¿Qué es la fisioterapia respiratoria?

La fisioterapeuta, Ana Isabel Fraile, nos explica en qué consiste la fisioterapia respiratoria y en qué casos puede ayudarte. 

0
180
Aparato respiratorio
Aparato respiratorio. Fuente: LadyofHats.

¿Qué es la fisioterapia respiratoria?

La fisioterapia respiratoria es la dedicada al mantenimiento  y/o recuperación de la funcionalidad del aparato respiratorio utilizando medios físicos.

¿Cómo se puede ver afectado el sistema respiratorio?

El aparato respiratorio está formado por: nariz, faringe, laringe, tráquea, bronquios y pulmones. Los músculos espiratorios e inspiratorios facilitan su función, activándose unos u otros dependiendo de la necesidad y del momento.

Su función principal es la “respiración”, que no debemos  confundir con “ventilación”.

La respiración se trata del intercambio de gases (oxígeno y dióxido de carbono) que tiene lugar entre el aire de los pulmones y los capilares sanguíneos, y entre éstos y las células de todo el organismo.

La ventilación es la entrada y la salida del aire de los pulmones al exterior y viceversa (inspiración y espiración).

De modo que el sistema se puede ver afectado en sus diferentes partes y funciones  por infecciones, modificaciones en la estructura de los tejidos, cambios neurológicos  etc.

¿Qué puede hacer la fisioterapia  para ayudar al aparato respiratorio?

Los objetivos propuestos en las sesiones, varían en función de la patología a tratar. Entre ellos se encuentran: movilización  de secreciones, aumento de la distensibilidad pulmonar, asistencia a la tos,  mejora de la tolerancia al ejercicio, automanejo de secreciones etc.

La fisioterapia utiliza como herramienta principal el flujo del aire (el modo en el que se mueve el aire), modificándolo con ayuda del paciente, o de manera pasiva (sin ninguna acción por parte del paciente) con o sin ayuda de aparatos.

Las técnicas varían en función de la zona afectada, de si hay mucosidad o no, y de la capacidad de participación del paciente. En niños y adultos se deben modificar algunos elementos de las técnicas o utilizar otras diferentes.

Si el moco se encuentra en la zona de la nariz, realizaremos lavados nasales, enseñando a la familia o al propio paciente a realizarlos, y utilizaremos alguna técnica que logre que partículas de aire despeguen y arrastren la mucosidad de esta zona. Similar a lo que ocurre al sorber o sonar.

En la zona de la tráquea, nuestro objetivo es el mismo, pero utilizaremos la tos y otras técnicas.

En el resto de las zonas, mientras haya moco, se utiliza el mismo razonamiento, cambiando el flujo, reduciendo los choques de partículas para evitar colapsos en zonas más estrechas y lograr arrastrar el moco a zonas superiores.

Los fisioterapeutas, utilizamos nuestras manos sobre el tórax o zona abdominal para ayudar a expulsar el aire con un ritmo adecuado.

Para terminar, recordar, que aunque no haya moco, la fisioterapia nos puede ayudar, con ejercicio terapéutico, otras técnicas y enseñanza a la familia y al paciente, en casos como ataques de asma, sensación de fatiga, falta de fuerza, necesidad de uso de aparatos como aerosoles (cartuchos presurizados, inhaladores)  etc.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí