Efectos físicos del confinamiento

Consecuencias físicas negativas para nuestro cuerpo que han provocado malestar y dolores en diferentes grados.

0
192

El estado de alarma y el confinamiento nos ha obligado a permanecer en nuestras casas rompiendo todas nuestras rutinas laborales, deportivas, etc. Esto se ha traducido en una serie de consecuencias físicas negativas para nuestro cuerpo que han provocado malestar y dolores en diferentes grados, explica en la fisioterapeuta, Laura Flores.

efectos físicos negativos del confinamiento Esta situación se ve reflejada en el día a día de nuestra clínica en la que hemos podido tratar a pacientes de todas las edades desde el primer momento en el que reabrimos nuestras puertas.

Lesiones habituales del confinamiento

La inactividad y, aunque parezca contradictorio el sobreesfuerzo, han sido los factores determinantes para la aparición de las distintas lesiones sufridas por los pacientes.

Nos encontramos con dos tipos de personas:

  • aquellas que, por diversos motivos (psicológicos, laborales, cuidado de hijos, etc.), no han mantenido una rutina de ejercicios durante el confinamiento unido a la propia limitación de movimientos por estar en casa, y
  • aquellas, que han realizado ejercicios poco adecuados para espacios reducidos y en una cantidad elevada para “matar” el tiempo y liberar la carga emocional.

Así, podemos distinguir tres grupos de personas a las que la inactividad le has afectado de diversas maneras que son:

  • el público en general,
  • las personas mayores y
  • deportistas

Dejo a un lado a los niños puesto que los efectos que ellos hayan podido sufrir no son tanto físicos directamente sino más bien a nivel psicológico. No poder salir a la calle les ha roto las rutinas que pudieran tener tan importantes para estar tranquilos y, por ejemplo, dormir y descansar bien.

¿Por qué se han producido lesiones durante el confinamiento?

Dejamos de seguir nuestro ritmo de vida diario.

  • El teletrabajo ha obligado a permanecer sentadas horas a personas que antes no lo hacían.
  • Las personas que si trabajaban delante de un ordenador lo han hecho en unas condiciones pésimas, ya que no disponían en casa de sillas o mesas adecuadas, mantenían malas posturas en sofás, sillones, etc. durante muchas más horas de lo habitual.
  • El estrés y la preocupación por la situación en general.
  • Los trastornos del sueño y su consecuente falta de descanso.
  • La mala alimentación y el aumento de peso

Todo esto ha repercutido negativamente en nuestro cuerpo. La aparición de atrofia muscular y articular ha generado contracturas, tensión y pérdida de flexibilidad provocando algias, principalmente, a nivel cervical, dorsal y lumbar.

Los mayores

Para los mayores el movimiento es absolutamente vital para mantenerse en forma lo mejor posible, de manera que el simple hecho de pasear permite mantener el rango articular que posean evitando así la rigidez que se pudiera producir en las articulaciones y se mantiene, también, en buen estado el tono de la musculatura que da estabilidad a todas esas articulaciones.

Los deportistas

Los deportistas han visto reducido a la mínima expresión sus entrenamientos. Esto les ha hecho perder su forma física y las capacidades que hayan desarrollado con la práctica de su deporte favorito:

  • aumento de la grasa corporal
  • pérdida de tono muscular,
  • pérdida de la capacidad respiratoria o cardiovascular, etc.

Estos son algunos de los ejemplos más claros de las limitaciones que han sufrido los deportistas. Esto es muy peligroso a la hora de volver a la práctica deportiva puesto que si no se hace de manera progresiva las lesiones como tendinopatías, roturas fibrilares, etc. pueden aparecer muy fácilmente.

Estado emocional

Hay personas que la ansiedad que les ha provocado esta situación de encierro la han gestionado haciendo mucho deporte al que no estaban acostumbrados.

Conoceréis a alguien o vosotros mismos os habréis comprado una bicicleta estática (o la habréis quitado el polvo a la que teníais), una cinta de correr, una elíptica, etc. para realizar ejercicio aeróbico e intentar minimizar la pérdida del estado de forma o usarlo como forma de “desestresar”.

Es un hecho constatado que todos estos productos se agotaron en las primeras semanas de confinamiento y era imposible encontrarlos.

Todo ello unido a los diferentes y numerosos instagramer y youtubers que nos han enseñado rutinas de ejercicios en estos días y la facilidad de bajarse aplicaciones para seguir un entrenamiento específico ha provocado, en algunos casos, la aparición de multitud de lesiones.

Así, nos estamos encontrando con personas con problemas, sobre todo, a nivel de la rodilla como tendinopatías o en los casos más graves roturas de meniscos por la realización de giros bruscos continuados en espacios reducidos, fuertes contracturas o, incluso roturas fibrilares a nivel muscular o esguinces de tobillo por tropiezos con algún elemento de la habitación donde se realizaban los ejercicios.

“Nueva normalidad”

En definitiva, hemos intentado llevar esta situación, nueva para todos e impensable, lo mejor posible, pero la obligación de permanecer en casa ha tenido consecuencias negativas a nuestro cuerpo (también, en nuestra mente).

Ya hemos vuelto a la “nueva normalidad” y podemos revertir la situación.

Aunque haya sido muy fácil perder la forma y algo más complicado ganarla, con constancia y voluntad podemos recuperar nuestro físico y volver encontrarnos sanos y saludables.

Además, si tienes algún tipo de dolor o de lesión los fisioterapeutas ya estamos trabajando con estrictas medidas de seguridad y estamos a vuestra disposición. ¡No dudes en consultarnos o acudir a una sesión si lo necesitas!

Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 3 Average: 5]

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí