“1000 Palabras” exposición de Cruz Roja

Esta semana entrevistamos a la autora de las imágenes de la Campaña "1000 Palabras", la fotógrafa de emociones Álex Casas, para conocer más datos sobre este proyecto.

0
92

Cruz Roja visibiliza el talento de las personas en la exposición itinerante “1000 Palabras”, muestra que puede visitarse en La Escuela de Arte de Talavera hasta el próximo 5 de Noviembre.

Esta semana entrevistamos a la autora de las imágenes, la fotógrafa de emociones Álex Casas, para conocer más datos sobre este proyecto.

¿En qué consiste la exposición itinerante “1000 palabras”?

Es un proyecto realizado para la campaña “En Realidad No tiene Gracia” de Cruz Roja, y trata de valorar lo importante: el talento, la motivación y la historia de cada persona frente a la foto de su currículum.

Se trata de una sola imagen en cada obra, acompañada de 1000 palabras impresas que nos cuentan la historia del protagonista. Esas 1000 palabras nos hablan de superación, nos informan de la formación y las aptitudes del participante, nos cuentan su experiencia vital y laboral, datos que no pueden conocerse con una sola imagen.

Esta acción se realiza para conseguir eliminar prejuicios en los procesos de selección para el empleo.

Este proyecto se enmarca en la campaña de sensibilización “En Realidad No Tiene Gracia”, activa desde 2010. El proyecto Reto Social Empresarial está financiado por el Fondo Social Europeo y el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

Lo más importante es sensibilizar sobre la importancia de la diversidad en el entorno laboral, valorar el talento y las capacidades de las personas por delante de los estereotipos, para lograr una igualdad real de oportunidades y de trato en la búsqueda de empleo.

En algunas circunstancias es necesario darle la vuelta al refrán, y es más adecuado asegurar que 1000 palabras cuentan 1000 informaciones más que una sola imagen. Lo más importante son las personas y sus capacidades, no su piel, su sexo o su edad.

Es una obra para verla de cerca, es necesario acercarse. Cuando intentas leer el texto impreso, la fotografía de cada participante parece “molestar” en medio de la información escrita, porque la imagen llama tu atención y despista para continuar leyendo, tal como en un proceso de selección podría distraer el color de una piel, la edad o el sexo de un candidato al empleo.

La acción que pretende la exposición itinerante “1000 Palabras”, es sensibilizar a la población y sobre todo a las empresas, para poner en valor el talento de las personas y eliminar barreras para un trato igualitario.

Nos encontramos en esta muestra con historias interesantes de personas interesantes, son la trayectoria y el talento prevaleciendo por encima de la imagen. Para conocer estas historias tendrás que acercarte a la Escuela para ver la muestra, y tendrás que acercarte también a cada obra para poder leer el texto que informa sobre sus protagonistas.

¿Por qué es especial para ti este proyecto?

Todos los proyectos que he realizado junto a Cruz Roja son especiales, tanto por el éxito laboral que me han devuelto, como por la absoluta utilidad que aporta para sus participantes. Poniendo ganas y trabajo bien hecho surgen proyectos maravillosos y útiles.

No se trata solamente de hacer una fotografía para que alguien quede bonito y pueda colgar su imagen como adorno en una pared, estas serían las utilidades que se han dado a la fotografía históricamente: una imagen para recordar o para embellecer.

En mis proyectos trato de dar un valor especial a la persona, porque estoy utilizando la fotografía para cambiar el mundo, se trata de un potente agente de transformación personal y social. Los resultados son increíbles, me sigue fascinando la reacción de cada nueva persona cuando recibe sus fotografías.

Puedo ponerte como ejemplo el proyecto la Fuerza de una Imagen que llegó a ser nombrado como Buena Práctica por el Fondo Social Europeo, realizado para Cruz Roja Talavera.

Concretamente en la exposición “1000 Palabras” confluyen varios caminos, por una parte regreso a exponer en mi antigua escuela, dónde llegué desde Salamanca para terminar el ciclo formativo de Gráfica Publicitaria, de manera que conozco las instalaciones y al profesorado, son parte de mi camino personal y de mi trayectoria profesional.

Por el otro lado soy voluntaria en Cruz Roja Talavera desde 2012, y durante este tiempo son muchas las imágenes que he realizado junto a sus voluntarios y a sus trabajadores. A nivel personal comparto principios y valores con la entidad, y desde hace algún tiempo soy empresa colaboradora.

Para el proyecto de la exposición itinerante “1000 Palabras”, he trabajado con la entidad a nivel nacional, realizando unas imágenes que han viajado por todo el país, porque sus protagonistas son también participantes del Plan de Empleo de todo el territorio nacional.

Cuando han llegado las obras a la ciudad de Talavera, se ha decidido que el marco más apropiado para realizar la exposición estaría situado en la Calle Segurilla nº 1, dirección que ocupa la Escuela de Arte.

¿Cuántas personas han participado en “1000 Palabras”?

En cuanto a los técnicos que han desarrollado y ejecutado la historia, somos varios los implicados.

Por un lado quedan los encargados del diseño y el arte final de las obras, por otros los técnicos de Cruz Roja que acompañaron a los participantes que son realmente los protagonistas de este trabajo.

Solo en la provincia de Toledo han participado cuatro personas, tres de ellas de la ciudad de la cerámica: Tamara Rodríguez, Cristian García y Mº Ángeles Serrano.

Visitamos otras ciudades como Madrid, León o Albacete para fotografiar a todos los participantes.

Para todos ellos supone una experiencia posar ante una cámara, situación a la que no están habituados.

Esta acción los coloca como protagonistas porque desde el principio su fotografía está viajando por diferentes ciudades de todo el país, ya se han contabilizado 15 lugares dónde se ha expuesto la muestra.

¿Cómo te has sentido realizando este proyecto?

Hacer retratos es complicado porque es una relación social, se trata de un diálogo muy íntimo, como fotógrafo necesitas acercarte a una persona y necesitas que ella te dé permiso para entrar en su espacio vital, la persona tiene que dejarte, tiene que darte permiso, porque a veces las personas sienten miedo o vergüenza delante de una cámara.

Cuando alguien se pone delante de mí para que le haga una fotografía está viviendo millones de emociones, puede resultar una situación emocionalmente incómoda, y es necesario acompañar a la persona para que se sienta cómoda, que se sienta agradable para que su cara se vea agradable en la fotografía final.

Las personas se me dan bien principalmente por respeto, porque una de mis mejores cualidades como fotógrafa es el respeto que siento por la persona que tengo enfrente.

La persona que fotografío tiene todo mi tiempo, toda mi atención, todas mis ganas y esto se nota en el resultado final.

Tanto el equipo técnico de Cruz Roja en las diferentes localidades y asambleas visitadas ha colaborado activamente para la realización de este proyecto, además de la participación indispensable de los protagonistas, cuya historia se relata en el texto escrito.

El feedback que estamos recibiendo es positivo. En general, los visitantes a la exposición se muestran en acuerdo con la acción de eliminar estereotipos y prejuicios, y se pronuncian en favor de la igualdad de trato y la igualdad de oportunidades frente a la búsqueda de empleo.

También, a nivel artístico, he recibido una buena crítica sobre el proyecto, sobre la fuerza que transmiten las imágenes, la potencia que denota el mensaje y el interés que suscita la intencionalidad buscada.

Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí