Asma infantil: Factores de riesgo

El Dr. Álvaro Moreno Ancillo, especialista en Alergología del Hospital Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina, junto con el Dr. Rodrigo Moreno- Gil y la Dra. Ana Carmen Gil Adraros, miembros de la Asociación para la Investigación en Alergia y Asma de Talavera de la Reina, nos explican el asma infantil en un artículo que consta de varias partes. En ésta segunda parte nos hablan sobre los factores de riesgo.

0
653
Factores riesgo asma infantil
Factores riesgo asma infantil. Fuente: Dr. Álvaro Moreno Ancillo y cols

¿Cuáles son los factores de riesgo del asma infantil?

  • Virus

La mayoría de los niños que tienen asma en su edad infantil presentaron sibilancias por virus en su periodo prescolar.

Por ello, se han identificado algunos virus como factores de riesgo independientes para el desarrollo de asma.

Los virus implicados en el 90% de las crisis agudas de sibilantes en menores de 3 años son rinovirus humano (RVH), virus respiratorio sincitial (VSR), virus influenza, y metaneumovirus humano, pero son el RVH y el VRS los que se asocian a la persistencia de asma en el futuro.

  • Atopia, alergia e hipótesis de la higiene

Además de estos virus, la sensibilización alérgica es el otro factor relevante para el desarrollo de asma.

El 80-90% de los niños en edad infantil y adolescentes con asma tiene un perfil alérgico.

Las alergias se producen por un desviación del sistema inmune que lleva a que se ataquen elementos inocuos.

El desarrollo del ser humano parece tener diferentes etapas en la regulación del sistema inmune. La estrategia de prevención se basaría en acostumbrar al sistema inmune estimulándolo en el momento adecuado del desarrollo inmunológico del individuo.

La hipótesis de la higiene, o, como muchos prefieren llamarla, la hipótesis de los “Viejos Amigos”, trata de explicar el aumento de enfermedades alérgicas, asma y enfermedades autoinmunes.

Sugiere que desde el inicio de la moderna era tecnológica y el crecimiento de los entornos urbanos a partir del siglo XIX ha habido un incremento de los problemas de inmunorregulación atribuibles a la falta, en el entorno urbano, de organismos con los cuales los mamíferos habríamos co-evolucionado.

Éstos jugarían un papel importante en el desarrollo adecuado de nuestros sistemas inmunológicos en los primeros estadios de la vida.

Esta hipótesis defiende que la mayor frecuencia de enfermedades alérgicas y autoinmunes en la sociedad tecnológica está relacionada con que crecemos en contacto con muchos menos antígenos -en cantidad y, sobre todo, en variedad- que en épocas pasadas.

Hay un reciente trabajo que analiza la prevalencia de asma en las comunidades amish y huterita, que a pesar de sus formas de vida similares, es muy diferente.

Los amish y los huteritas son dos grupos protestantes anabaptistas de origen germánico que se asentaron en Estados Unidos en los siglos XVIII y XIX.

Tanto unos como otros son conocidos por su estilo de vida sencilla, vestimenta modesta, y su resistencia general a adoptar comodidades modernas. Su principal actividad productiva es la agricultura.

Los estilos de vida de una y otra comunidad son tremendamente similares en muchos aspectos, pero sus prácticas agrícolas son muy diferentes: los amish emplean técnicas y pautas de agricultura tradicional, que incluye la tracción animal, empleando animales como bueyes, caballos o burros, mientras que los huteritas emplean técnicas y prácticas de agricultura industrializada y mecanizada.

Mientras que los niños huteritas tienen una prevalencia de asma y alergia similar a la población general, los niños amish tienen una prevalencia cuatro veces menor de asma y de sensibilización alérgica.

Ya sabíamos que crecer y vivir en el campo tiene efectos positivos respecto al riesgo de padecer asma y alergia, pero el hecho de que los huteritas tuvieran una prevalencia de asma equiparable a la de la población general hace pensar que la protección no debe depender exclusivamente de vivir en una granja.

En el estudio seleccionaron 30 niños amish y 30 niños huteritas para analizar su sistema inmune, su perfil genético y muestras de polvo del suelo, colchones y aire.

Los amish tenían su sistema inmunitario innato, la primera línea de defensa ante agresiones externas, más activado con mayor proporción de neutrófilos, menor proporción de eosinófilos y menores niveles séricos de IgE total y de IgE específica frente a alérgenos comunes.

En cuanto a las muestras de polvo, no encontraron grandes diferencias en los tipos o cantidades de alérgenos comunes.

Sin embargo, en las muestras de polvo en suspensión en el aire sí había diferencias importantes, pues encontraron elevadas concentraciones de endotoxinas bacterianas, que en el caso de los hogares amish eran hasta 6 veces más altas.

Ésta fue la única diferencia significativa que encontraron, y concluyen que probablemente la alta concentración de endotoxinas en el aire habría actuado modulando la respuesta del sistema inmunitario de los niños durante su desarrollo.

La exposición microbiana mantenida y los estímulos microbianos repetidos -no necesariamente de gérmenes patógenos, es decir, no necesariamente de gérmenes productores de enfermedades- garantizarían una adecuada maduración del sistema inmunitario para asegurar la correcta inmunorregulación en el futuro.

Esos gérmenes con los que convivíamos (crecer en entornos urbanos y tecnológicos parece implicar una carencia de los mismos) serían, entonces, esos “viejos amigos” con los que nuestra especie habría co-evolucionado y que todavía hoy resultarían necesarios para un adecuado desarrollo del sistema inmunitario.

  • Factores del individuo

Algunos pacientes pueden tener un cierto grado de disminución de función pulmonar ya antes de su nacimiento, o una respuesta inmunitaria inmadura al nacimiento, que les predisponga al broncoespasmo.

Podríamos decir que aquellos niños con asma por virus en la edad prescolar que se hacen alérgicos son los que desarrollan asma persistente.

Bibliografía recomendada
⦁ GEMA 4.1. Guía española para el manejo del asma. http://www.gemasma.com/profesionales/
⦁ GINA 2017. http://ginasthma.org/2017-gina-report-global-strategy-for-asthma-management-and-prevention/
⦁ 2012 CTS Guideline Update: Diagnosis and management of asthma in preschoolers, children and adults http://www.respiratoryguidelines.ca/2012-cts-guideline-update-asthma-peds
⦁ https://www.brit-thoracic.org.uk/standards-of-care/guidelines/btssign-british-guideline-on-the-management-of-asthma/
⦁ International ERS/ATS guidelines on definition, evaluation and treatment of severe asthma European Respiratory Journal 2013; DOI: 10.1183/09031936.00202013
⦁ Dinakar C, Chipps BE, AAP SECTION ON ALLERGY AND IMMUNOLOGY, AAP SECTION ON PEDIATRIC PULMONOLOGY AND SLEEP MEDICINE. Clinical Tools to Assess Asthma Control in Children. Pediatrics. 2017;139(1):e20163438

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.