Epicondilitis: lesión en el codo. Segunda parte

La fisioterapeuta, Laura Flores, de la clínica Fisioterapia Athenea, nos explica qué es la epicondilitis o  “codo de tenista” y cuáles son sus síntomas. En ésta parte nos cuenta cómo prevenir y tratar esta afección.

0
347
Estiramientos para epicondilitis
Estiramientos para epicondilitis. Fuente: Laura Flores

¿Cómo podemos prevenir su aparición?

Se acude al fisioterapeuta o al médico cuando el dolor se ha instaurado en una zona determinada y no se es consciente de la importancia de la prevención.
 
Para evitar la aparición de la epicondilitis se recomienda:
masajes de descarga en el brazo y antebrazo,
estiramientos antes y después de la práctica deportiva o laboral que incluyan fundamentalmente la musculatura epicondílea (musculatura externa del antebrazo) y la epitroclear (musculatura interna) Ver imágenes 1y2,
– tener y entrenar una buena técnica deportiva y que el gesto deportivo sea correcto,
– una higiene postural en todos los ámbitos de la vida diaria,
ejercicios para potenciar la musculatura del brazo y antebrazo y
– el uso, no excesivo, de las coderas elásticas

¿Cómo se trata la epicondilitis?
En cuanto a lo que nos concierne en fisioterapia cabe destacar:
  • Frío en las primeras 48-72 horas de aparición del dolor en la zona del tendón para bajar la inflamación y disminuir el dolor fundamentalmente.
  • Calor en la musculatura para relajarla.
  • Masaje de descarga de la musculatura del antebrazo e incluso, viendo el problema de manera más global, descargando bíceps y tríceps, músculos que pueden verse también afectados.
  • Técnicas como cyriax
  • Estiramientos de la musculatura del brazo y antebrazo
  • Ejercicios de potenciación de la musculatura afecta
  • Dentro de la electroterapia podemos hablar del láser y el ultrasonido que nos van a ayudar a bajar la inflamación y como métodos más novedosos las ondas de choque o la EPI ( electrólisis percutánea intratisular)
  • Importantísima la reeducación postural del paciente para no recaer en la lesión.
  • Si la lesión se produce en el ámbito deportivo es importante el reposo relativo, es decir, parar la práctica del deporte en cuestión.
A nivel médico se suelen  recomendar antiinflamatorios, infiltraciones e incluso la cirugía en los casos más graves y cuando el tratamiento conservador no ha funcionado.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí