Escuela para padres: ¿Por qué es importante la autoestima?

En ésta entrega de Escuela para Padres la psicóloga, Laura Corrochano, nos habla sobre la autoestima, por qué es importante, cómo detectar si es positiva o negativa y cómo favorecer que mejore mediante una propuesta práctica.

0
156
Practica la autoestima
Practica la autoestima Fuente: Psicóloga Laura Corrochano

 

Uno de los factores de riesgo personales o internos que podemos encontrar en los menores es la baja autoestima.

La autoestima se puede definir como la valoración o juicio, que hacemos de nosotros mismos: la apariencia física,  aptitudes, éxitos personales y profesionales, vida afectiva…etc.

La autoestima tiene que ver con la aceptación de uno mismo, con quererse y aceptarse: con nuestras cualidades, defectos y limitaciones.

Es expresada, con una  actitud de aprobación/desaprobación. Es un fenómeno personal pero también social.

Durante la infancia comienza a desarrollarse con las señales de reconocimiento por parte de los padres, familiares y profesores, además de otros factores.

El periodo de la adolescencia es el más inestable y negativo.

Las experiencias vividas en las anteriores etapas, junto con las que se desarrollen en la vida adulta, ayudarán o perjudicaran esa valoración que es siempre susceptible de mejora.

Una buena autoestima favorece la disminución del consumo de drogas, protección frente al consumo de medicación, así como un recurso psicológico en la vida.

¿Cómo detectar el grado de Autoestima?

La baja autoestima se observa y caracteriza con aquellos tipos de comunicación pasiva, caracterizada por la no expresión de sentimientos o pensamientos.

Las personas con baja autoestima se sienten inferiores a otros, creen que sus opiniones no cuentan y desarrollan una conducta permisiva y evitativa. Tienen un temor exagerado a las críticas y pueden presentar ideas autodestructivas que suelen ser erróneas, tales como, “no merezco vivir”, “soy insoportable”.

Algunos menores habitualmente no parecen reconocer los méritos por nada o bien se permiten ese reconocimiento y sentirse bien consigo mismos en situaciones concretas.

Cuando la autoestima es negativa, genera sufrimientos y molestias que perturban la vida cotidiana, incluso llegan a afectar a nuestra salud.

Si la autoestima es positiva, permite actuar con eficacia y afrontar las dificultades. Las personas con alta autoestima no temen hablar con otras personas,  conocen sus cualidades e intentan superar sus defectos. Son organizadas, les gustan los retos, expresan sentimientos, se sienten bien consigo mismas…

Saber qué cosas nos agradan y cuáles nos causan malestar, como un enfado o vergüenza, ayuda a conocernos a nosotros mismos.

¿Qué mensajes positivos ofrecer?

Cuando expresamos mensajes positivos de comportamientos o características que nos gustan de otra persona, contribuimos al conocimiento de nosotros mismos y al propio reconocimiento:

– Aceptar nuestras peculiaridades y sentirnos bien con ellas.

– Cada uno de nosotros es especial e irrepetible.
– Todos tenemos cosas positivas, busca la tuya.
– Querernos a nosotros mismos nos ayuda a querer a otras personas.
– Dile a los demás sus cosas positivas, aprécialas y reconócelas

Te propongo que pongas en práctica lo siguiente. ¿Te animas?: 

Diariamente elogia a una persona de tu entorno familiar, compañero, amigo, vecino,etc.

Comienza con expresiones como: ¡Me gusta…! Me agrada… Me Satisface…

Por ejemplo;

“Me gusta tu forma de decir las cosas porque me haces sentir bien”.

“Me agrada  poder hablar contigo porque me escuchas”.

“Me satisface comprobar que has hecho tu trabajo, te has esforzado mucho”.

Presta atención a la reacción que se produce en ti mismo y en el otro.

¡Comparte tu experiencia!

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí