Cómo calmar el hambre emocional

Tener una alimentación equilibrada es lo que nos proveerá de una mejor calidad de vida, sin embargo, sucede que nuestra rutina estresante nos lleva a escoger alimentos con más calorías, más grasos y, en definitiva, poco saludables.

0
11

Esta semana queremos compartir contigo consejos para superar el hambre emocional algo que seguramente hayamos pasado todos y todas durante este año tan particular de pandemia.

Fuente: PaulaBelenLucero

¿Qué es el hambre emocional?

Tener una alimentación equilibrada es lo que nos proveerá de una mejor calidad de vida, sin embargo, sucede que nuestra rutina estresante nos lleva a escoger alimentos con más calorías, más grasos y, en definitiva, poco saludables.

Aquí es donde hay que poner el acento: este deseo por comer determinados alimentos para calmar nuestras emociones puede llevarnos a sufrir ansiedad por comer, explica el psicólogo, Alejandro Vera Casas.

El hambre emocional no es un trastorno, sino más bien que implica una alimentación desordenada que tiene su origen, como bien lo dice su nombre, en las emociones o en el comportamiento.

La comida provee sensaciones agradables que calman el dolor emocional para estas personas, escondiendo de esta manera sentimientos como la tristeza, las frustración, la angustia, el aburrimiento o la ansiedad y no resuelve el problema de fondo.

Comer de esta forma, sin necesidad de satisfacer el apetito, puede conducir a la persona al sobrepeso e incluso a la obesidad, así como convertirse en un problema más grave, como de compulsión por la comida.

Nuestra relación con la comida

La relación emocional con los alimentos empieza desde que somos bebés, el vínculo materno al dar el pecho o el cuidado que realizan de nosotros determinadas personas para ofrecernos protección mediante el alimento.

La comida está muy asociada a celebraciones sociales, a momentos de felicidad y gozo, incluso utilizamos la comida como un regalo, cuando invitamos a comer a otra persona.

En definitiva, la experiencia de comer está conectada en nuestro cerebro con determinadas emociones, personas, momentos, situaciones, etc. y es importante ser conscientes de ello.

Algunos síntomas del hambre emocional

    • Como ya hemos comentado, comer se hace para calmar el estrés o emociones que provocan dolor emocional.
    • Comer para celebrar o como recompensa.
    • Comer por impulso, sin poder controlarlo.
    • Ganas de comer ante un momento concreto o una situación complicada.
    • Comer sin hambre física.
    • Deseo de comer determinados alimentos.
    • Comer más rápido de lo habitual.
    • Sentimiento de culpa después de comer.
    • Placer o alivio intenso en el momento de comer.

Consejos para superar el hambre emocional

  • Observa tus emociones, identifica cómo te sientes: ¿comes por hambre o para calmarte?
  • Reflexiona sobre las situaciones que te llevan a comer sin hambre.
  • Distrae la mente con otra actividad antes de ponerte a comer sin hambre, por ejemplo, sal a pasear, llama a una amiga, pon orden en tu casa.
  • Respira hondo varias veces cuando sientas esas emociones que te hacen comer sin hambre.
  • Practica mindfulness para comer de forma consciente.
  • Realiza ejercicio físico adecuado para ti. El ejercicio es una forma saludable de liberar emociones y mantenerte en actividad.
  • Incorpora hábitos saludables que te permitan gestionar adecuadamente tus emociones.
  • Consulta con tu médico o psicólogo de confianza si notas algunos de los síntomas mencionados ya que son una alerta que te está mostrando tu cuerpo. Es recomendable que también consultes con un profesional especializado en nutrición.
Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí