Tratamiento y prevención de las intolerancias alimentarias

La Dra. Begoña de la Iglesia, médico de familia, puericultora y homeópata del Centro Médico Ssysna de Talavera de la Reina, nos habla sobre las intolerancias alimentarias. En esta tercera parte de la entrevista nos explica cómo se pueden tratar y prevenir.

0
332
Sobre el tratamiento de la Intolerancia Alimentaria (IA)
Sobre el tratamiento de la Intolerancia Alimentaria (IA). Fuente: Begoña De La Iglesia

Una vez que diagnosticamos que uno o varios alimentos son responsables de los síntomas o agravamiento del paciente lo primero que hacemos es retirar el alimento.

En la medicina convencional simplemente con esta retirada del alimento se ve la evolución del paciente en la historia clínica, se vuelve a introducir el alimento y si se ve un agravamiento, se tiene un diagnóstico.

En cuanto al tratamiento, es importante que una vez que retiremos el alimento, trabajemos con el intestino y realicemos una limpieza para eliminar las toxinas y la flora intestinal anómalas.

Después es necesario reestructurar el intestino. Hay varias formas de hacerlo. No es nada gravoso para el paciente.

Para recuperar la barrera de permeabilidad del intestino hay una serie de recomendaciones sobre alimentación que se le hace al paciente así como una serie de productos que pueden favorecer la recuperación de esa barrera.

En el caso de pacientes con alteración de la flora intestinal se puede aportar una flora correcta.

¿Se pueden prevenir las intolerancias alimentarias?

Hay varios factores que debemos tener en cuenta:

Hay pacientes que pueden tener una predisposición hereditaria pero son los menos.

Es importante tener en cuenta la medicación que toma el paciente (antibióticos, antiinflamatorios, corticoides) que pueden ser el origen de una intolerancia.

Si con homeopatía podemos aliviar síntomas de dolor y puede no tomar determinada medicación, estamos previniendo parte del problema.

Un elemento fundamental es la alimentación.

La sobreproducción industrial de la carne (vaca, pollo) conlleva a que haya un tratamiento con hormonas y fármacos que, al introducirse en nuestro organismo, alteran nuestra inmunidad y la barrera intestinal.

Otro problema son los tóxicos,pesticidas y demás químicos que se introducen en nuestra alimentación.

Los productos conservados o con conservantes hacen que el alimento pierda nutrientes y puede que tengamos alguna carencia.

Factores emocionales, como el estrés, consumen sustancias necesarias para el buen funcionamiento del intestino.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.