Síndrome postvacacional en niños

En ésta entrega de la Escuela para Padres la psicóloga, Laura Corrochano, nos habla sobre el síndrome postvacacional en niños. Nos propone  también una práctica para reflexionar sobre ello.

0
546

En ésta entrega de la Escuela para Padres la psicóloga, Laura Corrochano, nos habla sobre el síndrome postvacacional en niños. Nos propone  también una práctica para reflexionar sobre ello.

¿Síndrome postvacacional en niños?

No existe una tipificación en los manuales de clasificación al respecto, aun así nos encontramos con reacciones que no podemos obviar.

Como en los adultos, el volver de las vacaciones a la rutina en poco tiempo, puede ocasionar alteraciones emocionales y físicas.

Recuperar horarios de sueño, obligaciones, actividades y alimentación, en algunas ocasiones resulta difícil para los pequeños. Es un proceso normal.

Si añadimos que puede existir un cambio de centro, repetición de curso, nuevos profesores, nuevo ciclo formativo primera vez en centro escolares… puede aumentar la dificultad de adaptación.

Este problema de afrontamiento, se suele manifestar con dolores de cabeza, vómitos, diarrea, llanto, tristeza, falta de apetito, fatiga, insomnio, falta de concentración…

Las reacciones del síndrome postvacacional en niños se presentan durante la primera semana de retomar el curso , si se alargan mas allá habría que evaluar que está ocurriendo.

Es muy importante descartar siempre ante estos síntomas, si existe un problema orgánico y si el retomar las clases es debido a una dificultad académica, problemática con compañeros o profesorado y no un mero hecho de adaptación como recogen estas líneas.

Lee éste artículo sobre como acabar con las rabietas

 

¿Qué podemos hacer para minimizar los efectos del síndrome postvacacional en niños?

Establecer poco a poco los horarios que van a regir la rutina, en cuanto a pautas de alimentación, horarios de sueño, tiempo de estudios, actividades extraescolares, tiempo libre, tiempo en familia, etc.

Incentivar la comunicación entre padres e hijos, intercambiar experiencias del día, como ha sido el día en el centro escolar, motivar y alentar al pequeño hacia el interés y atractivo del curso escolar (compañeros, profesores, el nuevo curso, asignaturas…)

El cómo afrontamos los adultos la rutina va a ser el reflejo para los menores, por ello es muy importante transmitir de forma positiva la vuelta al cole o al trabajo, no como algo molesto o angustiante.

Apoyar y motivar la nueva etapa que se comienza con ilusión.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.