Detección precoz de la sordera. Primera parte

La médico foniatra, Dra. María Bielsa nos habla sobre los métodos de detección precoz de la sordera en una entrevista de dos partes.

0
107
Ver vídeo entrevista

Se estima que en España 1 de cada 3.000 niños puede nacer sordo, algunos expertos opinan que puede ser 1 de cada 1.000 niños. Actualmente hay más de 1.000.000 de personas que tienen alguna pérdida auditiva.

Vamos a diferenciar entre la sordera de los niños y la sordera de los adultos, porque en los niños va a haber una repercusión importante sobre la adquisición del lenguaje, el aprendizaje, la escolaridad y, por encima de todo, sobre el desarrollo del niño.


En los adultos jóvenes considero fundamental mencionar la importancia de los ambientes con ruido incontrolado que a la larga provocan pérdidas auditivas por trauma acústico, por desgaste del nervio auditivo.

Desde el año 1999 se viene realizando en España la detección universal de sordera infantil. No hay niño que nazca en un hospital de la red pública que no pase por esta prueba. Es muy sencilla, requiere únicamente unos segundos y un personal mínimamente formado.

Antes de esta fecha se realizaba únicamente a los niños que tenían riesgo de padecer sordera por historia familiar,  algún problema durante el embarazo, malformación congénita, etc.

La Confederación para la Detección Precoz de la Hipoacusia (CODEPEH) demostró que sólo teniendo en cuenta los casos con factores de riesgo se perdían casi el 50% de los diagnósticos.

No obstante, no todas las sorderas congénitas se manifiestan en los primeros meses o incluso en los primeros años de vida. Es aquí donde debemos estar alertas.

¿Desde cuándo se le pueden hacer pruebas?


Hay pruebas subjetivas, en las que el niño tiene que hacer cosas y hay pruebas objetivas donde automáticamente hay unas curvas que nos están diciendo que es lo que está transmitiendo el oído al cerebro, se llaman Potenciales Evocados (PEATC), se usan sobre todo para el diagnóstico en niños pequeñitos.

En niños que pueden colaborar podemos utilizar instrumentos sencillos. Los expertos hemos ideado muchas veces recursos propios para saber si el niño oye o no oye.

Disponemos de un repertorio enorme de instrumentos sonoros: panderetas, maracas, castañuelas, timbres, campanas, distintos sonidos agudos, medios y graves e intensidades calibrables para saber si el niño es capaz de escuchar e identificar de qué sonido se trata.


En niños un poco más mayores el condicionamiento pasa por el juego con ellos.

Todas estas exploraciones nos van a orientar mucho en las pruebas diagnósticas necesarias para informar al otorrinolaringólogo que es el que finalmente va a tener la responsabilidad diagnóstica.

Lee las siguientes recomendaciones para la detección precoz de la sordera

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí