¿Cómo se diagnostica una intolerancia alimentaria?

La Dra. Begoña de la Iglesia, médico de familia, puericultora y homeópata, nos habla sobre las intolerancias alimentarias.

0
1383

La Dra. Begoña de la Iglesia, médico de familia, puericultora y homeópata, nos habla sobre las intolerancias alimentarias.

¿Qué es una intolerancia alimentaria?

La intolerancia alimentaria es un efecto adverso producido por nuestro organismo ante un alimento o una sustancia contenida en un alimento.

¿Por qué ocurre esto?

Hay muchos factores que influyen para que se produzca la intolerancia pero pueden haber tres causas principales:
  • Carencia de una enzima necesaria para asimilar dicho alimento
  • Alteración de la flora intestinal (disbiosis)
  • Mayor permeabilidad del intestino, más porosidad o apertura de la que debe ser

¿Cuáles son los síntomas de una intolerancia alimentaria (IA)?

Los síntomas son muy diversos y a veces pasan desapercibidos.

Podemos encontrar síntomas gastrointestinales, que son los que más pistas pueden dar de una IA. Síntomas tales como diarrea, hinchazón, estreñimiento crónico, etc.
A veces el paciente viene por síntomas de piel: eczema, urticaria, picores, etc.
También hay pacientes que tienen una migraña crónica, problemas articulares, fatiga crónica o enfermedades autoimunes.
El campo de las IA se está estudiando, no se sabe si estas enfermedades son causa o consecuencia de una intolerancia.
Lo que sí podemos decir es que con una alimentación adecuada los problemas de inmunidad mejoran.

¿Qué alimentos producen más intolerancias?

Los alimentos que producen más intolerancias alimentarias son:

 

  • Leche de vaca y derivados, debido a la caseína que es mayor que en otras leches y a la sobreproducción (antibióticos y hormonas que se aplican a los animales para producir más)
  • Trigo, debido al glúten
  • Maíz y soja, debido a que es un producto transgénico y muy manipulado
  • Otras: huevo, cerdo y pescado.
Una alimentación saludable podría ser a base de leche de cabra o de arroz como alternativa a la leche de vaca.

Evitar el exceso de café, tabaco y alcohol.No abusar de las carnes rojas, variar a lo largo de la semana.

Comer frutas y verduras ecológicas.

¿Cómo se diagnostican las intolerancias alimentarias?

Normalmente el diagnóstico de una intolerancia alimentaria (IA) lo realiza un Médico especialista en el Aparato Digestivo.

Hay unas pruebas que son muy sencillas de hacer. Se hacen con aire espirado para determinar, por ejemplo, una intolerancia a la lactosa.

También en los bebés se puede hacer un estudio del tipo de sustancias que se eliminan por las heces.

En el diagnóstico también hay una serie de herramientas que aún están sin validar pero que son útiles solas o acompañadas.

Tales son, por ejemplo, la electroacupuntura de Voll. Esta herramienta utiliza el estudio de los distintos puntos de acupuntura midiendo la resistencia al paso de la electricidad por esos puntos. Es indoloro. Se hace a través de una sonda que es como un bolígrafo.

Esta herramienta es muy novedosa y en España no se utiliza mucho por lo que es necesario contrastarla con distintos profesionales.
Lo interesante es utilizar diferentes métodos diagnósticos según la historia clínica y el caso. Si el paciente tiene una mejoría completa al quitar el alimento más frecuente quizás no haga falta más.
Hay casos más complejos en los que hay utilizar varias herramientas: las del especialista, electroacupuntura de Voll, quinesiología (test musculares que analizan como va variando el tono muscular según ese alimento debilita o no a la persona) y análisis de sangre que miden los anticuerpos Igg.

Tratamiento de las intolerancias alimentarias

Sobre el tratamiento de la Intolerancia Alimentaria (IA)
Sobre el tratamiento de la Intolerancia Alimentaria (IA). Fuente: Begoña De La Iglesia

Una vez que diagnosticamos que uno o varios alimentos son responsables de los síntomas o agravamiento del paciente lo primero que hacemos es retirar el alimento.

En la medicina convencional simplemente con esta retirada del alimento se ve la evolución del paciente en la historia clínica, se vuelve a introducir el alimento y si se ve un agravamiento, se tiene un diagnóstico.

En cuanto al tratamiento, es importante que una vez que retiremos el alimento, trabajemos con el intestino y realicemos una limpieza para eliminar las toxinas y la flora intestinal anómalas.

Después es necesario reestructurar el intestino. Hay varias formas de hacerlo. No es nada gravoso para el paciente.

Para recuperar la barrera de permeabilidad del intestino hay una serie de recomendaciones sobre alimentación que se le hace al paciente así como una serie de productos que pueden favorecer la recuperación de esa barrera.

En el caso de pacientes con alteración de la flora intestinal se puede aportar una flora correcta.

¿Se pueden prevenir las intolerancias alimentarias?

Hay varios factores que debemos tener en cuenta:

Hay pacientes que pueden tener una predisposición hereditaria pero son los menos.

Es importante tener en cuenta la medicación que toma el paciente (antibióticos, antiinflamatorios, corticoides) que pueden ser el origen de una intolerancia.

Si con homeopatía podemos aliviar síntomas de dolor y puede no tomar determinada medicación, estamos previniendo parte del problema.

Un elemento fundamental es la alimentación.

La sobreproducción industrial de la carne (vaca, pollo) conlleva a que haya un tratamiento con hormonas y fármacos que, al introducirse en nuestro organismo, alteran nuestra inmunidad y la barrera intestinal.

Otro problema son los tóxicos,pesticidas y demás químicos que se introducen en nuestra alimentación.

Los productos conservados o con conservantes hacen que el alimento pierda nutrientes y puede que tengamos alguna carencia.

Factores emocionales, como el estrés, consumen sustancias necesarias para el buen funcionamiento del intestino.
Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí