Ciática en el embarazo, calambres en embarazadas y otras patologías asociadas

El embarazo es una época de cambios hormonales y físicos que suelen ir acompañados de una serie de patologías asociadas. La fisioterapeuta, Laura Flores, nos hablará de las músculo- esqueléticas.

0
47

El embarazo es una época de cambios hormonales y físicos que hacen que el cuerpo de la mujer se prepare para que se desarrolle un bebé dentro durante 40 semanas y para el parto.

Patologías en el embarazo ¿Cuáles son las patologías asociadas al embarazo más comunes?

Esos cambios suelen ir acompañados de una serie de patologías asociadas al embarazo como pueden ser la ciática en el embarazo o los típicos calambres en embarazadas, y que vamos a pasar a desarrollar en este artículo.

Nos vamos a centrar, únicamente, en las lesiones músculo-esqueléticas, explica la fisioterapeuta, Laura Flores.

Hay un factor importante que influye, en general, en la aparición de las molestias y dolores a nivel musculoesquelético en este período y es la liberación de la hormona relaxina, que es la encargada de permitir mayor elasticidad en las articulaciones para facilitar el parto pero que puede tener algunos efectos negativos.

Ciática durante el embarazo

La ciática durante el embarazo tiene una gran incidencia, sobre todo, a partir del segundo trimestre. Comienza con un dolor en la parte superior del glúteo que baja por la parte posterior de una pierna llegando, en los casos más graves, hasta la planta del pie. Puede llegar a ser totalmente incapacitante para la mujer que la padece.

Es complicado que desaparezca durante el embarazo, pero después del parto el dolor se elimina completamente ya que la compresión del nervio ciático no existe y disminuye el peso de la barriga.

Se puede aliviar con tratamiento manual, aplicando calor y realizando estiramientos suaves del músculo piramidal y la musculatura glútea.

Calambres en las piernas de embarazadas: causas y cómo prevenirlos

Suelen aparecer por descompensaciones del calcio y el potasio y sobre todo, por las alteraciones en la circulación. Son contracturas muy fuertes que aparecen de forma espontánea y se mantienen durante unos segundos. Aumentan por la noche y son muy comunes en los gemelos.

En estos casos lo mejor es intentar estirar los gemelos con las piernas estiradas y la puntera del pie hacia arriba y aplicar calor. Es importante mantenerse hidratada para prevenirlos, caminar durante el día, realizar movilizaciones con los tobillos para estimular la circulación sanguínea o poner las piernas en alto.

Pubalgia en el embarazo

Otra de las patologías asociadas al embarazo es el dolor en la sínfisis del pubis (unión de las palas ilíacas de la pelvis ) aparece por los cambios hormonales que provocan que los ligamentos estén más elásticos lo que provoca en esta articulación una movilidad que de manera natural no tiene, por el peso del bebé que cada vez se apoya más en las ramas pubianas y por los cambios posturales a nivel de la columna y que provocan una posición cada vez más horizontal de la pelvis.

No es nada grave ni preocupante, pero puede llegar a ser muy limitante. Suele terminar después del parto.

Para aliviar las molestias debemos evitar pasar mucho tiempo de pie, evitar subir y bajar escaleras, usar tacones o coger peso; dormir de lado con un cojín o almohada entre las piernas, entrar y salir del coche o de la cama con las dos piernas juntas, realizar ejercicio en descarga como natación y realizar un protocolo de ejercicios y estiramientos bajo prescripción de un profesional.

patologias asociadas en el embarazo
Fuente: Free-Photos

Lumbalgia en embarazadas: cómo aliviar el dolor y prevenir las molestias.

Las lumbalgias en las embarazadas vienen provocadas por el aumento de peso y por el cambio en las curvaturas de la columna ya que éstas crecen, sobre todo, la lordosis lumbar. Las palas de la cadera se van hacia delante para que haya más espacio para el útero lo que provoca una hiperlordosis. Al no ser lo fisiológico, la musculatura se tensa y contractura y aparece el dolor en la zona.

Para aliviar la lumbalgia durante el embarazo se puede aplicar calor en la zona, tratar de hacer algún ejercicio de estiramiento dentro de las posibilidades de cada etapa del embarazo y acudir al fisioterapeuta para aliviar la tensión muscular.

Para prevenir estas molestias es necesario no permanecer mucho tiempo ni sentada ni de pie, evitar cargar peso o intentar coger objetos del suelo doblando las rodillas (llegará un momento en el que no puedas hacer otro movimiento).

Dorsalgias en embarazadas

Suele aparecer dolor en la parte media de la espalda por la compensación que sufre la columna dorsal debido a la hiperlordosis lumbar.

El masaje para aliviar las molestias y el calor local pueden ayudar a mejorar los síntomas.

Coxalgia durante el embarazo y postparto

Es el dolor que aparece en el hueso que hay al final de la columna a la altura de los glúteos y que aparece por el aumento de movilidad del coxis para dejar paso al bebé por el canal del parto que puede acabar descolocándose y generando dolor cuando nos sentamos, por ejemplo. Las modificaciones a nivel de columna hacen que este sobresalga más de lo normal quedando más expuesto lo que, también, aumenta el dolor.

El dolor puede quedarse focalizado en la zona o irradiarse hacia los glúteos e incluso hacia la parte baja de la espalda.

Para prevenir la coxalgia durante el embarazo o aliviar el dolor evitar mantenerse sentada largos periodos de tiempo, intentar dormir de lado, corregir las posturas o aplicar frío local.

Fascitis plantar, común entre embarazadas por el aumento de peso

La fascitis plantar es una inflamación de la fascia que recubre toda la musculatura de la planta del pie (una especie de tela que envuelve los músculos del pie). Suele generar dolor en el arco del pie y en el talón.

No es una lesión propia del embarazo, pero es muy habitual su aparición en este período ya que el aumento de peso que sufren las embarazadas acrecienta la tensión en la planta del pie haciendo que se inflame la fascia y provoque dolor.

Para aliviar los posibles síntomas que pudieran aparecer es necesario controlar el peso, no usar ni calzado demasiado plano ni tacones y que sujete bien el pie., usar plantillas para descargar la planta del pie, aplicar frio local, realizar masajes en la planta del pie y estiramientos de la misma.

Neuritis intercostal, común en el tercer trimestre de embarazo

Este dolor a nivel de las costillas aparece por el desplazamiento de los órganos abdominales para que el útero tenga espacio. Se genera una hiperpresión en los espacios intercostales que provocan un escozar y una hipersensibilidad en la zona. Suele aparecer en un solo lado.

Suele aparecer en el tercer trimestre. El propio bebé también genera una presión añadida e incluso mientras se mueve puede aumentar los síntomas.

Para aliviar las molestias se recomienda levantar el brazo del lado afecto lo que abre el espacio entre las costillas liberándolas de esa presión, sentarse lo más recta posible o aplicarse calor.

Conclusión

No son las únicas lesiones que pueden aparecer, pero sí las más importantes y las más comunes. El embarazo es un período muy bonito y muy ilusionante, pero dolores como los descritos anteriormente pueden surgir en mayor o menos gravedad. Hay que considerarlos dentro de la normalidad y no asustarse.

Si tienes alguna de estas patologías no dudes en indicárselo a tu ginecólogo y a tu fisioterapeuta de referencia para que te pueda ayudar a aliviar los síntomas que tengas.

Otras patologías asociadas al embarazo

Problemas de salud durante el embarazo

¿Cuáles son algunas complicaciones comunes del embarazo?

Patología médica y embarazo. Trastornos gastrointestinales, neurológicos, cardiovasculares y dermatológicos

Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 1 Average: 5]

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí