Ruido y enfermedad

El 30 de abril es el Día Mundial de Concienciación del Ruido. En este artículo la Dra. Orens te comenta acerca de las enfermedades relacionadas con el mismo. El ruido nos afecta más de lo que creemos y deberíamos hacer un esfuerzo por reducirlo.

0
211
Figura 1: Salud y niveles de ruido Fuente: Unobrain

Según la definición de Wikipedia, “el ruido es  la sensación auditiva inarticulada generalmente desagradable. En el medio ambiente, se define como todo lo molesto para el oído o, más exactamente, como todo sonido no deseado“.

Conocemos la relación entre ruido y enfermedad profesional, cuando los trabajadores se ven expuestos a decibelios por encima de lo indicado y/o de forma constante, pero hoy hablaremos sobre el ruido urbano, el ruido que nos afecta a todos/as.

Dentro del ruido existen niveles (Figura 1).

El ruido puede producir: daño ótico, interferencia en la percepción del habla, trastorno del sueño, alteración de la adquisición de la lectura en niños, alteraciones del comportamiento (agresividad, irritabilidad, etc) (1)

Más recientemente se ha asociado la hipertensión arterial (HTA) a la exposición de ruido debido a los cambios bioquímicos sufridos por el estrés que causa dicho ruido(2). Los niveles de ruido que podrían producir esto estarían a partir de los 65 decibelios/diarios(3) ¿Después de cuánto tiempo se padecería HTA? Eso parece no estar establecido pero sí resulta preocupante.
Aquí os dejamos un enlace para reducir el ruido en casa pues está claro que ¡debemos cuidarnos de él!
Bibliografía:

1. Berglund, Birgitta; Schwela, Dietrich; Lindvall T. Guidelines for community noise [Internet]. World Health Organization. 1999 [cited 2015 Apr 18].

2. Babisch W. Stress hormones in the research on cardiovascular effects of noise. Noise Health [Internet]. Medknow Publications; 2003 Jan 1 [cited 2015 Apr 18];5(18):1–11.
3. Ising H, Kruppa B. Health effects caused by noise: evidence in the literature from the past 25 years. Noise Health [Internet]. Medknow Publications; 2004 Jan 1 [cited 2015 Mar 2];6(22):5–13.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí