La Voz: Instrumento del cuerpo y del espíritu

El 16 de abril es el Día Mundial de la Voz, la Médica Foniatra, Dra. María Bielsa, nos explica por qué se pueden producir lesiones en nuestro principal instrumento de comunicación.

0
247
Ver vídeo de la entrevista

Todos necesitamos la voz para comunicarnos, pero ciertos profesionales la utilizan con mayor intensidad,ya que su profesión así se lo requiere, tal es el caso, por ejemplo, de profesores, cantantes, vendedores, abogados… que deben hacer un esfuerzo para hablar en ambientes ruidosos, proyectar la voz o incluso convencer. 

Muchas veces se consulta con el otorrinolaringólogo (ORL) o con el foniatra cuando hay una disfonía franca pero allí, a veces, ya nos encontramos con una lesión en la laringe que no tendría por qué haberse producido si previamente se hubiese hecho caso a las pequeñas señales de alarma que indican que la laringe está sufriendo.

¿Por qué se producen estas alteraciones funcionales?

A veces, se producen por una mala técnica. La persona no sabe respirar correctamente o no sabe coordinar bien el aire con la voz de manera que apura el aire cuando sigue hablando de manera acelerada, no expande adecuadamente el pulmón con lo cual está hablando con aire residual y la laringe sufre.

La laringe es como un tubo, como un globo inflado al que le tapamos la boquilla, el aire sale con turbulencia, de una manera tensa y constreñida.

A veces solamente con reordenar el gesto respiratorio sería suficiente para mejorar la producción de la voz.


Otras veces las disfunciones se producen por una mala postura. Hay determinados profesionales que utilizan una mala postura durante todo el tiempo que están trabajando.

Es muy importante ser conscientes de esto pues trabajamos mucho con ordenadores, con el cuello y el cuerpo inclinado y, si a la vez estamos utilizando la voz, se produce una tensión en la musculatura que rodea la laringe. O sea que corrigiendo nuestra postura se podría  mejorar la producción de la voz.

Siempre hay que hacer un diagnóstico, nunca de debe abandonar una voz disfónica. El diagnóstico es indoloro.

Lo realiza tanto el ORL como el foniatra, se hace a través de un laringoestroboscopio, es una exploración muy sencilla a través de la boca donde se ilumina la laringe con un sistema especial de óptica y se ve perfectamente cuál es el funcionamiento de las cuerdas vocales.

Podemos ver si hay un buen cierre de las cuerdas, si hay alguna lesión y, por supuesto, ver si se pueden prevenir alteraciones más importantes.

La respiración también es muy importante. En los niños es más difícil reeducar una respiración, lo hacemos jugando, con velas, con globos, con papeles.

Nuestro trabajo consiste en enseñarles a utilizar la voz de una manera natural, el niño probablemente va a subir el volumen  sí o sí, sobre todo si es un niño muy activo, no es conveniente que hable siempre bajito, por lo tanto, le enseñamos mediante juegos vocales, como se proyecta la voz.


Proyectar la voz no significa gritar y, sobre todo, no significa tensar la musculatura de la laringe ni apretar ni traumatizar las cuerdas vocales. 

Debemos adaptar el tratamiento al tipo de actividad que realiza el paciente. No es lo mismo tratar a un cantante que a un profesor. El primero trabaja en condiciones idóneas (sobre todo el cantante selecto) y el segundo trabaja con ambiente ruidoso, polvo, intentando impartir docencia.

El profesor es uno de los usuarios más importantes de nuestras consultas. Hay que tratarlo con sumo cuidado porque muchas veces su vida profesional está en peligro y no puede ejercer su función si tiene una alteración vocal. Además a estas personas les cuesta mucho tomarse la baja.

A veces proponemos la baja laboral para que un nódulo reciente disminuya de tamaño, muchas veces tienen que aguantar por no dejar a los chicos del colegio solos.

 

¿Qué mensaje le quieres dejar a la gente por este Día Mundial de la Voz?

La voz es el instrumento más preciado que tenemos porque es nuestra herramienta de comunicación . Con la voz transmitimos emociones, transmitimos lo que somos, nos comunicamos, amamos, pedimos perdón o perdonamos. Es una herramienta no sólo del cuerpo sino del espíritu. 


Cuidar la voz es la mejor inversión que podemos hacer para nuestra salud:

Beber líquido abundante a lo largo del día para tenerla bien hidratada

Evitar los ambientes dañinos para nuestra garganta: con humo, gases, tabaco
No fumar
Evitar carraspear, gritar y reírse a carcajadas de forma habitual
No cantar si no se está adiestrado ni intentar imitar voces que no sabemos imitar
No acostumbrar a los niños a gritar para pedir las cosas. Es una buena medida educativa no atenderle en esos casos y el decirle que nos molesta que hable de esa manera. Acostumbrarle a usar un volumen correcto de voz.
Básicamente esas medidas van a ayudar a que tengamos una voz sana durante muchos años.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí