicalgias

El dolor en la zona cervical que aparece por el uso del ordenador viene determinado por la posición mantenida delante de la pantalla que tensa la musculatura cervical.

Esta musculatura acaba en la base del cráneo por la zona posterior y genera una irritación de las inserciones musculares provocando incluso dolores de cabeza o mareos.

El estrés que puede conllevar cualquier trabajo delante del ordenador provoca también una tensión añadida en esta musculatura que puede empeorar los síntomas.

Menos habitual, pero con cierta asiduidad suele aparecer, también, dolor en la zona dorsal y lumbar de la espalda.

Síndrome del túnel carpiano

Este síndrome consiste en la compresión del nervio mediano a nivel de la muñeca produciéndose una inflamación en el túnel por el que pasa y generando una presión en el nervio que provoca la aparición de síntomas como pérdida de fuerza, hormigueo en los dedos o sensación de acorchamiento.

En relación al uso de ordenadores esta lesión aparece por el mal uso del ratón, sobre todo. Una posición con excesiva flexión o extensión de la muñeca mantenida durante un largo período de tiempo favorece la presión en la zona de la muñeca comprimiendo el nervio mediano.

Epicondilitis

También llamada “codo de tenista” o, en este caso, “codo del programador”. Las tendinopatías a nivel del epicóndilo, en el codo, provocan dolor e inflamación a nivel local, pérdida de fuerza y hormigueos a nivel de la mano y sobrecarga en la musculatura del antebrazo.

Vienen provocadas por una posición con demasiada extensión del codo o de la muñeca durante el uso del teclado y del ratón, así como por el apoyo prolongado de los codos encima de la mesa.

Tendinopatías de hombro

La inflamación de los tendones a nivel del hombro está determinada por una postura inadecuada del brazo mientras tecleamos o usamos el ratón. En muchas ocasiones la posición del brazo mantiene tensa la musculatura del brazo y esto hace que los tendones acaben por sobrecargarse e inflamarse.

Mantener el hombro adelantado o los brazos sin apoyo favorece la aparición del dolor en el hombro.

Tenosinovitis de Quervain

La Tenosinovitis de Quervain es un proceso inflamatorio dentro de la vaina que envuelve el músculo aductor largo y extensor corto del pulgar de la mano lo que provoca un deslizamiento inadecuado de los mismos dentro de ese compartimento.

Esta lesión es muy típica en personas que no están acostumbradas a usar el touchpad (ratón incorporado en los ordenadores portátiles) ya que colocan los dedos con mucha tensión y sobre todo el pulgar provocando dolor en la base del pulgar a la altura de la muñeca.

Consejos para evitar lesiones delante del ordenador

Vamos a indicaros una serie de consejos para evitar todos los problemas anteriormente descritos además de señalaros el uso de un conjunto de accesorios ergonómicos que actualmente están en el mercado al alcance de cualquier persona:

  • Sentarse de frente a la pantalla del ordenador (evitar situar la pantalla en un lado de nuestro espacio de trabajo)
  • La pantalla debe estar un poco por debajo de la altura de nuestros ojos ya que es la posición más natural.
  • Sentarse con la espalda apoyada en la silla y los pies paralelos sobre el suelo. Usar reposa pies.
  • No cruzar las piernas.
  • No usar el ordenador en sofás o en la cama.
  • Mantener los codos apoyados a 90º sobre la mesa y no colocarlos muy adelantados.
  • Para evitar molestias a nivel de las muñecas usar alfombrillas y teclados ergonómicos para el ratón con reposamuñecas de manera que las muñecas descansen sobre ellas.
  • Si tienes problemas a nivel del codo existen unos ratones ergonómicos que cambian la posición de la muñeca y alivian las molestias que provoca la epicondilitis.
  • Cambiar la postura cada 15 minutos.
  • Levantarse del asiento cada hora u hora y media.
  • Usar una luz adecuada en la habitación, así como una luz baja de la pantalla para evitar la fatiga ocular y así forzar la vista, lo que conllevará tensar toda la musculatura del cuello al adelantar la cabeza para fijar la mirada en la pantalla.
  • Si usas un ordenador portátil existen soportes para elevarlos y que la pantalla tenga una altura adecuada, sobre todo, si su uso va a ser por un tiempo prolongado.
  • Intenta llevar tu portátil en mochilas en lugar de en bolsas de transporte colgadas de un hombro para evitar dolores de espalda.
  • Los touchpad (el ratón integrado en el ordenador portátil) genera tensión en la mano y en la muñeca si su uso es prolongado. Piensa en el uso de un ratón convencional.
Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]

4 Comentarios

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí