¿Sufres depresión otoñal?

El tratamiento o prevención debe darse si este fenómeno impide que la persona pueda realizar sus actividades habituales con normalidad o afecte su calidad de vida, comenta la Dra. Nathalie Orens.

0
101
depresión otoñal, trastorno afectivo estacional
Las hojas caen, como el ánimo. Fuente: Tiago Araujo

En este artículo de Háblalo con tu médico, la Dra Nathalie Orens, Licenciada en Medicina y Cirugía, nos explica el fenómeno de la meteoropatía y el concepto de depresión otoñal.

Hace unos 4 años, escribí un artículo llamado ¿Cómo influye el clima sobre ti?. Ya habían estudios, en esa época, que hablaban de un aumento de frecuencia de episodios de ataques de pánico en otoño (con lluvia y viento cálido) (1).

Recuerdo un paciente que me dijo: ” Doctora, en otoño me encuentro más bajo de ánimo” “¿Le pasa todos los otoños?”, pregunté. “Sí, desde que tengo memoria”, respondió el paciente.

Este hombre, trabajador de la construcción de unos 50 años, estaba felizmente casado, sus hijos estaban bien y no se quejaba de su trabajo. Aparentemente, no había motivos que explicasen esos “bajones” de ánimo.

El ser humano sigue una serie de ciclos como el circadiano de la melatonina, por ejemplo, pero aún nos queda mucho por entender de su relación con los ciclos naturales y cómo influyen estos sobre la salud humana, según nuestras debilidades y fortalezas constitucionales.

¿Qué es una meteoropatía?

Se define como un grupo de síntomas y reacciones que se manifiestan cuando hay un cambio de uno o más factores meteorológicos: temperatura, humedad, viento, presión del aire, insolación, precipitación, ionización del aire positiva o negativa. Por lo general, se observa en mujeres de mediana edad, ancianos y enfermos crónicos, y hasta en 1 de cada 3 habitantes del planeta. (2)

Hablemos de los fenómenos meteorológicos

Dentro de estos tenemos la luz solar, el viento, la presión atmosférica, la humedad, la temperatura, las diferentes radiaciones, etc.

Estos fenómenos no están aislados. Conviven entre ellos y separarlos para poder estudiar el efecto de cada uno en el ser humano resulta una tarea imposible a mi modo de ver. Por lo que, lo más a menudo que podremos observar, es que una serie de estos fenómenos conjuntamente producen un efecto en un tipo de persona: dolor (muy descrito), cambios de humor (tristeza, alegría, irritabilidad, etc.), alteraciones digestivas, infartos, etc. (5)

¿Soy meteorosensible?

Un individuo meteorosensible es aquel que es sensible a los fenómenos climatológicos. Esa sensibilidad, general, se lee de forma negativa, pues produce efectos nocivos sobre el físico y la psique.

Además, en el individuo meteorosensible presenta la capacidad premonitoria de anticipar la presencia del fenómeno (5). Seguro que más de uno/a de vosotros/as ha escuchado a alguien decir “va a cambiar el tiempo, me duele….” y dan en el clavo.

Las estaciones y el estado anímico

El ser humano está en constante cambio. No es un ser estático, las cosas que ocurren dentro de él no siguen un patrón rígido sino que se intenta amoldar a su entorno según sus propias capacidades.

En otoño el gradiente de luz va disminuyendo y se prolonga la oscuridad “y se produce como un fenómeno de sentimiento de aislamiento temporal” (5), o sea, nuestros mecanismos corporales se “desconectan” temporalmente del medio ambiente y eso hace que pueda producirse la depresión.

Este trastorno, si es recurrente y guarda relación con un período del año, se emplaza dentro de los trastornos afectivos estacionales. Por lo tanto, la depresión otoñal es un trastorno afectivo estacional.

Las causas de estos trastornos “incluyen el retraso o avance de la fase circadiana (la hipótesis del cambio de fase), que tiende a aparecer como la causa principal en la literatura.

Los mecanismos de contribución adicionales pueden incluir sensibilidad retiniana a la luz, disfunción del neurotransmisor, variaciones genéticas que afectan los ritmos circadianos y los niveles de serotonina” (6).

La vulnerabilidad al estrés y tener un familiar de primer grado con depresión pueden ser otros dos predisponentes a este trastorno.

Estudios sobre el clima y los trastornos psiquiátricos

Aunque hay varios escritos e investigaciones publicadas, es importante saber que son observacionales. No es algo que podamos reproducir en un laboratorio. Sin embargo, la relación clima-salud humana está establecida.

En un interesante estudio iraní publicado este año, 2018, se llegó a la conclusión que el clima guardaba una relación con las consultas en Urgencias de personas con trastornos esquizoafectivos, esquizofrenia, depresión mayor y trastorno bipolar. Las consultas aumentaban los días de lluvia, nieve, niebla o con polvo ambiental (3)

Un estudio publicado en 2009, realizado en varios continentes y abarcando un total de 360 personas, no relacionó el clima con episodios de manía o depresión en pacientes en tratamiento y con un trastorno bipolar previo.

En este caso, la información se obtenía de un autoinforme (4) lo cual puede representar un sesgo pero también podría ser un indicador de que, una persona bajo tratamiento, mantiene cierta estabilidad independientemente de las condiciones climatológicas.

¿Cómo se trata la depresión otoñal?

Hoy día, la terapia lumínica resulta la estrategia más eficaz para disminuir los síntomas de la depresión otoñal. Algunos autores recomiendan 2 semanas de tratamiento pero otros refieren que debería tratarse durante todo el otoño o invierno (6)

Otras posibilidades de tratamiento como la farmacoterapia o la terapia cogninitivo conductual, la toma de vitamina D y/o el ejercicio al aire libre (7, 8) Los cambios en la dieta también pueden recomendarse: hacer dieta mediterránea, comer menos carbohidratos y/o comer más fibra (8)

Más que de tratamiento, deberíamos valorar la prevención. Dado que es un fenómeno estacional, recurrente, sabemos que al año próximo volverá a a pasar por lo que es importante minimizar su presencia al máximo posible.

Debería comenzarse a prevenir la depresión otoñal, al comienzo del otoño, pero el tratamiento debe empezarse cuanto antes.

El tratamiento o prevención debe darse si este fenómeno impide que la persona pueda realizar sus actividades habituales con normalidad o afecte su calidad de vida.

Es importante saber que la depresión “otoñal” se supera una vez llega la primavera.

Bibliografía

1. Bulbena A, Pailhez G, Aceña R, Cunillera J, Rius A, Garcia-Ribera C, et al. Panic anxiety, under the weather? Int J Biometeorol. 2005;49(4):238–43. Available from: https://link.springer.com/article/10.1007/s00484-004-0236-0

2. Licanin I, Fisekovic S, Babic S. Admission Rate of Patients with Most Common Psychiatric Disorders in Relation to Seasons and Climatic Factors During 2010/2011. Mater Socio Medica [Internet]. 2012;24(2):94. Available from: http://www.scopemed.org/fulltextpdf.php?mno=20019

3. Tapak, L;Maryanaji, Z; Hamidi, O; Abbasi H& N-V. Investigating the effect of climatic parameters on mental disorder admissions. Int J Biometeorol [Internet]. 2018; Available from: https://link.springer.com/10.1007/s00484-018-1605-4

4. Bauer M, Glenn T, Grof P, Rasgon NL, Marsh W, Sagduyu K, et al. Relationship among latitude, climate, season and self-reported mood in bipolar disorder. J Affect Disord. 2009;116(1–2):152–7.

5. Dr. Antonio Paolasso. Distrés metereológico. TRABAJOS DR. ANTONIO PAOLASSO. 1999. Available from: http://www.trabajosdrpaolasso.com/ensayos.html

6. STUART, L; KURLANSIK & IBAY A. Seasonal affective disorder. Am Fam Physician. 2012;86(11):1037–341.

7. Melrose S. Seasonal Affective Disorder: An Overview of Assessment and Treatment Approaches. Depress Res Treat. 2015;2015.

8. Nussbaumer-Streit, B; Winkler, D; Spies, M; Kasper, S & Pjrek E. Prevention of seasonal affective disorder in daily clinical practice : results of a survey in German-speaking countries. BMC Psychiatry. 2017;17(247).

Artículo anterior¿Cómo y cuándo usar una órtesis?
Artículo siguiente¿Qué es la estimulación cognitiva?
Dra. Nathalie Orens Viedma
Lic. en Medicina y Cirugía. Master en Acupuntura y Moxibustión por la UCM. Auriculoterapia. Stiper puntura. Acupuntura sin agujas. Medicina Tradicional China especializada en: Oncología, Deporte, Tabaquismo e Infertilidad. Master en Estudios Biologico-Naturistas y Homeopatía por FUNIBER. Master en Investigación en MTC por la FEMTC. Miembro de Practitioner's Register y de la PAN, de la Asociación Española de Médicos Integrativos (AESMI) y de la Asociación Colegial de Médicos Acupuntores de Madrid. Experta en Valoración de daño corporal. Trabaja en Femedical- Women Clinics. Calle Miguel Hernández, 2. Talavera de la Reina. Tlf. 925 680 720. Cuenta con la certificación de calidad en Medicina Tradicional China (MTC) otorgado por la Comisión de Calidad de la Fundación Europea de Medicina Tradicional China.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.