Cambio de la voz en la pubertad y la menopausia

Las hormonas influyen muchísimo en la voz, sobre todo las hormonas sexuales y las hormonas tiroideas.

0
47

Esta semana compartimos contigo la entrevista que realizamos a la Dra. María Bielsa sobre los cambios de la voz en la pubertad y menopausia, cambios muy relacionados con las hormonas sexuales.

¿Cuáles son los cambios que se producen de la voz infantil a la voz adulta?

Las hormonas influyen muchísimo en la voz, sobre todo las hormonas sexuales y las hormonas tiroideas.

Los niños y niñas tienen un tono de voz muy similar en torno a los 6-7 años, no se diferencian.

La niña poco a poco va bajando 3 o 4 tonos hasta llegar a la edad adulta.

En cambio, en el niño,  se produce un cambio brusco en meses o incluso semanas bajando  7 u 8 tonos en la pubertad. Pasa de tener una voz aguda, infantil a los 9-10 años a tener una voz adulta a los 13-14 años.

Ese cambio es tan repentino que puede llegar a ser difícil de asumir psicológicamente para el niño.

Esto hace que durante una época la voz esté inestable, con gallos, incluso con disfonía, el adolescente no encuentra el tono con el que tiene que hablar. En este momento es cuando se producen algunas disfunciones que nos llegan a la consulta.

Por un lado, el adolescente que está disfónico, no se encuentra en sus cuerdas vocales, está como desacoplado del tono que utilizaba anteriormente porque ya no le sale, debido a que su laringe ha crecido.

Las cuerdas vocales aumentan de tamaño, aumentan de longitud y la estructura de la cuerda vocal se estabiliza, se conforma. De esta manera el tono de voz que estaba acostumbrado a emitir, pues no lo emite, le sale una voz rara, de forma que a veces se produce lo que llamamos “voz de falsete”.

La “voz de falsete”

En la “voz de falsete” la laringe ya ha crecido, ya se ha producido el cambio hormonal en todos los órganos sexuales, pues testículos, vello axilar, vello púbico, vello facial, etc. En cambio, la voz sigue instalada en una frecuencia o tono infantil.

Entonces nos encontramos con chicos de 17-18 años, incluso a personas adultas, que han convivido con esa voz que vienen a ver qué les pasa en la voz, porque tienen una voz fina de “pito”.

En algunas ocasiones esto les avergüenza y les acompleja. Algunas personas no se sienten identificadas con esa voz, como es lógico, porque sienten que no son ellos,  que están dando una sensación de inmadurez o de baja autoridad, si son personas que tienen responsabilidades laborales o incluso pues al teléfono les pueden confundir con su mujer, con su hijo, con su hija.

Entonces algunas veces acuden a la consulta para ver si podemos cambiarlo y claro que se puede modificar.

¿Cómo ayudar al cambio de voz?

Primero hay que descartar que haya un trastorno hormonal, evidentemente, pero cuando comprobamos que el resto de los caracteres sexuales secundarios, por ejemplo, la nuez ya es una nuez visible, ya la laringe ha crecido y a la exploración la laringe es una laringe ya madura, con unas cuerdas vocales de buen tamaño, pues lo que hay que hacer es una reeducación de la voz, enseñándoles a utilizar el tono que les corresponde.

A veces ellos se sorprenden, se asustan, cuando con algunas de las técnicas que utilizamos pues sale la voz grave de varón que les corresponde. Puede haber entonces una resistencia psicológica, que a veces la hay,  de que se han habituado a un tono determinado de voz y no se atreven a ir al Instituto ahora, de repente, con este vozarrón cuando hablaban ayer con voz más aguda.

Cuando no hay una resistencia psicológica del chico o incluso del adulto a ese cambio en muy poquitas sesiones generalmente se puede modificar el tono.

Lo que es importante es que sea la propia persona quien demande el cambio, porque, a veces, vienen traídos por la madre o por la novia o por una tercera persona.

Tienen que estar primero convencidos de que eso es lo que quieren, por eso para mí es importante que en la primera entrevista yo entienda que son ellos quienes no se identifican con las voces y son ellos los que soliciten el tratamiento.

Cambio de voz en la menopausia

Lo mismo que ocurre al varón en la pubertad, ocurre a la mujer en la menopausia, pero a menor escala, se baja 1 tono o tono y medio en la frecuencia hablada. Además, se pierde registro en los agudos.

Este cambio ocurre en plena actividad laboral por lo que una de las demandas que viene a la consulta es de la mujer que es cantante, actriz, abogada o profesora, aquella que utiliza su voz profesionalmente.

Las cantantes, como las sopranos, lo pasan mal porque ya no llegan a ciertos tonos agudos y deben cambian el repertorio o adaptarlo a unas frecuencias más graves.

Las profesoras notan que pierden extensión vocal, lo que se nota mucho al proyectar la voz.

Además del cambio de tonos, en la menopausia las cuerdas vocales se secan más, están menos hidratadas lo que afecta la vibración de los pliegues vocales y, por lo tanto, la demanda de las personas es también que han perdido timbre, es decir, capacidad de que la voz suene.

Otros cambios de voz

También hemos tenido casos en la consulta de mujeres que tienen un tono de voz muy grave y lo que quieren es elevar un poquito la frecuencia porque sienten que se les percibe como muy masculinas o demasiado autoritarias. No es lo habitual, pero sucede.

Lo más común es que una mujer que tiene una voz muy fina o muy aguda quiera una voz un poco más grave.

Mensaje para las personas que nos siguen

A los padres de los adolescentes que no han cambiado la voz y que pueden estar teniendo una disfonía persistente, consultadlo, porque puede ser un problema funcional, simplemente una falta de adaptación a esa nueva voz y se les puede ayudar perfectamente en muy poquitas sesiones a hacer ese cambio de voz.

Y en el adulto que no esté conforme con su voz porque note que es una voz demasiado fina o demasiado aflautada, afeminada o infantil, es decir, cuando uno no está conforme con su voz, se puede ver si realmente es eso lo que tiene que ser o se puede modificar.

Hay algunas veces que identificamos que hay un problema funcional, una falta de acoplamiento de las cavidades de resonancia, del tono del aire, etcétera y se puede ayudar perfectamente a la persona a llegar a un tono de voz más acorde con lo que se identifica, en la pubertad, en la menopausia o cuál sea su circunstancia. 

Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 1 Average: 1]

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí