¿Cómo prevenir el acoso laboral?

La psicóloga forense, Laura Corrochano, nos habla sobre el acoso laboral o mobbing y su influencia sobre la salud de las personas. En esta cuarta parte nos explica las consecuencias del acoso laboral.

0
453
Ante el acoso laboral
Acciones frente al acoso laboral. Fuente: Psicóloga Laura Corrochano

Sin duda la persona acosada es la que mayores consecuencias negativas obtiene tras la situación de mobbing, pero el problema no solo afecta a esta persona, si no que su entorno social y familiar también sufren debido a este acoso.

Las personas que han estado sometidas durante un tiempo prolongado  a una situación de acoso laboral experimentan principalmente ansiedad, esta puede verse generalizada a otras situaciones de la vida cotidiana e incluso en algunas ocasiones, con el objetivo de disminuir este estado, desarrollan comportamientos drogodependientes u otro tipo de adicciones.
Se presentan problemas emocionales y cognitivos: baja autoestima, frustración apatía, sentimientos de culpa, inseguridad, desesperanza, evocación de forma obsesiva y continua de las situaciones de acoso ocurridas “no me lo puedo quitar de la cabeza”, hipervigilancia, dificultades de concentración, irritabilidad, sentimientos de ira y rencor…
Problemas psicofisiológicos: dolores osteomusculares, sobre todo por distintas zonas de la espalda, dolores de cabeza, fatiga crónica, molestias gastrointestinales, sensación de inestabilidad o mareos, dificultad para conciliar el sueño, hipertensión arterial, dificultades de respiración…
Alteración en el comportamiento normal: tienden al aislamiento social y familiar (llegan a ser muy susceptibles e hipersensibles a la crítica, creando actitudes de desconfianza), disminuye su rendimiento y capacidad laboral, conversación constante sobre el tema dada la necesidad de expresar sus experiencias, sentimientos e incomprensión…
Cuando la magnitud y duración son excesivas se pueden presentar patologías más graves o agravar las ya existentes , como trastornos depresivos, ideación suicida, o trastornos paranoides.
Para la organización laboral, un hecho de estas características supone un problema en el desarrollo y calidad del trabajo, puesto que se ven afectadas las comunicaciones, el clima social de colaboración y cooperación.

¿Qué procedimiento de recuperación seguirá la persona afectada por Mobbing?

La persona que ha sufrido acoso tiene que seguir un tratamiento prolongado y abordado desde distintas perspectivas, hay algunos casos en los que volver al estado normal es difícil e incluso en ocasiones no se produce la reincorporación laboral al mismo puesto de trabajo.
Se ha de tener en cuenta que la persona acosadora también debería ser sometida a tratamiento, pero no es posible debido a que no acude a consulta porque no reconoce el problema existente.
Ante la situación de acoso, en primer lugar, hay que tomar consciencia de la situación a la que se ha estado inmerso y en la que se continúa, reconociendo así el factor que ha dado lugar a lo que ocurre. Aparentemente es sencillo, pero la persona se siente culpable y tiene un fuerte convencimiento de que la situación surgida es causa suya y no de factores externos.
Trabajar sobre el enfoque del problema, atender a las posibles soluciones y su análisis.
Analizar de forma objetiva y racional la situación, con el objetivo de obtener claves para las posibles soluciones, así como comprender las conductas negativas que se desarrollan.
Proporcionar información a familiares y amigos para que entiendan que está ocurriendo y de la necesidad de colaboración.
Aprender estrategias que resulten eficaces  para manejar la situación.
En algunos casos el tratamiento psicológico va acompañado por un tratamiento psiquiátrico con fármacos.
Fuera del campo de la salud mental, cabe indicar de la conveniencia de que las situaciones de acoso deben ser puesta en conocimiento de superiores, el comité de sindicato, en inspecciones de trabajo y no descartar la denuncia ante un jurado.
Esta última en ocasiones se convierte por sí misma en un efecto terapéutico, pero la medida de denuncia en ocasiones debido al momento del proceso y sus posibles consecuencias, pueden agravar la situación en lugar de mejorarla.
Existen asociaciones a las que se puede acudir, donde proporcionan información y asesoramiento, un ejemplo de ello es la Plataforma contra los Riesgos Psicosociales y la Discriminación Laboral (PRIDICAM) en Madrid. madridriesgospsicosociales.es/

¿Qué podemos hacer para prevenir estas situaciones?

La mejor propuesta para erradicar este tipo de problema y por ende las consecuencias que a posterior presentan víctima y agresor, es a través de la prevención temprana.
La educación que proporciona la familia desde la primera infancia configura un factor importante de cara a manejar situaciones de acoso y otras formas de violencia.
La educación que se ofrece en las aulas tienen que impulsar las relaciones  con los iguales, proporcionar habilidades sociales que permitan desarrollarnos socialmente sin confrontaciones violentas y, por ende, aprender estrategias que posibiliten la socialización y el respeto.
Dentro del contexto laboral la prevención va dirigida a  fomentar alternativas para expresar las tensiones y resolver conflictos  sin hacer uso de la violencia.  Evitar especificaciones y tareas poco claras que crean desconcierto.
Promover el trabajo en equipo y orientarlo a la consecución de metas comunes, reducir la competitividad, evitar juicios de valor.
Fomentar la buena comunicación y ambiente agradable para evitar malos entendidos, comparaciones y envidias.
Promover el conocimiento de los valores y normas de la organización y que sean respetadas. Manifestar pautas claras que favorezcan la interacción social positiva.
Hacer uso de procedimientos mediadores y sancionadores.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí