¿Qué es la hiperhidrosis?

La sudoración excesiva o hiperhidrosis afecta a un 2 a 5% de la población mundial y puede verse localizada en manos, pies, axilas, cara, cuerpo o una combinación de todas ellas.

0
880

Quizá no afecte a gran parte de la población pero cuando se sufre ¡qué molesta es! En este artículo la Dra. Nathalie Orens te habla sobre la hiperhidrosis y de sus posibles tratamientos.

hiperhidrosis, manos sudadas
Mano sudada
Fuente: Hans-Christian Wichert 

¿Qué es la hiperhidrosis?

La sudoración excesiva o hiperhidrosis afecta a un 2 a 5% de la población mundial y puede verse localizada en manos, pies, axilas, cara, cuerpo o una combinación de todas ellas.

La sudoración excesiva o hiperhidrosis afecta a un 2 a 5% de la población mundial y puede verse localizada en manos, pies, axilas, cara, cuerpo o una combinación de todas ellas.

La sudoración es un fenómeno fisiológico por el cual el cuerpo regula su temperatura. Y es normal sudar cuando tenemos calor, nos ponemos nerviosos o hacemos ejercicio.
El Sistema Nervioso Simpático es el encargado de enviar el estímulo a las glándulas sudoríparas para que estas permitan la sudoración, pero la hiperhidrosis representa un exceso de ese estímulo, por lo cuál se suda más de lo que es preciso, produciendo en zonas del cuerpo o en el cuerpo, una humedad en demasía que no se necesita.

Esto puede generar un problema en la socialización del niño, joven o adulto que la padece.

Existen dos grandes clasificaciones para la hiperhidrosis:

a) La orgánica y dentro de esta, dos subclasificaciones:

I) La hiperhidrosis primaria, que surge generalmente en la niñez o pubertad. En la mayoría de los casos algún familiar la padece por lo que podría haber una causa genética pero aún no se ha identificado el gen que la produce.

II) La hiperhidrosis secundaria, que se presenta cuando tenemos previamente otra enfermedad como el hipertiroidismo, la acromegalia, la diabetes mellitus, cáncer, fiebre o infecciones ( por ejemplo la tuberculosis) o cuando existe algún problema hormonal o estamos en la menopausia,  así como por la toma de ciertos fármacos como ser el omeprazol, el enalapril o el diltiazem.

b) La no orgánica, de origen emocional y que se da frente a situaciones de estrés, ansiedad, vergüenza y que resulta ser la más común de todas.

La otra condición que puede acompañar o no a la hiperhidrosis es la bromhidrosis u olor desagradable que surge de la excreción del sudor mezclado con las bacterias de la propia piel.

¿Cómo se puede tratar la hiperhidrosis?

Si la hiperhidrosis representa un problema para la persona afectada entonces debe ser tratada.

Existen varios tratamientos que pueden ser útiles:

Antitranspirantes: sustancias para disminuir o inhibir la sudoración. En casos de hiperhidrosis leves.

Iontoforesis: consiste en la introducción de sustancias a través de la piel utilizando corriente continua de baja intensidad emitida por dos electrodos. Es útil en la hiperhidrosis palmo-plantar.

Toxina Botulínica: la toxina botulínica en pequeñas cantidades y de forma local puede producir parálisis muscular por denervación química y ser útil en hiperhidrosis palmar y axilar.

– Fármacos anticolinérgicos: como el glucopirrolato de forma tópica y con iontoforesis y los de vía oral como la Oxibutinina

– Cirugía: Simpatectomía torácica endoscópica, para casos de hiperhidrosis severa.

Acupuntura: de la cual todavía no contamos con estudios científicos pero que, basada en mi experiencia, es útil en la hiperhidrosis, sobre todo en la de origen emocional.

–  Auriculoterapia, en el mismo orden que la anterior.

Consulta con tu especialista en Dermatología para que evalúe tu caso y te recomiende lo más adecuado para ti.

Hiperhidrosis en los pies

El mal olor de pies o podobrohidrosis es un problema causado por la excesiva sudoración (hiperhidrosis), que supera a la fisiológicamente necesaria para regular la temperatura corporal, explica la podóloga, Dra. Inés Palomo.

Desprende un olor desagradable debido a la descomposición y proliferación bacteriana de los residuos proteicos superficiales de la piel.

Sus causas son diversas: los cambios hormonales y/o metabólicos, el estrés, presencia de hongos, la alimentación e incluso la ingesta de algunos medicamentos, así como enfermedades tales como la obesidad, diabetes mellitus, etc. que pueden contribuir al desarrollo de la enfermedad.

Para ayudar a resolver este problema aconsejamos:

Lavado de pies diario con jabones ácidos y antisépticos.
Secar los pies muy bien.
Cambio diario de calcetines o medias.
– Uso de calcetines de fibras naturales: algodón, lino, hilo, lana, etc.
– Calzado que permita la transpiración. El calzado de plástico hace que no transpire el pie aumentando la sudoración y la acumulación bacteriana.
Alternar calzados diariamente.
– Uso de sandalias en zonas públicas y húmedas.
– Uso de desodorante para el calzado y el pie.En el caso que con estos consejos no fuese suficiente, debería acudir a un profesional sanitario para que le ponga tratamiento a través de fármacos antibacterianos, antitranspirantes, anhidráticos astringentes, antisépticos y/o fórmulas magistrales.Se reserva para formas más graves la iontoféresis, los fármacos anti-colinérgicos, y el tratamiento quirúrgico.

Bibliografía

– WHITE, JW. (1986). Treatment of Primary Hyperhidrosis. Clinic Proceedings. Volume 61, Issue 12, Pages 951–956
– Kristina Semkova, Malena Gergovska, Jana Kazandjieva y Nikolai Tsankov. Hyperhidrosis, bromhidrosis, and chromhidrosis: Fold (intertriginous) dermatoses. Clinics in Dermatology. olume 33, Issue 4, July–August 2015, Pages 483–491.
– Noelia Cappellato y Andrés D’ippolito (2010). Actualización: Hiperhidrosis. Evid Act Pract Ambul. 13(1).32-33. – Perera, Eshini y Sinclair, Rodney. La hiperhidrosis y bromhidrosis: Una guía para la evaluación y gestión [en línea]. Australian Family Physician, vol. 42, nº 5: 266-269 (2013)
Giralt de Veciana, E.; Novel Martí, V.; Padrós Sánchez, C.; Marugan de los Bueis, M.; Albiol Ferrer, J.M. (1993). Procesos inflamatorios. El Peu; 52-53 : 36-44
– Cruz, M., Saá, CM., Calvo, A., Henares P., Hernández, LF. y García, G. (2005). Bromhidrosis. Medicina General; 077:591-595.
– Lewis P. Stolman,. TREATMENT OF HYPERHIDROSIS. Dermatologic Clinics. Volume 16, Issue 4, 1 October 1998, Pages 863–869

Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]
Artículo anteriorPrevención de riesgos laborales
Artículo siguienteFibromialgia: Entender, aceptar, luchar
Dra. Nathalie Orens Viedma
La Dra. Nathalie Orens Viedma es Licenciada en Medicina y Cirugía. Máster en Acupuntura y Moxibustión. Auriculoterapia. Máster en Estudios Biologico-Naturistas y Homeopatía. Máster en Metodología de la investigación en MTC.  Miembro de la Asociación española de Médicos Integrativos, Tesorera de la Asociación de Médicos Acupuntores de Madrid y Miembro de la Sociedad de Acupuntura Médica de España. Experta en Valoración de daño corporal.Médico experta en Medicina Tradicional China en Femedical Women Clinics, Calle Miguel Hernández, 2. Talavera de la Reina. Tlf. 925 680 720.Administradora de la página de salud Integra Salud Talavera

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí