¿En qué consiste la alergia al polen?

El Dr. Álvaro Moreno Ancillo, especialista en Alergología del Hospital Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina y en el Centro Médico Ssysna nos explica la alergia al polen en un artículo de varias partes. Hoy explicaremos los síntomas y tratamiento para ésta alergia.

0
481

El Dr. Álvaro Moreno Ancillo, especialista en Alergología del Hospital Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina nos explica la alergia al polen en un artículo de varias partes. Hoy explicaremos los síntomas y tratamiento para ésta alergia.

¿Qué síntomas produce la alergia respiratoria?

Aunque la rinitis alérgica se suele considerar una enfermedad sin importancia, las encuestas demuestran reiteradamente que supone una carga considerable para quienes la padecen.

Los síntomas pueden empeorar con el tiempo si no se tratan correctamente. De hecho, la rinitis alérgica se considera uno de los principales factores de riesgo en el desarrollo del asma.

La prevalencia de la alergia respiratoria ha aumentado en las últimas décadas. Se calcula que en el mundo hay entre 400 y 500 millones de personas que padecen rinitis alérgica, de las que un 40 % son niños.

Se estima que entre un 10 y un 20 % de las personas que sufren rinitis alérgica presentan síntomas que no están bien controlados pese a utilizar medicación para aliviar los síntomas.

La alergia respiratoria tiene un impacto significativo en la calidad de vida y provoca millones de días de absentismo escolar y laboral. En un estudio con pacientes en Europa, dos de cada tres personas afirmaron que su alergia respiratoria era una «problema grave».

Uno de los principales inconvenientes es la alteración del sueño y su impacto en el rendimiento escolar y laboral. El rendimiento de los afectados por rinitis suele ser menor debido a las dificultades respiratorias, que disminuyen su energía mental y física.

Cerca de un 60 % de las personas asmáticas también padecen rinitis alérgica. De forma similar, muchas personas con rinitis alérgica también desarrollarán asma.

Al igual que la rinitis alérgica, el asma alérgica es una enfermedad que se desencadena por la exposición a alérgenos ambientales.

Mientras que la rinitis alérgica causa inflamación e irritación de los ojos, la nariz y las vías respiratorias altas, el asma alérgica afecta principalmente a las vías respiratorias bajas.

Algunos de los síntomas del asma alérgica son sibilancias, opresión en el pecho, disnea y tos persistente.

¿Qué es el polen?

En nuestra región, los pólenes son los principales agentes etiológicos de la alergia respiratoria.

El polen es un polvo vegetal muy fino producido los aparatos reproductivos masculinos de las plantas.

En su época reproductiva una sola planta puede producir miles de pequeños granos de polen. Durante esos meses del final de la primavera, todos acabamos respirando estas partículas y las personas alérgicas al polen desarrollan síntomas muy molestos.

Se puede ser alérgico a más de un tipo de polen. De hecho, es lo más frecuente.

Además, el polen de zonas contaminadas, como grandes ciudades, tiene mayor capacidad para causar alergia, debido a que las plantas producen proteínas más alergénicas y además la polución facilita la sensibilización en la vía aérea.

La mayoría de las personas con alergia al polen en nuestra región tienen alergia al polen de las gramíneas.

Otras especies vegetales presentes en nuestro país cuyo polen pueden causar alergia son el plátano de sombra, el olivo, las cupresáceas, la parietaria, las quenopodiáceas, las compuestas, las betuláceas y las palmeras.

La presencia y la intensidad de los síntomas varían en función de la concentración de polen y de la exposición al mismo.

Casi todas las personas con alergia al polen desarrollan conjuntivitis y rinitis alérgica, pero dos de cada tres personas con alergia al polen también desarrollan asma bronquial.

¿Cómo se trata la alergia al polen?

El tratamiento farmacológico de la alergia al polen se basa, en el caso de la rinitis y conjuntivitis, en los antihistamínicos orales, los corticoides nasales y los antihistamínicos y estabilizadores de mastocito oculares.

La congestión nasal a veces también se alivia con espráis nasales a base de fenilefrina o pastillas o líquidos con pseudoefedrina. Es muy importante no tomar estos descongestionantes durante más de cinco días seguidos ya que pueden producir un efecto rebote.

La inmunoterapia, más comúnmente llamada vacuna para la alergia, es la única terapia que ofrece resultados duraderos, aunque es necesario mantener el tratamiento durante varios años, hasta que el cuerpo haya conseguido desarrollar la tolerancia al polen.

 Calendario de Polinización

Los pólenes llegan a sensibilizar a casi el 80 % de los pacientes con síntomas de rinitis y/o asma en nuestro entorno.

En nuestra zona la polinización tiene un calendario bastante definido, si bien puede variar la fecha en función de la climatología de cada año.

Las cupresáceas o arizónicas constituyen el primer polen detectado en nuestra atmósfera durante los meses de enero-marzo.

El siguiente en aparecer, de marzo a abril, es el plátano de sombra.

Los meses de mayo y junio constituyen el centro de la polinización de la comarca. En estos meses se recolecta el 70 % de los pólenes anuales. Es la época de las gramíneas, los pólenes más universales y alergénicos, y el olivo.

Cuando las gramíneas alcanzan niveles reactivos durante el mes de mayo, el polen del olivo que es más tardío, de finales de mayo a primeros de junio comienza su subida.

Continuando con la evolución anual de la polinosis, hay otros pólenes de verano, son las  quenopodiáceas, plantas habituales en nuestro campo, de polinización prolongada, prolongándose de junio a octubre.

Por ello,  podemos comprobar que en muchos pacientes lo que comienza como una alergia estacional, limitada a los meses de mayo-junio, con el paso del tiempo y el incremento de las sensibilizaciones se puede convertir en una alergia perenne, durante casi todo el año.

Por este motivo, es recomendable el tratamiento específico, mediante inmunoterapia (vacunas), que mejore la tolerancia frente al polen responsable de la sintomatología y además actúe de forma preventiva evitando nuevas sensibilizaciones.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.