Vitaminas, cuándo no tomarlas

El médico es el profesional cualificado que diagnostica, conoce las patologías, interacciones farmacológicas/ plantas o suplementos dietéticos y es la persona idónea para asesorarte sobre tus dudas de salud. 

0
642

En éste artículo, la Médica Estética, Dra. Ana Gómez, nos explica cómo el exceso o déficit de vitaminas y minerales puede dar lugar a enfermedades. En entregas anteriores nos asesora sobre qué debemos comer para cubrir nuestras necesidades nutricionales así como explica en qué se basan estas necesidades.

¿Cuáles son aquellas vitaminas y minerales cuyo exceso o déficit pueden dar lugar a enfermedades?

VITAMINAS

 VITAMINA A

La ingesta recomendada diaria es de 900 mcg/día, esta dosis es segura, ya que la toxicidad por vitamina A aparece cuando existe una ingesta diaria constante procedente de alimentos y suplementos superior a 15000 mcg.

Esta dosis tan elevada no se obtiene de la alimentación habitual excepto cuando se ingieren todos los días grandes cantidades de alimentos ricos en vitamina A (hígado, aceite de hígado de pescado).

Se ha observado que produce daños en el feto cuando se le administra a embarazadas incluso a dosis terapéuticas, por ello están contraindicados los suplementos con vitamina A en el primer trimestre del embarazo.

Las grasas, las proteínas y la vitamina E de la dieta, favorecen la absorción de la vitamina A. Asimismo, disminuye la actividad de esta vitamina cuando hay déficit de proteínas, hierro y zinc.

La Dra. Nathalie Orens nos habla también sobre la vitamina A.

He escuchado en más de una oportunidad en la consulta: “Doctora, estoy cansada/o, ¿podría tomarme unas vitaminas?”

Antes de tomar nada, tendríamos que analizar la causa del cansancio que, muchas veces, no se soluciona con unas vitaminas sino con el cambio de hábitos poco saludables o por una falta de rutina para el descanso o por otros motivos a veces más complicados pero que merecen ser valorados para ver si es posible su modificación.

Eso podría implicar un cambio profundo en la persona que no siempre es fácil de llevar a cabo pero que merece la pena. Sobre todo si se le quita el cansancio.

Volviendo sobre el tema de las vitaminas, hoy hablaremos sobre la hipervitaminosis A. No sé por qué existe la creencia popular de que las vitaminas son siempre “buenas”. Dejemos claro que las vitaminas son esenciales para el correcto funcionamiento del organismo pero su exceso es perjudicial.

La vitamina A juega un papel primordial en el crecimiento, reproducción, proliferación celular, diferenciación celular e integridad del sistema
inmunitario 
y es necesaria para la visión. Se almacena en el Hígado.

El retinol, una de las formas de la vitamina A, se encuentra en leche entera, manteca, crema, queso, hígado, huevo, el aceite de hígado de bacalao y pescados grasos.

A diferencia de los productos animales, los vegetales sólo contienen pro vitaminas A (o sea deben ser metabolizadas en el organismo para convertise en vitamina) y podemos encontrarlas en hortalizas de hoja verde, la zanahoria, zapallo, batata y las frutas amarillas y rojas.

La recomendación de vitamina A para lactantes hasta el primer año de vida es de 375 ug de retinol y para adultos de 700 a 900 ug de retinol (UR) (2500 a 3000 UI) para hombres y mujeres respectivamente, o el doble de beta-caroteno (contenido en vegetales).

La hipervitaminosis A puede producir anorexia, pérdida de peso, extrema irritabilidad, cefalea, dolores articulares, lesiones óseas, adelgazamiento de las epífisis, enzimas hepáticas elevadas en plasma y hepatomegalia, entre otros signos de patología hepática, hemorragia, coma y muerte. La hipervitaminosis A es teratogénica o sea puede provocar malformaciones fetales.

En el siguiente cuadro se pueden ver las ingestas que pueden provocar daños en el organismo: 

Fontanela abultada (bebés): 7.500ug  UR en una sola dosis. 
Hepatotoxicidad: 7.500 ug/día UR durante 6 años
Teratogénesis: >3.000ug/ día UR 

Su biodisponibilidad aumenta con la presencia de vitamina E y otros antioxidantes y su procesamiento empieza en el intestino.

¿Quién no debería tomar o tendría limitado el consumo de vitamina A?

– cualquier persona con problema de mala absorción intestinal o insuficiencia hepática
– mal nutrición proteica
– bajo peso corporal
– otras patologías

También está restringido su uso en pacientes que toman anticoagulantes (riesgo de hemorragia), anticonceptivos orales (aumenta la concentración de la vitamina A) u otros productos a base de retinol, aunque sean de uso cutáneo (porque puede producir reacciones de fotosensibilidad).

Existen otras interacciones medicamentosas que deberías hablar con tu médico.

Está proscrita durante el embarazo, por los potenciales daños comentados anteriormente y durante la lactancia.

VITAMINA D

La mayoría de los requerimientos de esta vitamina pueden satisfacerse por la exposición a la luz solar o a la radiación ultravioleta artificial y por el consumo de pequeñas cantidades de alimentos.

Estos requerimientos están aumentados en el embarazo, en la lactancia y en la infancia. Los ancianos tienen disminuida la capacidad de sintetizar esta vitamina, así como los sujetos de piel morena, en ambos casos se necesita una exposición solar mas prolongada para sintetizar la vitamina.

VITAMINA C

La dosis recomendada se sitúa entre la cantidad necesaria para prevenir el escorbuto (10 mgr al día en el adulto) y la cantidad que provoca su pérdida por la orina en lugar de retenerse en el cuerpo (200 mgr/día).

Es una vitamina muy sensible al calor, a la oxidación y a la luz.

La pérdida de esta vitamina es mínima. Si para cocer el alimento se introduce directamente en agua hirviendo en vez de hacerlo en agua fría o templada; el recipiente se aconseja que sea cerrado, es decir con tapadera; también se puede perder esta vitamina si después de cocinado se intenta mantener el alimento caliente durante algún tiempo antes de comerlo.

Del mismo modo, se pierden menos vitamina C al freír patatas si, inmediatamente después de pelarlas y picarlas, se introducen en el aceite hirviendo, mejor aún si el recipiente es muy profundo y están totalmente cubiertas por aceite.

Para cocer verdura o patatas, mejor olla de presión.

La destrucción de la vitamina C se acelera si el recipiente empleado es de cobre.

La pérdida de la vitamina C durante las maniobras culinarias no es muy importante en un país como el nuestro en el que la ingesta de frutas y ensaladas es habitual.

Las necesidades de esta vitamina están aumentadas en el embarazo, en la lactancia y en los fumadores.

VITAMINA B12

Esta vitamina procedente de la dieta requiere unirse a una proteína producida por el estomago (factor intrínseco de Castle) para poder ser absorbida en el intestino.

Teniendo en cuenta que a partir de los 50 años el 30% de la población tiene atrofia gástrica, se aconsejan a partir de esta edad suplementos orales de esta vitamina para evitar la anemia perniciosa.

MINERALES

FÓLICO

Están aumentadas las necesidades en el embarazo y en la lactancia. Existen evidencias científicas que relacionan la suplementación con ácido fólico en el período periconcepcional con una disminución del riesgo de padecer espina bífida el recién nacido. Por esta razón se recomienda que toda mujer en edad fértil añada a su dieta 400 microgr/ día de ácido fólico.

CALCIO

La dosis recomendada debe garantizar el correcto desarrollo de la masa ósea durante el crecimiento y minimizar la pérdida ósea en el adulto y en el anciano.

No obstante, si bien se ha relacionado el aumento de la ingesta de calcio con una disminución de riesgo de osteoporosis, también es posible que este incremento de la ingesta aumente el riesgo de HTA y la formación renal de cálculos.

Pueden disminuir la absorción intestinal de calcio los fitatos y los oxalatos de la dieta y todas aquellas situaciones que reduzcan los niveles sanguíneos de estrógenos como la menopausia.

En el embarazo y en los ancianos aumentan las necesidades.

HIERRO

El hierro procedente de los alimentos de origen animal se absorbe mejor que el de los de origen vegetal.

La absorción de hierro aumenta en presencia de vitamina C y disminuye con la ingesta de oxalatos, te, salvado y antiácidos.

Hay que tener en cuenta las pérdidas fisiológicas de este mineral: el hombre pierde 1 mgr/día y la mujer 1,5 mgr/día; esta diferencia se debe a la menstruación.

Las necesidades de este mineral en el embarazo son mas elevadas porque además de cubrir las pérdidas habituales deben permitir el aumento del volumen sanguíneo, garantizar el suficiente hierro al feto y a la placenta y compensar las pérdidas del parto.

YODO

Se necesita un aporte superior en el embarazo y en la lactancia. Utilizar como sal de mesa la sal yodada en todas las poblaciones no costeras.

FLÚOR

Se aconsejan aportes extras para la prevención de la caries dental; este efecto protector es mejor en los primeros 8 años de vida, que es el periodo de formación dental.

Cuidado con la dosis, pues si esta es excesiva antes de la erupción dental, puede producir manchas en los dientes; si esta sobredosis se produce en los adultos puede dar lugar a fluorosis ósea.

Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí