Agujetas: mitos y realidad

La fisioterapeuta, Laura Flores, de la clínica Fisioterapia Athenea, nos explica qué son las agujetas, cómo podemos prevenirlas y cuáles son los mitos que debemos erradicar.

0
477
agujetas
Video agujetas. Fuente: PowerExplosive
La fisioterapeuta, Laura Flores, nos explica qué son las agujetas, cómo podemos prevenirlas y cuáles son los mitos que debemos erradicar.

Todos hemos tenido agujetas alguna vez. Somos capaces de identificar ese dolor tan limitante. Recuerdo la primera vez  que jugué al padel, a la mañana siguiente me costaba coger la taza del café y pensé: ¡madre mía, qué agujetas!

En un lenguaje técnico, las agujetas  se denominan DMAT o DOMS ( en inglés ), es decir, dolor muscular de aparición tardía. Este dolor  y rigidez muscular aparece 24 o 48 horas después de realizar un esfuerzo inusual.
La teoría más aceptada en la actualidad es que las agujetas son microrroturas fibrilares en su mínima expresión que se producen después de un esfuerzo en un músculo que no está preparado para ello. Estas microrroturas van ligadas a un efecto de inflamación.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de las agujetas aparecen el día después o a los dos días (pico de dolor) después de hacer un esfuerzo nuevo, un cambio de rutina, un aumento en la intensidad del entrenamiento o ejercicio, etc.
A partir de ahí el dolor va disminuyendo y en 5 o 6 días han desaparecido. Todo dolor que continúe debe ser valorado por un profesional porque no se reconocería como agujetas y podría ser una lesión de mayor grado.
Aparecen focalizadas en la zona muscular que más se ha utilizado en el nuevo ejercicio.
Probablemente, si has empezado a correr y nunca lo habías hecho, al día siguiente te costará andar bien pero, al siguiente día de este, será peor.
  • Si te has ido de ruta a la montaña, es probable que te duelan los cuádriceps y la parte anterior de la pierna.
  •  Si has ido al gimnasio y has hecho sentadillas, te costará sentarte en una silla y cuando lo hayas conseguido te costará levantarte.
  • Si juegas a la Wii, al tenis, al día siguiente te dolerá el hombro y al siguiente te bajará por la espalda……

Resumiendo, las agujetas se reconocen por:

  • Dolor muscular
  • Rigidez muscular, lo que genera pérdida de elasticidad en la musculatura.
  • Fatiga general y debilidad muscular.
  • La movilidad de las articulaciones afectadas está limitada por el dolor.

¿Se pueden prevenir las agujetas?

Cuando hacemos un ejercicio inusual en nuestra rutina lo mejor es hacerlo de una manera progresiva, realizando un calentamiento previo y unos estiramientos suaves previos también.
Por ejemplo, si voy al gimnasio a hacer pesas para trabajar bíceps y no lo he hecho antes no puedo, el primer día, hacer 50 repeticiones con 10 kg en las manos.  No puedo nadar 1000 metros mi primer día de natación, etc.
A veces, es inevitable la aparición de las agujetas porque practicamos un ejercicio nuevo fuera de nuestra rutina y no es posible evitarlas. Sí podemos evitar el grado de aparición.

Mitos sobre las agujetas

    • El saber popular de que el agua con azúcar quita las agujetas es falso y está obsoleto.
    • Las agujetas no son buenas o malas. No quiere decir que por que te hayan aparecido agujetas hayas trabajado mejor. Las agujetas son el resultado de realizar un ejercicio para el que el cuerpo no está preparado. A personas con una condición física muy óptima le pueden aparecer agujetas del mismo modo.
    • Las agujetas no diferencian entre edades ni sexo.
  • No son acumulaciones de ácido láctico.

Recomendaciones

Todos los remedios o recomendaciones que existen no están comprobados científicamente.
Nos guiamos más por  la experiencia de los deportistas y de las personas que las han probado:
  • Realizar una recuperación activa, es decir, hacer ejercicio suave en días posteriores a la aparición de las agujetas. El ejercicio aumenta el flujo sanguíneo en el músculo y esto favorece la cicatrización de las microrroturas en menor tiempo.
  • Estirar muy bien después de la práctica deportiva. ¡Fundamental! Devolveremos al músculo a su extensibilidad fisiológica y disminuiremos la rigidez muscular postesfuerzo.
  • A pesar de que la ciencia no ha demostrado la efectividad de este método, la aplicación de frío o los baños de contraste podrían reducir el dolor. Aunque sea muy poco ortodoxo, lo mejor  es probar cuál de estos métodos te puede ir mejor.
  • Un reposo relativo ayuda, también, a minimizar los efectos de las agujetas.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.