Estrategias de comunicación con personas sordas

Se estima que en España 1 de cada 3.000 niños puede nacer sordo, algunos expertos opinan que puede ser 1 de cada 1.000 niños. Actualmente hay más de 1.000.000 de personas que tienen alguna pérdida auditiva.

1
1226

En esta exhaustiva entrevista, la médico foniatra, Dra. María Bielsa, nos habla sobre la sordera en niños, los métodos de detección precoz de la misma, los tipos de sordera y las ayudas auditivas disponibles para las personas sordas.

Se estima que en España 1 de cada 3.000 niños puede nacer sordo, algunos expertos opinan que puede ser 1 de cada 1.000 niños. Actualmente hay más de 1.000.000 de personas que tienen alguna pérdida auditiva.

Vamos a diferenciar entre la sordera de los niños y la sordera de los adultos, porque en los niños va a haber una repercusión importante sobre la adquisición del lenguaje, el aprendizaje, la escolaridad y, por encima de todo, sobre el desarrollo del niño.

En los adultos jóvenes considero fundamental mencionar la importancia de los ambientes con ruido incontrolado que a la larga provocan pérdidas auditivas por trauma acústico, por desgaste del nervio auditivo.

Índice de contenidos

Ruido y enfermedad

El ruido nos afecta más de lo que creemos y deberíamos hacer un esfuerzo por reducirlo, explica la Dra. Nathalie Orens.

Según la definición de Wikipedia, “el ruido es  la sensación auditiva inarticulada generalmente desagradable. En el medio ambiente, se define como todo lo molesto para el oído o, más exactamente, como todo sonido no deseado”.

Conocemos la relación entre ruido y enfermedad profesional, cuando los trabajadores se ven expuestos a decibelios por encima de lo indicado y/o de forma constante, pero hoy hablaremos sobre el ruido urbano, el ruido que nos afecta a todos/as.

Dentro del ruido existen niveles (Figura 1).

Figura 1: Salud y niveles de ruido. Fuente: Ovacen

El ruido puede producir: daño ótico, interferencia en la percepción del habla, trastorno del sueño, alteración de la adquisición de la lectura en niños, alteraciones del comportamiento (agresividad, irritabilidad, etc) (1)

Más recientemente se ha asociado la hipertensión arterial (HTA) a la exposición de ruido debido a los cambios bioquímicos sufridos por el estrés que causa dicho ruido(2). Los niveles de ruido que podrían producir esto estarían a partir de los 65 decibelios/diarios(3) ¿Después de cuánto tiempo se padecería HTA? Eso parece no estar establecido pero sí resulta preocupante.
Aquí os dejamos un enlace para reducir el ruido en casa pues está claro que ¡debemos cuidarnos de él!

¿Cuándo se realiza la detección de la sordera en niños?

Desde el año 1999 se viene realizando en España la detección universal de sordera infantil. No hay niño que nazca en un hospital de la red pública que no pase por esta prueba. Es muy sencilla, requiere únicamente unos segundos y un personal mínimamente formado.

Antes de esta fecha se realizaba únicamente a los niños que tenían riesgo de padecer sordera por historia familiar,  algún problema durante el embarazo, malformación congénita, etc.

La Confederación para la Detección Precoz de la Hipoacusia (CODEPEH) demostró que sólo teniendo en cuenta los casos con factores de riesgo se perdían casi el 50% de los diagnósticos.

No obstante, no todas las sorderas congénitas se manifiestan en los primeros meses o incluso en los primeros años de vida. Es aquí donde debemos estar alertas.

¿Qué pruebas se realizan para detectar la sordera?

Hay pruebas subjetivas, en las que el niño tiene que hacer cosas y hay pruebas objetivas donde automáticamente hay unas curvas que nos están diciendo que es lo que está transmitiendo el oído al cerebro, se llaman Potenciales Evocados (PEATC), se usan sobre todo para el diagnóstico en niños pequeñitos.

En niños que pueden colaborar podemos utilizar instrumentos sencillos. Los expertos hemos ideado muchas veces recursos propios para saber si el niño oye o no oye.

Disponemos de un repertorio enorme de instrumentos sonoros: panderetas, maracas, castañuelas, timbres, campanas, distintos sonidos agudos, medios y graves e intensidades calibrables para saber si el niño es capaz de escuchar e identificar de qué sonido se trata.

En niños un poco más mayores el condicionamiento pasa por el juego con ellos.

Todas estas exploraciones nos van a orientar mucho en las pruebas diagnósticas necesarias para informar al otorrinolaringólogo que es el que finalmente va a tener la responsabilidad diagnóstica.

¿Cómo detectar la pérdida auditiva en casa?

Hay una serie de recomendaciones sobre cómo detectar que el niño puede tener alguna pérdida auditiva:

De 0 a 6 meses

  • no se despierta ni tiene reacciones reflejas ante el ruido
  • no dirige la mirada hacia la fuente sonora
  • no sonríe ni se tranquiliza cuando le habla su madre
  • no identifica voces familiares

De 6 a 9 meses

  • golpea objetos para que venga su madre, no vocaliza para llamar la atención
  • aparece laleo que luego desaparece “pa”, “ma”, “ta”
  • no juega ni sonríe imitando canciones
  • no atiende a ruidos

De 9 a 12 meses

  • no reconoce cuando le nombran “papá”, “mamá”
  • no entiende la negación
  • no responde a “dame” si no se le hace el gesto
  • no localiza la fuente sonora ni responde distinto a sonidos diferentes
  • no se entretiene emitiendo y escuchando

De 12 a 18 meses

  • no aparecen las primeras palabras “papá”, “mamá”
  • no identifica partes del cuerpo
  • no comprende órdenes sencillas
  • no identifica objetos familiares por su nombre

De 24 a 36 meses

  • es más inquieto de lo normal
  • no presta atención a cuentos
  • no se le entiende las palabras que dice
  • no construye ni repite frases
  • no contesta a preguntas sencillas

Entre 3 y 4 años

  • muy escaso vocabulario
  • no sabe contar lo que pasa
  • no conversa con otros niños
  • sólo le entiende su familia

La detección de la sordera en los niños es importantísima para su desarrollo. Dicen que un niño con 1 año de vida que aun no se le ha diagnosticado la sordera ya es un viejo porque en los 3 primeros meses de vida se han podido hacer multitud de actuaciones.

El niño ya debería llevar un audífono puesto para que cuanto antes se ponga en contacto con el mundo sonoro.

Mientras el niño no está recibiendo estímulos, esa corteza cerebral que está en pleno desarrollo no está estableciendo las conexiones necesarias para que identifique luego esos sonidos. Cuanto más tarde se detecte la sordera, mucho peor resulta cualquier actuación terapéutica, audífonos o implante coclear.

Causas de la sordera

No todas las sorderas impiden al niño adquirir el lenguaje. Las sorderas profundas sí, si el niño no está en contacto con el lenguaje no lo va a aprender, no es como otras habilidades del ser humano que van madurando espontáneamente.

El lenguaje se adquiere interaccionando con la persona que habla, por eso es tan importante estimular auditivamente al niño desde los primeros días, incluso desde el útero. Un niño que no ha tenido una suficiente estimulación auditiva, será un niño que va a tener un lenguaje mucho más pobre.

Si un niño ha tenido una pérdida auditiva que ha pasado desapercibida, lógicamente va a tener un lenguaje más pobre, va a tardar más en hablar o incluso su lenguaje nunca va a ser un lenguaje normal.

Los niños sin pérdidas auditivas severas, de 40- 50 decibelios, pueden escuchar la palabra, a veces lo que no hacen es diferenciar correctamente sonidos parecidos, se llama “discriminación auditiva”. Confunden fonemas similares, por ejemplo, la “f” y la “z”, la “l” y la “d” o la “r”, no las pronuncian bien o incluso luego, cuando tienen que escribirlas en un dictado, cometen errores.

Estos problemas de discriminación auditiva pueden ser debidos a problemas respiratorios en el niño, por ejemplo, vegetaciones muy grandes que obstruyen parcialmente el cavum (rinofaringe) que generan en la trompa (en el conducto que comunica con el oído) una alteración en las presiones que hacen que el tímpano no se mueva correctamente, no conduzca bien, por lo que esos sonidos no se diferencian entre sí y el niño las dice mal porque no  las está detectando correctamente y no las discrimina entre sí.

Hay pruebas muy sencillitas que hacemos en foniatría por las que se pasan unos pares de palabras similares como, por ejemplo, “plata”- “”rata”, “tripa”- “tipa”, “plomo”- “pomo”. El niño debe decirnos, si ya tiene capacidad de hacerlo, si son iguales o diferentes.

Esto nos permite saber, junto con otras pruebas, si hay un problema con la conducción de los sonidos a través del tímpano.

Esto puede solucionarse con un tubito de drenaje que coloca el otorrinolaringólogo (ORL) en el tímpano para garantizar la ventilación a uno y otro lado del tímpano.

Los sonidos se reciben a través del pabellón auricular, estimulan el tímpano y la cadena de huesecillos (martillo, yunque y estribo), conducen los sonidos hacia el oído interno y estimulan la cóclea (caracol).
A partir de ahí los estímulos van al nivel central, a través del nervio auditivo.

Tipos de sordera

  • Sorderas de conducción o transmisión: dependen del oído externo y medio, van desde la cadena de huesecillos hacia el exterior. Por ejemplo, niños con pérdidas auditivas pequeñas o medianas debidas a vegetaciones.
  • Sorderas neurosensoriales: dependen del oído interno, se producen en el caracol, nervio auditivo o incluso la corteza cerebral. Suelen ser más profundas, más severas que las anteriores, por ejemplo, sorderas genéticas, debidas a problemas vasculares, tumor, origen en toxoplasmosis u otras, etc.

Las sorderas que afectan el lenguaje son aquellas que van de medias a profundas, por ejemplo niños con sorderas muy profundas o totales, solamente tienen restos auditivos, no oyen por encima de los 80- 90 decibelios.

Es muy diferente que un niño tenga sordera en un sólo oído que en los dos, ya que la repercusión en el lenguaje es mucho mayor.

Cuando el niño ingresa al colegio cerca de los 3 años de edad, empieza a recibir una cantidad de estímulos, empieza a aprender vocabulario todos los días, todas las semanas, empieza a diferenciar las palabras y los sonidos que las componen.

Estas pérdidas auditivas de tipo medio pueden tener repercusión en la lectura, escritura, en el aprendizaje en general y en que el niño no adquiera la pronunciación correcta.

Pero en las sorderas severas, al ingresar el niño en el colegio tienen que haber sido detectadas, diagnosticadas y el niño tiene que ir al cole con su audífono o implante coclear, cualquiera sea la elección que se haya seguido.

También los tipos de sordera se pueden diferenciar en:

  • Prelocutivas: se producen en el niño antes de que se haya puesto en contacto con el lenguaje (antes del 1er año y medio de vida)
  • Poslocutivas: el niño se queda sordo por una meningitis, encefalitis, traumatismo, tumor, etc. Después de los 2-3 años de vida, cuando ya se había puesto en contacto con el lenguaje. Si se actúa precozmente, se puede mantener el lenguaje aprendido.

Cuanto más precoz es la sordera, más dificultades va a tener el niño en adquirir el lenguaje, por lo tanto, los prelocutivos tendrán más dificultad.

Un niño sordo al que no se ha detectado y ya había empezado a hablar, generalmente lo que hace es perder parte del lenguaje que tenía, empeorar la pronunciación, alterar el timbre de la voz o tener dificultades para estructurar las frases, etc.

¿Qué tipo de ayudas auditivas existen?

Audífono

El audífono es un dispositivo electrónico externo, un amplificador de sonidos.

El audífono recibe la información acústica y la amplifica para que se perciban sonidos, para que el umbral de audición en el niño pueda estar más elevado por pérdidas entre 30 a 60 decibelios.

El paciente seguramente necesitará tratamiento logopédico para captar los matices de percepción de la palabra, identificación correcta de los sonidos y discriminación de los mismos.

Por encima de esa pérdida hay veces que los audífonos no son capaces de proporcionar al niño umbrales suficientes para que perciba correctamente la palabra.

Las sorderas profundas, por encima de 90 decibelios no permiten una ganancia suficiente con el audífono para garantizar la adquisición del lenguaje en el niño.

Implantes cocleares

Desde hace unos 30 años se hacen intervenciones que se llaman implantes cocleares. Se trata de un adelanto tecnológico que ha permitido adquirir el lenguaje a niños sordos profundos, cosa que antes era impensable.

El implante coclear es un dispositivo electrónico que se coloca en el interior de la cóclea.

Tiene un micrófono exterior, un procesador con unos electrodos y estos electrodos hacen el recorrido de los bucles de la cóclea, producen una estimulación eléctrica en el nervio auditivo que la corteza cerebral recibe y traduce a estímulos acústicos.

El implante coclear no hace sonidos, estimula el nervio auditivo. Hay que reeducar este nervio para que los estímulos eléctricos se traduzcan a estímulos acústicos.

No es posible decir cómo oye un niño implantado hasta que no se hace una estimulación auditiva. El implante es una intervención muy laboriosa realizada por personal especializado.

Antes del implante, se realiza un protocolo donde se ve qué nivel de lenguaje tiene el niño tanto comprensivo como expresivo, la capacidad para verbalizar.

Se puede realizar esta intervención durante el primer año de vida del niño.

Afortunadamente  hemos visto ya el desarrollo de niños que han sido implantados y tenemos la satisfacción de decir que su lenguaje no difiere en absoluto de el de que cualquier niño de su edad, están escolarizados normalmente, con un muy buen rendimiento escolar.

El tratamiento logopédico puede durar unos años hasta garantizar que el niño va adquiriendo correctamente todos los pasos del aprendizaje del lenguaje.

Los implantes cocleares se ponen en las sorderas severas y profundas cuando no pueden beneficiarse del uso del audífono. Siempre que haya un audífono que permita al niño una ganancia suficiente para percibir correctamente los sonidos, éste será la primera elección.
El implante está reservado a las personas que no son candidatas al audífono.

¿Quiénes no son candidatos a implante coclear?

  • personas con sordera de tipo central, depende de la corteza cerebral, el implante sólo sirve en sorderas de oído interno, del  caracol
  • patología psiquiátrica grave
  • retraso intelectual
  • cuando no se dan las condiciones para mantener el implante (control y calibramiento)

El implante tiene que ponerse en marcha poco a poco y es la logopeda quien tiene que ir vigilando que el implante está funcionando bien (programas) y trabajando con el paciente para su rehabilitación.

Cada vez los criterios de inclusión de los niños para implante se van ampliando, así como a los adultos.

Es una intervención quirúrgica que requiere anestesia general, puede producir algún rechazo , pero la experiencia, en general, es que es bien tolerado.

Lengua de signos española

En cuanto a la posibilidad de no intervenir al niño y utilizar la lengua de signos, la comunidad sorda está dividida entre los partidarios de implantar al niño precozmente  y los partidarios de mantener al niño sin esta intervención y utilizar la lengua de signos española.

Es una lengua de signos muy rica, con unas posibilidades comunicativas importantes, restringida a la comunidad sorda, padres y familiares que lo aprenden pero con muchas posibilidades de desarrollo de las personas y de aprendizaje.

La elección es personal y es responsabilidad de los padres, en caso de los menores. El médico y el equipo implantador debe informar de los pros y los contras de una u otra opción.

Rehabilitación logopédica de personas sordas

La logopeda, Diana Monforte, profesora asociada de la UCLM, nos habla sobre la recuperación logopédica en las personas que presentan deficiencias auditivas.

El objetivo de esta rehabilitación es que la persona le saque el máximo provecho a su implante coclear o a su audífono. De nada sirven estos dispositivos si no se intenta sacar un lenguaje que permita la comunicación social.

Métodos de rehabilitación logopédica

  • Orales: defienden la adquisición del lenguaje oral, del habla.
  • Gestuales: Comunicación con gestos manuales. Como por ejemplo la Lengua de Signos (LSE) que se aprende en centros específicos. Posee una gramática diferente a la oral, suele ser un lenguaje algo simplificado y con dificultad para los términos abstractos.
  • Mixtos: pretenden aumentar el lenguaje combinando los dos anteriores.
Dentro del método mixto podemos encontrar distintos sistemas:
Bimodal: engloba la lengua oral, los gestos y la dactilología (cada letra tiene un
esto). Utiliza una gramática muy similar a la oral.
Palabra complementada: complementa la lectura labial con distintas posiciones de la mano en distintas partes de la cara para representar vocales y consonantes.
Lectura labial: consiste en entender el habla según la posición de los órganos
fonoarticulatorios (labios, lengua…). Este sistema tiene como problema que
determinados sonidos o fonemas se articulan en el mismo punto de articulación (l,r) o incluso no se ven (j,k).
Nunca hay que ser excluyente en algún tipo de método de rehabilitación

Etapas o fases de rehabilitación logopédica

Es muy diferente la rehabilitación en una persona poslocutiva, o sea, aquella que tiene una pérdida auditiva con un lenguaje adquirido previo, más común en adultos; a un niño que tiene una pérdida auditiva antes de que haya una implantación del lenguaje (prelocutiva).

La persona poslocutiva tiene una memoria auditiva, como ya ha escuchado alguna vez, a la hora de rehabilitar, le va a ser más fácil identificar y discriminar determinados sonidos.

En el caso de los niños además de realizar una rehabilitación sobre la audición será necesario trabajar una correcta adquisición del lenguaje (fonética y fonología, léxico, morfosintaxis…) Así se conseguirá un óptimo desarrollo del niño y una adecuada integración social.

Fases de rehabilitación:

  1. Detección: se pretende que la persona sea capaz de detectar cuando hay sonido y cuando no. Para esto, previamente se entrena a la persona, se le explica que habrá un sonido y se busca saber si lo ha oído o no. Posteriormente se trabajara el sonido inesperado.
  2. Discriminación: la persona debe discriminar si dos sonidos son iguales o diferentes según su duración, intensidad, etc. pero no tiene por qué entender o reconocer qué es ese sonido.
  3. Identificación: la persona debe identificar el sonido en sí entre varias opciones. Por ejemplo, si el logopeda toca un instrumento entre varios, la persona debe de poder identificar cuál es el que ha sonado, o, si el logopeda dice una palabra, la persona debe identificarla entre una lista de palabras.
  4. Reconocimiento: la persona no sabe qué palabras ni sonidos van a sonar. No puede reconocerlos en ninguna lista de palabras ni apoyarse en ningún apoyo visual. Por ejemplo: El logopeda dice la palabra y la persona debe repetirla.
  5. Comprensión: es la más difícil y más importante. Se pretende que la persona con una deficiencia auditiva sea capaz de mantener una conversación en una situación abierta, con cualquier persona.
También es necesario trabajar y entrenar la escucha por teléfono.
Las etapas no son puras sino que se solapan unas con otras y muchas veces comparten los mismos ejercicios.
Los resultados se consiguen muchas veces a largo plazo. Siempre hay que buscar que la persona tenga una sensación de éxito para que mantenga la motivación por su rehabilitación.

La duración del tratamiento depende de muchos factores: de la propia persona, del momento en que tuvo la hipoacusia, etc.

Así como los resultados también dependerán de la edad de la persona, de si tenía previamente adquisición del lenguaje y fundamentalmente, en el caso de los niños, de la colaboración de la familia y la escuela, que es donde la persona más tiempo está y donde puede practicar lo aprendido.
Es de vital importancia la coordinación entre la familia, centro educativo y  el logopeda.

Estrategias de comunicación con personas sordas

Es muy importante disponer de unas estrategias de comunicación a la hora de interactuar.

Muchas veces se tiene la manía de gritarle a una persona con deficiencia auditiva pero así no va  a entendernos mejor.

Es importante hablarle siempre mirándole a la cara.
Para llamarle es muy recomendable tocarle o hacerle una señal para captar su atención.
No ponerse nada delante de las manos o de la boca.
Tener una buena articulación y buen ritmo al hablar para facilitar la comprensión al receptor.
Repetir el mensaje o re formularlo de forma más sencilla si no nos ha entendido.
Respetar los turnos cuando hay varias personas en la conversación para que la persona pueda captar todos los mensajes.
El objetivo de la rehabilitación logopédica es que la persona llegue a ser capaz de comunicarse. Nunca hay que ser excluyente en algún tipo de método de rehabilitación.

Asociación de Personas Sordas de Talavera de la Reina

La Asociación de Personas Sordas de Talavera de la Reina “Reina Sofía” (ASORTA) nace en 1980 como lugar de encuentro para las personas sordas de nuestra ciudad con el fin de mejorar su calidad de vida, conseguir la integración, participación e igualdad social,  así como el reconocimiento de la Lengua de Signos Española (LSE).

Otros fines son promover el acceso a la formación y al empleo de las personas sordas en igualdad de oportunidades con el resto de la ciudadanía, fomentar su autonomía e  independencia eliminando las barreras de comunicación y procurando la incorporación de las Personas Sordas a la nueva sociedad de la información y la comunicación.
También se pretende potenciar y dar continuidad a los servicios de Intérpretes de LSE en todos los ámbitos de la vida social y velar por la adecuada formación de dichos Intérpretes.
Fomentar y dinamizar las actividades culturales dentro del movimiento asociativo de las personas sordas, en especial de las relacionadas con la historia, la cultura y la lengua de la Comunidad Sorda.
Sensibilizar a la sociedad sobre las necesidades y demandas de las personas sordas y de sus familias así como de las entidades en las que éstas se integran, a través de las políticas de comunicación y difusión.
Fomentar la investigación sobre cualquier tema de interés para mejorar la situación social y la calidad de vida de las personas sordas y de sus familias.
Asumir la defensa y representación de aquellos sectores que presenten una realidad específica dentro de la Comunidad Sorda por motivos de género, edad, discapacidad, orientación sexual, etnia, desplazamientos migratorios y otras causas que la sociedad cambiante en que vivimos genere.
Colaborar con las entidades públicas y privadas cuyos objetivos o programas sean afines a los de nuestra asociación.

¿Qué servicios ofrece Asorta?

Desde nuestra entidad se prestan una serie de servicios con el objetivo de proporcionar atención, orientación, asesoramiento, información  y formación  a personas con discapacidad auditiva y a sus familias, potenciando la comunicación, integración, la adquisición de nuevos conocimientos, así como fomentar la cultura de la Comunidad Sorda y la eliminación de barreras de comunicación:

  1. Servicio de Información y Orientación para Personas Sordas y sus Familias (S.I.O.).
  2. Servicio de Atención, Asesoramiento y Formación a las familias (S.A.A.F.).
  3. Servicio de Intérprete de Lengua de Signos Española y Guía Intérprete de Personas Sordociegas (ILSE).
  4. Información y sensibilización a la población local sobre la discapacidad auditiva.
  5. Cursos de Comunicación en Lengua de Signos Española (LSE).
  6. Actividades Culturales, Deportivas, de Ocio y Tiempo Libre.
  7. Biblioteca y Videoteca adaptada a Personas Sordas.
Nuestros servicios y actividades están dirigidos a todas aquellas personas que formen parte de la Comunidad Sorda, socias o no, a sus familias, amigos, entidades públicas y privadas.
Desde nuestra entidad se atiende a una gran variedad de usuarios, atendiendo a diferentes características particulares que requieren de una atención especializada y concreta: padres y madres oyentes con hijas e hijos sordos, padres y madres sordos con hijos oyentes, padres y madres sordos con hijos sordos, familias con hijas o hijos sordos con alguna otra discapacidad añadida, etc.
Nuestra asociación cuenta con un total de 40 socios. El 10% de nuestros socios son jóvenes con discapacidad auditiva, un 6% son familias de Personas Sordas y un 84% son personas de entre 35 y 80 años que presentan alguna discapacidad auditiva.
Hay múltiples motivos que pueden causar la sordera, esta puede ser hereditaria o adquirida, hay tanta variedad como personas sordas, cada una es distinta, con necesidades diferentes y dependiendo del  motivo que lo provoque se puede prevenir o no.
En nuestra entidad la mayoría de los usuarios son personas sordas de nacimiento y usuarios de la Lengua de Signos Española (LSE), pero también tenemos personas que han ido perdiendo la audición de manera progresiva a lo largo de su vida y que buscan en nuestra entidad un lugar de reunión y de contacto con personas que están en su misma situación.

¿Cómo se puede colaborar con la asociación?

Tenemos una bolsa de voluntariado que está abierta para cualquier persona que quiera colaborar y participar en las actividades que organizamos; por otra parte, desde nuestra entidad siempre estamos abiertos a cualquier tipo de propuesta de colaboración por parte de entidades privadas con el fin de hacer más accesibles sus servicios y que las personas sordas puedan participar en ellos en igualdad con respecto a las personas oyentes.
Hoy en día la situación de las personas sordas ha mejorado bastante, pero desde nuestra entidad consideramos que aún faltan demasiadas cuestiones por resolver que para cualquier persona sin discapacidad auditiva resultan básicas: falta de intérpretes en la etapa educativa, en su vida diaria, para acudir a una cita médica, gestión bancaria, etc.
Hay desconocimiento de las necesidades reales de las personas sordas por gran parte de la sociedad, falta de oferta cultural adaptada a sus necesidades, ofertas laborales reducidas a trabajos manuales y poco cualificados, etc.
En esencia es un problema que nace desde la raíz, es decir, desde la educación, hay mucha desinformación acerca de lo que la sordera implica y esto origina que se creen el resto de barreras de comunicación entorno a las personas sordas.

 

Mitos y preconceptos sobre las personas sordas

Las personas sordas son aquellas que padecen una pérdida auditiva, en mayor o menor grado, y que encuentran en su vida cotidiana barreras de comunicación.

Hay que señalar que la diferencia fundamental entre las personas sordas y las oyentes no está en el hecho de que unas oigan y otras no, sino en las consecuencias culturales que ello provoca.

A diario nos encontramos con los siguientes conceptos erróneos acerca de las personas sordas y su Lengua de Signos:

  • Las personas sordas son “mudas” o “sordomudas”, algo totalmente equivocado ya que no hay una relación causal entre la pérdida de audición y la falta del habla, ninguna persona sorda es por lo tanto “muda”.
  • Las personas sordas no pueden conducir.
  • Las personas sordas no pueden ir a la universidad o cursar estudios superiores.
  • La lengua de signos es universal.
  • La lengua de signos es mimo.
  • La lengua de signos es dactilológico (deletreo).
  • Todas las personas sordas leen los labios.
  • Las personas sordas no hablan.
  • Las personas sordas entienden mejor si grito.
  • Las personas sordas son desconfiadas porque no oyen.

La calidad de vida de una persona sorda es igual de buena que lo es para una persona oyente, todo depende de los recursos con los que cuenten en su zona.

Una persona sorda es totalmente independiente y capaz de hacer todo lo que se proponga, de igual forma que sucede con una persona oyente, todo depende de las barreras que le pongan o no a su alrededor, apoyos familiares, educativos, etc.

¿Qué mensaje quieres dejar para las personas que nos siguen?

La visión es el medio a través del cual las personas sordas reciben toda la información, construyen su identidad, lengua y cultura.

Bibliografía

1. Berglund, Birgitta; Schwela, Dietrich; Lindvall T. Guidelines for community noise [Internet]. World Health Organization. 1999 [cited 2015 Apr 18].

2. Babisch W. Stress hormones in the research on cardiovascular effects of noise. Noise Health [Internet]. Medknow Publications; 2003 Jan 1 [cited 2015 Apr 18];5(18):1–11.
3. Ising H, Kruppa B. Health effects caused by noise: evidence in the literature from the past 25 years. Noise Health [Internet]. Medknow Publications; 2004 Jan 1 [cited 2015 Mar 2];6(22):5–13.
Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí