Síndrome del túnel carpiano

La fisioterapeuta, Estela López, de Cies Fisioterapia, nos habla sobre la fisioterapia a nivel preventivo cuyo objetivo es evitar una cirugía o incluso prevenir que aparezca la patología de la que vamos a hablar: Síndrome del túnel carpiano. En esta primera parte nos centraremos en los síntomas.

0
734

La fisioterapeuta, Estela López,  nos habla sobre la fisioterapia a nivel preventivo cuyo objetivo es evitar una cirugía o incluso prevenir que aparezca la patología de la que vamos a hablar: Síndrome del túnel carpiano.

Sindrome del tunel carpiano
Síndrome del túnel carpiano. Fuente: Bruce Blaus

¿Qué es el Síndrome del túnel carpiano?

El Síndrome del túnel Carpiano es una patología por la que el paciente acude a la consulta refiriendo dolores en mano y muñeca, sensación de tumefacción, hormigueo, hinchazón y pérdida de fuerza en las manos,  acompañado de dolor nervioso que suele aumentar por la noche.

Puede ser bilateral, ya que es común que los pacientes que vienen con un diagnóstico de Síndrome del túnel carpiano en una mano, al poco tiempo los síntomas se manifiestan en la otra.

El diagnóstico lo realiza el médico especialista a través de una serie de pruebas diagnósticas como la electromiografía para reconocer la posible afectación de la conducción nerviosa del Nervio Mediano.

Este Nervio Mediano, al pasar por la muñeca, atraviesa junto con los tendones flexores, un espacio en forma de canal o túnel (el llamado Túnel Carpiano),  delimitado por los huesos del carpo y un ligamento situado en la cara anterior de la muñeca, de manera que cuando este nervio es comprimido en dicho espacio, aparecen los síntomas propios de este síndrome.

Síntomas del Síndrome del túnel carpiano

Ésta compresión, en gran parte dada por los tendones que le rodean, está asociada a un aumento de tono muscular de la musculatura del antebrazo.

Sucede frecuentemente en pacientes que realizan movimientos repetidos con sus manos y dedos en el trabajo, sin tiempos de relajación o estiramiento, por lo que es una causa mecánica la mayor parte de las veces.

La sobrecarga de esta musculatura y la inflamación que produce en esos tendones aumentan la presión sobre el nervio y provocan la sintomatología.

Causas del Síndrome del túnel carpiano

El Síndrome del túnel carpiano está asociado también a otras posibles causas que no son mecánicas como pueden ser metabólicas u hormonales.

Por eso es muy frecuente encontrar mujeres que durante su embarazo presentan estos síntomas; una vez que dan a luz, desaparecen los síntomas poco a poco. A lo largo de la gestación es posible acompañar esta patología con el mismo tratamiento de cadena muscular que explicaré a continuación.

Tratamiento de este síndrome

El tratamiento médico de elección puede ser farmacológico con antiinflamatorios para descomprimir el nervio, infiltraciones o incluso cirugía.

Los resultados que se obtienen con un tratamiento quirúrgico no son siempre los deseados; el paciente, una vez operado, continúa sintiendo dolor, sensación de hormigueo e incluso falta de fuerza. 

Esto es así porque el problema, muchas veces, no tiene su origen en la muñeca, sino que proviene de niveles superiores: hombro o cervicales, de donde nace el nervio. Su trayecto discurre por cuello, hombro, codo y, finalmente, muñeca y mano. Si obviamos eso y sólo nos centramos en el tratamiento de la muñeca no vamos a conseguir una mejoría.

Si hay una compresión a nivel superior se transmite a lo largo de todo el trayecto del brazo, de manera que la mano empieza a sentir un aumento de tensión, los músculos del brazo y antebrazo empiezan a retraerse y ahí empieza el problema del Síndrome del túnel carpiano.

Los músculos implicados están íntimamente conectados, de forma que constituyen una cadena muscular llamada cadena braquial.  Es necesario liberar esta cadena disminuyendo la tensión muscular de toda la cara anterior del cuello y del hombro, así como del brazo, antebrazo y mano, que son los que finalmente se han encargado de generar los síntomas.

Es por eso que el tratamiento de fisioterapia global y postural, tanto preventivo como curativo, ofrece muy buenos resultados si atacamos con tiempo esos síntomas para evitar una cirugía.

Hay algunos ejercicios (ver vídeo de arriba) que el paciente puede realizar en su casa si el fisioterapeuta se lo ha explicado con exactitud y con cuidado para que no se haga daño. Si el paciente los realiza en su casa de forma diaria puede evitar que los síntomas progresen e incluso que disminuyan los síntomas.

Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí