Navidad, Navidad

Ya llega la Navidad. Pasar estas fechas lo mejor posible tiene que ser nuestra prioridad, te guste o no la época, hay que pasarla. Así que en el artículo de hoy, la Dra. Nathalie Orens nos hablará sobre eso.

0
477

Ya llega la Navidad y las diferentes fiestas de fin y comienzo de año. Para unos/as es motivo de felicidad, de reencuentros, de recibir regalos. Para otros/as es lo contrario.

Pasar estas fechas lo mejor posible tiene que ser nuestra prioridad, te guste o no la época, hay que pasarla. Así que en el artículo de hoy, la Dra. Nathalie Orens nos hablará sobre eso.

¡Organízate antes de Navidad!

Sabemos que esta época puede ser algo difícil controlar los nervios por si hay que viajar a último momento y/o tener que ir a pasar alguna de las fiestas en casa de los suegros o de otros familiares que no nos gustan tanto, etc, etc.

Por todo ello, es mejor organizarse con tiempo. Sobre todo si tienes hijos/as.

Los niños/as tiene sus propios tiempos y, dependiendo de sus edades, pueden colaborar más o menos con nosotros/as por lo que os insto a hacerlos partícipes de la organización del viaje.

Se van a entretener y tendrás unas manos más que os ayuden. Pero eso sí, hacerlo con tiempo. Y no dejes los regalos para el último minuto.

¡No olvides el botiquín de primeros auxilios!

Si te vas viaje es mejor no olvidar el botiquín de primeros auxilios y si ya lo tienes, no olvides revisarlo para asegurarte de que tienes todo, reponer lo que se usó y revisar las caducidades.

¡La Navidad no me gusta!

Algunas personas detestan la Navidad y sus fiestas. Esto puede deberse a motivos que van desde el estrés de organizar el evento o tener que viajar o sentir tristeza al no tener a los seres queridos que ya no están.

A veces, el hecho de tener que ir a pasar estas fiestas con personas con las uno/a no quiere estar genera un cúmulo de emociones que puede terminar en una discusión con nuestra pareja.

Como médico, creo que es importante expresar lo que uno siente y poder hablar con confianza con el/la otro/a. Se pueden pactar cosas que podrían aligerar la situación, pensarlo.

En cuanto a la tristeza o incluso depresión en algunos casos asociados a estas fechas es “normal” sentirla si nos faltan personas a las que veíamos, hablábamos o simplemente sabíamos que “estaban allí” y ahora no están.

Tenemos dos posibilidades: 1) quedarnos con esa sensación de pérdida 2) tratar de salir de ese círculo vicioso e intentar hacer cosas que nos hagan disfrutar.

Independientemente de lo que hagamos, tenemos que ser conscientes que estas fechas pasan y volveremos a la “normalidad” si sólo se trata de tristeza pasajera, claro está. Si persisten los síntomas de tristeza, apatía, inapetencia, etc. es mejor consultar con un/a profesional médico.

¡No exageres con la comida y bebida!

Sabemos que esta época es afín a aumentar de peso, comer muchos dulces y beber en exceso. Todo esto puede perjudicar tu salud, sobre todo lo relacionado con el alcohol.

Un estudio publicado en 2015 relacionaba la Navidad con un aumento de la morbilidad cardíaca asociado a estresores emocionales (recuerda el primer punto de este post), menos ejercicio y el hecho de posponer la visita médica para valorar el tema de la medicación en esas fechas. (1)

Si eres diabético/a, alérgico/a, sufres del corazón, tomas diuréticos o fármacos de índole psiquiátrica u otros, por favor, no dejes de consultar para valorar si tu médico/a no deben informarte acerca de tu medicación y sus posibles interacciones.

El alcohol, denuncia un artículo publicado este año y que fue muy comentado en los medios de comunicación porque acusa a la industria del alcohol de no informar correctamente a la población, está relacionado con la aparición de cáncer (2).

Cáncer de cabeza y cuello, de esófago, de hígado, de mama, colorrectal, etc. están asociados al consumo crónico de alcohol.

Cuando bebes puedes quedar muy vulnerable a los demás y a ti mismo. 

No queremos verte en Urgencias. Disfruta sanamente de estas fiestas, con moderación en todos los aspectos porque así te lo pasarás pipa y los tuyos también.

¿Azúcar, malo? Malo

Las vacaciones de Navidad representan, generalmente, la posibilidad de reunirte con tu familia, amigos, viajar, beber más de lo habitual y…comer.

Es inevitable, casi, comer dulces o comer demás, incluso sin proponértelo pues tu familia o amigos (¡y tus pacientes!) te regalan comida rica en azúcar.

No dejemos de lado el alcohol, con sus calorías y, si te fijas bien en la etiqueta, también tiene azúcar (aunque sea en pequeña cantidad).

En nuestro organismo el excedente de azúcar se convierte en grasa. ¡Pero la grasa no se convierte en carbohidratos!

Los hidratos de carbono o carbohidratos son muy necesarios para el correcto funcionamiento de nuestras células ya que representan una fuente de energía valiosísima.

He aquí el problema, estimados/as lectores/as, el consumo excesivo de azúcar gasta recursos del organismo para poder ser metabolizado…

La forma de alimentarnos es un factor modificable de la obesidad por lo tanto es un buen proyecto de Año Nuevo comenzar a cuidarse en ese aspecto y no sólo para perder esos kilitos demás sino ¡para estar más saludable!

Bueno, hemos cogido esos kilitos demás y ahora ¿qué hacemos? Ya hemos vuelto a al rutina (o casi) y debemos reorganizarnos.

Algunas sugerencias para perder esos kilitos que no quieres

  1. Haz de 5 a 6 comidas al día. Lo mejor es comer poco o menos de lo habitual pero varias veces al día.
  2. ¡Añade frutos secos a tu vida!
  3. ¿Te planteas empezar una dieta estricta o muy específica? No te recomiendo que lo hagas solo/a. Lo mejor es consultar con un/a experto/a. Lee este artículo y entérate sobre la dieta proteinada.
  4. ¿Necesitas un poco de ayuda al principio? La acupuntura puede aliviar la sensación de ansiedad que puede producir el hecho de comer a todas horas y ayuda perder peso.
  5. Dos proyectos de Año Nuevo por el precio de uno: ¡comienza ha hacer ejercicio físico! Y si lo hacías pero lo abandonaste en las Fiestas, vuelve a recomenzar. ¡Seguro que tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán!

Ninguna de estas recomendaciones funciona de forma mágica. Habrá que aplicarse, disciplinarse y comenzar.

Al principio es posible que te desanimes o que lo encuentres más difícil de lo que parece pero te aseguro que una vez emprendas el camino, todo resultará más llevadero.

Algunos/as pacientes me alegan que por el trabajo o su tren de vida es difícil cumplir con lo de las 5 comidas o hacer ejercicio físico. Con un poco de organización, las cosas pueden modificarse.

¡Vamos a reducir esos kilitos demás!

  • Tienes jornada partida y tienes poco tiempo para la hora de la comida. Te recomiendo que prepares tu comida y la lleves en un tupper.

Comer fuera tiene dos desventajas: es más caro y, además, no sabes realmente lo que comes pues no lo haz preparado tú mismo/a.

Desventaja de llevar tu comida: puede que no siempre puedas comer caliente. Sin embargo, existen actualmente unos termos o bolsas isotérmicas que podrían mantener tu comida a buena temperatura.

  • Se te olvida la hora del tentempié. Te recomiendo que pongas una alarma en el móvil para que te recuerde esa comida.
  • No sabes qué comer como tentempié. Te recomiendo frutas, frutos secos, infusiones. No comas todos los días un plátano a media mañana, cambia de fruta.

El ejercicio es esencial para perder esos kilitos

  • No tienes tiempo para hacer ejercicio. 

La OMS recomienda 3,5 horas de ejercicio moderado a la semana y en un reciente estudio se propone andar unos 10.000 pasos diarios para mantener la salud.

¿Hay que cumplir a raja tabla con estos preceptos? No, pues cada persona es única y estas recomendaciones son generales.

Sin embargo, sí deberíamos realizar todas las personas sanas una actividad de intensidad moderada mínimamente una vez por semana.

  • Haces mucho “ejercicio” en el trabajo ¿Para qué hacer más?

Debemos tener claro que tener una actividad física no es lo mismo que hacer ejercicio físico. Obviamente, tener una actividad física es mejor que no hacer nada pero no es ejercicio físico.

Una de las grandes diferencias radica en que, en el trabajo al ser movimientos repetitivos, casi siempre se usan los mismos músculos y tendones y esto, muchas veces, lleva a lesiones.

¡El ejercicio físico bien hecho es protector!

Respeta la contracción-relajación del músculo y consta de 3 partes esenciales: calentamiento, ejercicio propiamente dicho y estiramientos (en algunos casos los estiramientos son aconsejables al principio y al final).

Volviendo a lo del tiempo…Todo es empezar. Dedica 20 minutos al día o 30-40 minutos a días alternos o 1 a 2 horas a la semana: tú eliges.

  • Mi actividad laboral es muy cansadora

Lo entiendo perfectamente. Pero intento transmitir que el cansancio que produce el ejercicio físico es revitalizante.

Una vez que empieces te irás acostumbrando y ya no sentirás tanto cansancio, incluso rendirás más durante vuestra jornada.

Si no es así, te aconsejo visitar a tu médico/a porque, quizá el cansancio, se deba a otra cosa.

  • No sabes qué ejercicio realizar o dónde. Caminar es un buen comienzo.

¿Quieres controlar los pasos que haces para cumplir con los 10.000 pasos diarios? Cómprate un podómetro. Enciéndelo desde que te levantas, ponlo a cero y que empiece a correr la cuenta de los pasos que das.

Eso te dará una mejor idea de si lo que haces en tu día a día es suficiente para cumplir con lo que proponen en el estudio comentado y es una buena idea para proponerte un objetivo.

  • Padeces alguna enfermedad y no sabes qué ejercicio puedes hacer y cuál no

En este caso, primero lo primero: un chequeo médico y pruebas complementarias que nos hablen sobre tu estado físico. Es mejor ponerse en manos de un/a experto para que te asesore correctamente.

 

Bibliografía:

1. Shah M, Bhalla V, Patnaik S, Maludum O, Lu M, Figueredo VM. Heart failure and the holidays. Clin Res Cardiol [Internet]. 2016 Oct 24 [cited 2017 Nov 12];105(10):865–72. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27220854

2. Petticrew M, Maani Hessari N, Knai C, Weiderpass E. How alcohol industry organisations mislead the public about alcohol and cancer. Drug Alcohol Rev [Internet]. John Wiley & Sons Australia, Ltd; 2017 Sep 7 [cited 2017 Nov 12]; Available from: http://doi.wiley.com/10.1111/dar.12596

Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]
Artículo anteriorDolor pélvico crónico
Artículo siguienteMe duele más la espalda en invierno
Dra. Nathalie Orens Viedma
La Dra. Nathalie Orens Viedma es Licenciada en Medicina y Cirugía. Máster en Acupuntura y Moxibustión. Auriculoterapia. Máster en Estudios Biologico-Naturistas y Homeopatía. Máster en Metodología de la investigación en MTC.  Miembro de la Asociación española de Médicos Integrativos, Tesorera de la Asociación de Médicos Acupuntores de Madrid y Miembro de la Sociedad de Acupuntura Médica de España. Experta en Valoración de daño corporal.Médico experta en Medicina Tradicional China en Femedical Women Clinics, Calle Miguel Hernández, 2. Talavera de la Reina. Tlf. 925 680 720.Administradora de la página de salud Integra Salud Talavera

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí