Sujeciones físicas en personas dependientes, se pueden y se deben evitar

Hoy en día, todavía el uso de sujeciones físicas en residencias españolas sigue siendo un problema, pero actualmente tenemos evidencia de que se puede trabajar sin sujeciones de forma segura.

0
53

Esta semana hablamos sobre las sujeciones físicas y para ello entrevistamos al Dr. Antonio A. Burgueño Torijano, Director del Programa Desatar al Anciano y al Enfermo de Alzheimer de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores.

¿En qué consiste este programa?

Se trata de un programa que nace en España a cuenta de unos datos que nos hablan de la alta prevalencia del uso de sujeciones físicas en personas mayores en el ámbito de las residencias y centros socio- sanitarios en general.

Estos datos encienden las alarmas y decidimos trabajar sobre ese tema, averiguar qué está pasando en España para que se utilicen más sujeciones que en otros sitios y si debemos o no considerar si el uso de sujeciones es un práctica a erradicar, a evitar.

Hace 16 años que empezamos a trabajar sobre este fenómeno en el que, aparte de saber más, hemos conseguido demostrar que se puede trabajar sin sujeciones.

Actualmente tenemos prácticamente 100 centros libres de sujeciones mantenidos en el tiempo, 28 de los cuales han cumplido ya 5 años sin utilizar sujeciones.

Estamos hablando de residencias para personas mayores en las que 60- 70% de personas que viven en ellas están en proceso de demencia, es decir con una complejidad clínica y de manejo importantes y que, a pesar de eso, estas personas pueden vivir sin ser sometidas a sujeciones físicas gracias a este programa y a la iniciativa que han tenido distintos centros de apostar por esto.

El Programa puede ofrecer ayudas para reforzar conocimientos a los equipos de los centros en aspectos de seguridad y de manejo de los síntomas psicológicos y conductuales de las personas con demencia.

A su vez puede aportar ayudas para realizar un diagnóstico de la realidad del centro y de por qué pueden estar produciéndose situaciones viciosas respecto del uso de sujeciones físicas.

Esto quiere decir que el centro tiene que hacer adecuaciones físicas y organizativas, tiene que avanzar en herramientas clínicas, de seguridad, de manejo de personas con demencia, de prevención de caídas, entre otras, y adecuaciones que se van haciendo progresivamente hasta que el centro es capaz de trabajar y de cuidar a estas personas con un rango de seguridad suficiente y aceptable, sin utilizar sujeciones físicas.

¿Qué sujeciones físicas se están utilizando en los centros?

Las sujeciones físicas tienen una definición internacionalmente aceptada mediante un acuerdo entre profesionales y técnicos que viene a decir que las sujeciones físicas son cualquier medida física aplicada sobre una persona, que limita la libertad de movimiento de esa persona o el normal acceso a cualquier parte de su cuerpo y del que la persona no se puede liberar con facilidad.

Esta es una especie de definición universal que todo el mundo acepta y que cualquier cosa que encaje en esa definición diríamos que es una sujeción física.

Hoy en día, todavía el uso de sujeciones físicas en residencias españolas sigue siendo un problema, pero actualmente tenemos evidencia de que se puede trabajar sin sujeciones de forma segura. Tenemos datos de que no aumenta el número de caídas por trabajar sin sujeciones, ni aumenta el número de fracturas de cadera, por decir parámetros de seguridad de especial interés.

Estamos trabajando también para crear un escenario propicio para que los centros se animen a “desatar”, sin miedos legales, y con el apoyo de la sociedad española, para lo cual estamos trabajando con profesionales del mundo jurídico, con las asociaciones de personas mayores y de familiares de personas con demencia, e incluso con partidos políticos.

¿Por qué se utilizan sujeciones físicas?

Porque crea una sensación de tranquilidad y de pseudo-seguridad. Sabemos que la persona no se va a poder caer porque está atada a una silla o a una cama. Esta sensación se contagia entre los profesionales y, muchas familias también se sienten más tranquilas así.

Proponemos abandonar esa área de confort, lo que es necesario para que la persona, el ser humano, pueda llegar a vivir sin sujeciones.

Es un reto, pero en todo caso, estamos invitados a abandonar estas prácticas porque existe un importante conocimiento científico que nos dice que son prácticas destructivas para la persona tanto en aspectos físicos como mentales, por lo tanto el reto de prescindir de ellas está ahí y tenemos que asumirlo, todos los profesionales y cualquiera que tenga competencias en la asistencia a personas mayores en general y a personas con demencia en particular.

¿Cómo afecta la sujeción física a la persona que está sometida a ella?

Es absolutamente destructiva. El trauma psicológico se puede producir en pocos minutos, pero hay evidencia de efectos físicos, a medio plazo.

En una persona ya muy mayor, con deficiencias físicas fruto de la edad, sometida a una sujeción fisica durante 1 o 2 meses, se observa un declive físico probablemente irreversible.

Se pierde masa ósea, masa muscular, se altera la marcha, esa persona se vuelve incapaz de sostenerse de pie, existen además otras complicaciones de carácter físico y mental.

Todo es resultado de ese inmovilismo al que se fuerza a la persona a cuenta de las sujeciones. Es peor el remedio que la enfermedad.

Muchas veces hay falta de información. Las familias piensan que las sujeciones son algo inocuo, que no significan ningún mal para su ser querido pero, hoy en día, con la información que tenemos, les podemos explicar que esa tranquilidad que supone la sujeción tiene un precio muy alto pues implica una destrucción total del ser humano.

¿Qué mensaje quieres dejar para las personas que nos siguen?

La seguridad absoluta no existe, la seguridad tiene un precio, aceptemos una cuota de riesgo.

La persona necesita vivir. Estamos hablando de personas con un proceso de demencia pero con una esperanza de vida de años por delante, no podemos pretender que por seguridad, una persona viva atada a una silla o una cama o ambas cosas durante años.

Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí