Grupos de ayuda mutua

Opuestos a la especialización, los grupos de ayuda mutua se basan en el empirismo más puro y duro y, por supuesto, en la necesidad de empatía de sus componentes.

0
29

En este artículo, Yasmina Curiel, educadora social de la Asociación Síndrome Shy-Drager (ASYD) comenta que desde hace un par de años llevan trabajando con un proyecto que les parece precioso, motivador y, sobre todo, necesario: los grupos de ayuda mutua.

Grupos de ayuda mutua

¿En qué consisten los Grupos de Ayuda Mutua?

Se trata de un proyecto on line de ayuda mutua que está destinado a personas afectadas por atrofia multisistémica, familiares y cuidadores principales.

Estas conexiones se realizan una vez por semana con una duración aproximada de una hora, en la que los participantes (voluntariamente) tratan temas de su enfermedad, de su condición de personas con discapacidad y/o dependencia, dificultades y problemas encontrados en su día a día, roles, relaciones sociales, etc.

En definitiva, se prestan apoyo mutuo desde un prisma muy parecido, porque al final, nadie entiende mejor tus problemas que aquel que está viviendo cosas similares a las tuyas.

Además, se realizan actividades (organizadas por las profesionales de la asociación), algunas divertidas y dinámicas, otras que suscitan al pensamiento y la reflexión o que puedan ser interesantes para debatir y escuchar y entender otros puntos de vista.

Si aún así necesitas profundizar más en qué es y para qué sirve un Grupo de Ayuda Mutua, continúa leyendo…

¿Cómo funcionan los Grupos de Ayuda mutua?

Los Grupos de Ayuda Mutua (GAM) son espacios donde distintas personas comparten experiencias de vida relacionadas con un problema o dificultad en concreto. Las personas se reúnen y comparten dichas experiencia con la intención de mejorar su situación, aprender colectivamente y brindar apoyo de manera recíproca.

Se trata de grupos que han existido desde hace mucho tiempo y que pueden variar de acuerdo con la experiencia específica que se comparte.

La persona que vive o ha vivido esa experiencia, decide de manera voluntaria asistir a los encuentros y formar parte del grupo. Nadie se encuentra obligado u obligada a participar, y dicha participación tampoco se realiza por prescripción obligada de alguien externo. Se trata de procurar que la persona que tiene la experiencia se posicione de manera activa ante esta.

Es importante que el grupo se reúna con cierta periodicidad.

Ejes del Grupo de Ayuda

Podemos distinguir 3 ejes vertebradores en los grupos de ayuda mutua:

  • Horizontalidad: las voces de todas las personas se reconocen en igualdad de importancia
  • Reciprocidad: buscas empatizar y que empaticen contigo
  • Empoderamiento personal: porque es el propio usuario  el artífice de su mejoría y participa de la de sus compañeros de grupo

Y es que la ayuda mutua supone un cambio del modelo de valores hasta ahora muy asentado, pasar de la posición de ver a las personas como consumidores de servicios de salud, a considerarlos como sus principales proveedores.

Pasar de la dependencia a la autonomía. No hay terapeutas, no hay un psicólogo que dirija, son los propios usuarios quienes construyen, hacen y rehacen sus sesiones. No es un tratamiento terapéutico, con lo que el concepto de enfermo se diluye igualmente.

Valores del Grupo de Ayuda

Uno de los valores más importantes para los Grupos de Ayuda Mutua es el respeto, que pasa por valorar la diversidad y fomentar que cada persona pueda hacer sentir su propia voz, con sus propias ideas y experiencias de vida.

En el mismo sentido es muy importante el valor de la inclusión, que asegure que todas las personas pueden compartir sus voces en igualdad de oportunidades. Y también, al contrario: nadie está obligado o presionado a hablar durante  las sesiones.

Así mismo es importante mantener la confidencialidad, es decir, no explicar sobre las vivencias de los participantes a personas ajenas al grupo.

En esta línea es también necesario mantener el compromiso hacia el grupo, lo que quiere decir procurar que la asistencia a las sesiones ocurra con regularidad y dedicarle el tiempo necesario.

La autoayuda es practicada desde tiempos inmemorables, y siempre ha sido efectiva, es pues un estilo de entender la comunicación, y en el caso de los grupos de ayuda mutua esta comunicación intenta fomentar la autonomía, la autogestión y el respeto.

Opuestos a la especialización, los grupos de ayuda mutua se basan en el empirismo más puro y duro y, por supuesto, en la necesidad de empatía de sus componentes.

El corazón de nuestro mensaje es: No estás solo

Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí