Desarrollo del lenguaje en el niño. Primera parte

La médico foniatra, Dra. María Bielsa, nos explica los hitos del desarrollo del lenguaje en el niño.

0
506
Ver vídeo de la entrevista

El desarrollo del lenguaje del niño no sigue unas etapas concretas. Hay una serie de hitos que se supone que el niño tiene que ir alcanzando pero cada niño es un ser diferente.

Dos niños que nacen en el mismo momento pueden diferir en su desarrollo y durante 2-3 años las adquisiciones de cada uno de ellos pueden ser muy diferentes, luego se igualan y allí observamos la maduración del niño.

La maduración no es lineal, es una maduración a saltos. También hay niños que adquieren el lenguaje unos antes que otros. Dicen que las niñas son más avanzadas en este aspecto, suele ser así pero tampoco es una regla.

¿Cuándo se adquiere el lenguaje en el niño?


Generalmente, depende de la estimulación que el niño haya recibido. No es lo mismo un niño que procede de un orfanato que un niño que procede de una familia donde todo el mundo está pendiente de él, le están estimulado, le hablan y está permanentemente escuchando, atento a los ruidos, al habla de todos los demás.

Normalmente se adquiere mucho antes la comprensión del lenguaje que la expresión. El niño comprende mucho más de lo que puede expresar.


Hacia el año es cuando empieza a decir las primeras palabras con sentido: “papá, mamá, agua”, generalmente son repeticiones de una sílaba que es la que primero se aprende, la p, la t o la k. Estas primeras palabras se llaman “referenciales”.

Entre el primer y segundo año el vocabulario aumenta muchísimo y aumenta también la complejidad de esas emisiones realizando, casi sin querer, frases básicas uniendo dos palabras, como “toche papá” (el coche de papá). No tiene estructura gramatical pero sí de acción.


Entre los dos y tres años se produce una explosión del lenguaje: el vocabulario aumenta de una manera tremenda y las frases se van haciendo cada vez más complejas, apareciendo algunas partículas gramaticales, tales como “mi”, “con”, “el”. La influencia del colegio es muy importante en este sentido.

Es una época en la que el niño empieza a pensar en que, de alguna manera, el lenguaje se construye de una forma semejante, por eso empieza a decir “vinió”, “ició” o “dició” es decir, los verbos irregulares “vino”, “hizo” o “dijo” no los imita sino que hace su propia gramática española.

Posteriormente empiezan a aumentar tanto el número de palabras como la complejidad de las frases y el niño va a ser capaz primero de describir, luego de narrar.


Al principio esa narración va a tener muchas limitaciones en cuanto al tiempo, no va a ser capaz de organizar temporalmente los relatos, no distingue entre ayer y mañana pero sí que va a intentar dar los datos más importantes de la información, de manera que entre los tres y cuatro años su discurso es informativo y es capaz de contar lo que ha hecho en el colegio, por ejemplo.

En la siguiente parte, la Dra. Bielsa se centrará en la pronunciación y tartamudez natural.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.