Tratamiento y prevención del acné

0
120
Recomendaciones sobre el acné. Dr. Eduardo de Frutos.
Frase: “Recomendaciones sobre el acné: Limpie diariamente con un jabón suave
que no reseque, retirando toda la suciedado el maquillaje, evite las cremas
 más grasas y busque fórmulas con cosmética “no comedogénica”,
evite restregar y lavar la piel en forma obsesiva, así como apretar,
rascar o pellizcar las lesiones. Esto puede llevar a cicatrizaciones
e infecciones de la piel”. Dr. Eduardo de Frutos.
El Director Médico de Kalos Medicina Estética, Dr. Eduardo de Frutos, nos  explica qué es el acné, cómo podemos tratarlo y qué podemos hacer para prevenirlo.
El acné es un trastorno de la piel que puede tener presentaciones muy variables, desde una piel grasa que persiste durante años y ocasiona leves brotes temporales, hasta un acné severo, que solemos llamar nódulo-quístico, por la gravedad de sus lesiones.

Cada poro que observamos en la superficie de la piel es la abertura de un folículo, que contiene un cabello y una glándula sebácea. El sebo o la grasa secretada por dicha glándula ayudan a eliminar las células cutáneas viejas y mantiene la piel suave.

Cuando las glándulas producen exceso de sebo, los poros pueden quedar obstruidos. Se acumula suciedad y células residuales, favoreciendo el crecimiento bacteriano. La obstrucción se denomina tapón o comedón y es la lesión fundamental del acné, aunque puede evolucionar hacia otras presentaciones, como la pústula o el quiste.


¿Por qué se produce el acné?



En cuanto a la causa del acné persistente o de brotes puntuales de acné, se ha escrito mucho y no deja de ser un tema en constante debate. Está claro que tiene una asociación genética y que suele presentarse en determinados tipos de piel, aunque podemos decir que prácticamente el 100% de la población lo sufrimos al menos una vez a lo largo de nuestra vida.



Por ello, podemos definir ciertos desencadenantes o factores de riesgo:



-Los cambios hormonales: el acné generalmente aparece durante la adolescencia, aunque también puede presentarse en pieles adultas e incluso en bebés. Otros cambios hormonales que pueden desencadenar brotes puntuales de acné son los períodos menstruales y el embarazo.



Ciertos fármacos o tratamientos hormonales, como los esteroides, la testosterona, los estrógenos y la fenitoína.



-El estrés psicológico.



-Una mala alimentación: aunque no está demostrado que el chocolate sea una causa directa de acné, parece ser que las dietas ricas en azúcares refinados o productos lácteos sí pueden guardar cierta relación, en algunas personas.



Tratamiento y medidas preventivas del acné



Dejando aparte ciertos remedios caseros, daremos algunas pautas que han demostrado eficacia en la prevención y tratamiento del acné:



Cosmética específica para piel grasa, o “no comedogénica”.



Lavados frecuentes de la piel con un jabón suave que no reseque la superficie.



Tratamientos tópicos: el ácido salicílico y el peróxido de benzoilo han demostrado eficacia en el tratamiento del acné mediante su aplicación directa sobre la piel. Funcionan destruyendo las bacterias, regulando la secreción sebácea y haciendo descamar la capa superior de la piel.



Peeling o quimiodermoabrasión: el peeling de ácido salicílico supone una gran ayuda en el tratamiento del acné leve y moderado.



Control hormonal: ciertos trastornos hormonales, como el síndrome de ovarios poliquísticos, se asocian a piel grasa y con tendencia acneica. La regulación hormonal por medio de anticonceptivos supone una mejoría en un alto porcentaje de casos.



Tratamientos antibióticos: actúan sobre el componente bacteriano del acné, aunque no solucionan la producción de comedones, por lo que deben utilizarse como soluciones temporales o tratamientos coadyuvantes.



Isotretinoínas orales: hoy día está reconocido como el tratamiento más efectivo contra el acné, aunque debido a su perfil de efectos adversos, suele reservarse para los casos más serios: el acné nódulo-quístico.



Las secuelas del acné



La mayoría de las veces, el acné desaparece tras la adolescencia, aunque puede persistir hasta una mediana edad y puede dejar secuelas si no se ha tratado correctamente, debido a la cicatrización de los nódulos y quistes.



La Medicina Estética actual cuenta con varios tratamientos eficaces para este tipo de cicatrices. El peeling de fenol y la mesoterapia con factores de crecimiento cuentan con un excelente perfil de costo-eficacia.



Algunas recomendaciones finales:



  • Limpie diariamente con un jabón suave que no reseque, retirando toda la suciedad o el maquillaje.
  • Evite las cremas más grasas y busque fórmulas con cosmética “no comedogénica”.
  • Evite restregar y lavar la piel en forma obsesiva, así como apretar, rascar o pellizcar las lesiones. Esto puede llevar a cicatrizaciones e infecciones de la piel.

Artículo original escrito por:

Dr. Eduardo de Frutos

Dr. Eduardo De Frutos

Talavera de la Reina

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí