¿Cómo puede ayudarme la Logopedia?

El Diplomado en Logopedia, Agustín Gómez,  nos introduce en el mundo de la comunicación, el lenguaje, el habla y la voz. En esta entrevista conoce la logodepia un poco más a fondo.

0
321
Ver vídeo sobre logopedia. Fuente: Consejo General de Colegios de Logopedas

¿Qué es la logopedia?

La logopedia es una disciplina sanitaria y pedagógica encargada de la evaluación, el diagnóstico, la rehabilitación y reeducación de funciones tan importantes y vitales en el ser humano como es la comunicación, el lenguaje, el habla y la voz; así como la deglución y la audición.

¿Cuándo se debería acudir al logopeda? ¿Qué síntomas nos indican un problema que se pueda tratar con logopedia?

Se debe acudir al logopeda cuando existan (o se sospeche de) dificultades relacionadas con el habla y el lenguaje del ser humano; bien en edad infantil, en los primeros años de vida, cuando las habilidades lingüísticas/comunicativas están en pleno desarrollo y adaptación, o una vez adquiridas estas funciones y habilidades, cuando por diversos motivos, se pierden o deterioran (Tercera edad, accidentes cerebrovasculares, etc…).

Del mismo modo el logopeda interviene en trastornos de la voz, muy comunes, principalmente, en profesionales de la voz (maestros, profesores, vendedores o comerciantes, etc.) o simplemente aquellas personas que tienden al agotamiento vocal por un mal uso o un abuso de la voz y precisan de una mejora en la técnica de producción de la voz.

La deglución es otra área en la que interviene el logopeda. La deglución es el proceso comúnmente llamado como ‘tragar alimentos’ (el paso de alimentos desde la boca, a la faringe y al esófago). Esta función se ve también comprometida en los casos de deglución atípica, principalmente en niños/as, en los que la deglución es disfuncional o inmadura.

También el logopeda interviene en la deglución en los casos de deterioro, bien por vejez o por afectación neurológica (denominado, disfagia).

¿Cuáles son los trastornos más comunes? ¿Y los menos? ¿Podría explicarlos brevemente?

Son muy comunes los trastornos simples de habla y lenguaje en niños/as. Son dificultades específicas en la expresión oral (no tanto en la comprensión), en la que uno o varios fonemas se articulan de manera incorrecta y pueden llegar a tener un lenguaje inmaduro en comparación con el resto de niños/as de su edad.

Generalmente, en pocos meses, estos/as niños/as adquieren los fonemas afectados y se posicionan en el nivel de desarrollo lingüístico adecuado.

Los problemas y dificultades de voz, tanto con lesiones orgánicas (nódulos, pólipos, quistes, edemas, surcos…) como disfuncionales, también son bastante comunes en los servicios clínicos de logopedia.

Los pacientes llegan con una voz rota o ronca, forzada, en muchos casos con escape de aire, que les llega a agotar bastante. Son voces, en la mayoría de los casos, que les cuesta hacerse oír y que su emisión supone un gran esfuerzo y un mínimo resultado.

Con menos prevalencia, pero también habituales, son los casos de afasias (deterioros o pérdidas de lenguaje -tanto nivel expresivo como comprensivo-, debido a un ictus, por ejemplo) y pueden llegar a causar graves dificultades comunicativas en el paciente.

Lo menos común en lo servicios clínicos logopédicos generales, probablemente, sean las dificultades de ritmo en el habla (disfemia o tartamudez) así como aquellas dificultades graves de comunicación (trastornos específicos del lenguaje moderado-grave, autismos o trastornos generalizados del desarrollo complejos).

¿En qué consiste el tratamiento con logopedia?

Dependiendo del área, del trastorno a tratar y del paciente en cuestión, el logopeda utilizará diferentes estrategias o herramientas terapéuticas.

Generalmente se empieza con un proceso de evaluación, en muchos casos en coordinación con otros servicios médicos (otorrinolaringólogos, foniatras y pediatras, principalmente) para pasar a un proceso de intervención logopédica.

Dentro de éste, el logopeda realizará un trabajo de rehabilitación y/o de reeducación que se dirigirá a recuperar y fortalecer aquellas habilidades o funciones mermadas o afectadas o a instaurar y adquirir aquellas que no se hayan desarrollado correctamente (o incluso no han aparecido).

¿Podría explicarnos algunos ejercicios y para qué sirven?

En el área de la voz, por ejemplo, son muy comunes los ejercicios de respiración, buscando una respiración más inferior (diafragmática), que ayuda a una producción de la voz mucho más funcional y sana. Asimismo, ejercicios que buscan optimizar las llamadas “resonancias de la voz”, con el fin de aprovechar el máximo volumen y ‘brillo’ de la voz sin necesidad de forzar muscularmente.

En el caso del habla se suele trabajar e incidir en los propios órganos de la articulación (labios, lengua, mandíbula y maxilar…) con el objetivo de fortalecer y agilizar estas estructuras para mejorar la articulación de uno o varios fonemas o de la dicción general del paciente.

 

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí