¿Cómo se trata el Síndrome del Cuidador?

La psicóloga, Amaya Fernández, nos habla sobre el Síndrome del Cuidador o Síndrome del “Quemado”. ¿Cómo se trata? Como hablamos de un síndrome, hablamos de un trastorno, de un problema, normalmente se requiere la ayuda profesional para tratar estos síntomas.

0
555
La psicóloga, Amaya Fernández, nos habla sobre el Síndrome del Cuidador o Síndrome del “Quemado”. ¿Cómo se trata? Como hablamos de un síndrome, hablamos de un trastorno, de un problema, normalmente se requiere la ayuda profesional para tratar estos síntomas.

¿Cómo se trata el Síndrome del Cuidador?

En terapia se utiliza un paquete de técnicas asertivas:

 

–  Enseñar al cuidador a pedir ayuda. Hay cuidadores que son excesivamente responsables y no dejan que otros familiares les ayuden porque piensan que no lo van a hacer tan bien como ellos. O al contrario, han pedido ayuda alguna vez y como se la han negado, no vuelven a pedirla.

 

– Hay que modificar estas creencias irracionales que se tienen acerca del cuidado, ya que, por ejemplo, el cuidar excesivamente, el cuidar como estás cuidando a esta persona te está suponiendo a ti un coste emocional alto.

 

– Es necesario aprender a definir problemas: cuál es el problema que tienes, qué alternativas tienes para solucionarlo, qué ventajas, qué inconvenientes tiene cada una.

 

– Aprender a manejar esa ansiedad por medio de técnicas de relajación.

 

– Aprender a reorganizar el tiempo. Cuando se llega a esta fase de sobrecarga y de desgaste es porque la persona ha renunciado en parte a muchas de sus actividades.

 

Cuidar sin cuidarse a uno mismo lleva a que tú, como cuidador, puedas entrar también en una situación de dependencia y que te tengan que cuidar a ti también. No tiene sentido.

 

– Es importante enseñar a la persona a planificar actividades gratificantes, aunque sea una vez a la semana. Pensar cuánto tiempo llevaría, a quién se podría pedir que echara una mano.

 

– Hay que enseñar al cuidador a detectar situaciones de chantaje emocional, del tipo, “cómo te vas a ir estando yo así”. Esto se da con mucha frecuencia y hace sufrir mucho al cuidador.

 

– Hay que poner límites al cuidado aprendiendo a decir “No. Yo no soy responsable de la situación que tú tienes, lamento lo que te está pasando, pero yo también tengo que cuidar de mi mismo”.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.