Vacuna contra la gripe

En España, la gripe ocasiona alrededor de 3000 defunciones anuales. La gripe se relaciona además con el absentismo laboral y el colapso de los servicios sanitarios durante los momentos de mayor incidencia

0
49

La recomendación actual en muchos países del mundo así como de la propia OMS es que se aplique la vacuna contra la gripe al 75% de la población mayor de 65 años y/o enfermos/as crónicos, explica la Dra. Nathalie Orens.

vacuna contra la gripe
Fuente: PhotoLizM

¿Es necesario vacunarse contra la gripe?

Según la OMS (Organización Mundial para la Salud), para su Estrategia Mundial contra la Gripe 2019-2030 , “cada año se registran en el mundo 1000 millones de casos, de los cuales entre tres y cinco millones son graves, y entre 290 000 y 650 000 personas fallecen por causas respiratorias relacionadas con la gripe”

La OMS considera preponderante: la elaboración de mejores instrumentos de alcance mundial (como vacunas, antibióticos y tratamientos) y promover la investigación y la innovación para obtener medios diagnósticos, vacunas y tratamientos contra la gripe nuevos y mejorados (1).

Esta última frase hace pensar que lo que tenemos actualmente en cuanto a vacunas no es lo más efectivo.

Tenemos un problema con el virus de la gripe y es que tiene tendencia a cambiar continuamente, sea por mutaciones, sea por reordenación genética(2), lo que hace que uno/a no pueda generar inmunidad frente a él.

No se trata sólo de una cepa sino de varias y algunas se mantienen circulando un tiempo, pero otras cambian. Por eso lo de la revacunación anual.

Viéndolo desde el punto de vista práctico, la vacunación antigripal no es eficiente en el sentido de que, comparado con otras vacunas y según nuestra respuesta inmunológica, no puede darnos cobertura vital o durante muchos años.

Población de riesgo de la gripe

Se considera actualmente que la población más susceptible a padecer graves complicaciones de la gripe son: los menores de 2 años, ancianos y personas con factores de riesgo como enfermedades cardiovasculares, respiratorias, metabólicas o inmunodeficiencias (2)

En España, la gripe ocasiona alrededor de 3000 defunciones anuales. La gripe se relaciona además con el absentismo laboral y el colapso de los servicios sanitarios durante los momentos de mayor incidencia (2) y también se relaciona con el aumento de fallecimientos en personas mayores de 65 años que, generalmente, presentan además comorbilidad: enfermedad cardiovascular, diabetes, EPOC (2,4)

¿A quiénes vacunamos? 

Este año, 2019, se vacunarán a bebés prematuros mayores de 6 meses y menores de 2 años. Entre los adultos se recomienda la vacunación a embarazadas, personas con patologías crónicas y/o debilitantes y personas con 65 años o más (9) así como el personal sanitario en contacto con esta población, estén ingresados en un hospital, residencia, etc., para limitar el contagio.

La efectividad de la vacuna en cuanto a respuesta inmunológica desciende considerablemente en los adultos mayores de 65 años. “La mortalidad asociada a la gripe se produce, sobre todo, por complicaciones bacterianas (principalmente neumocócicas) o por descompensaciones de una enfermedad de base “(9).

Actualmente se vacuna a los mayores de 65 años con la vacuna contra la gripe reforzada pues hay ensayos que han demostrado que genera mayor respuesta inmunitaria. En España, en muchas de sus comunidades, se aconseja la vacunación a partir de los 60 años (9).

Una revisión sistemática publicada por la Cochrane en 2018, en la cual se incluyeron 8 ensayos clínicos aleatorizados comparando con placebo, entre 1965 y el año 2000 tanto en poblaciones de EE.UU como de Europa, mostró un resultado poco prometedor.

Se consideró cualquier vacuna administrada de forma independiente, en cualquier dosis o cronograma de administración, comparada con placebo o con ninguna intervención en personas de 65 o más años de edad. ¿<

A qué conclusiones llegaron? A que la evidencia en cuanto a la protección aportada por la vacunación en cuanto a incidencia y complicaciones de la gripe era baja.

La conclusión de esta revisión es que “no proporciona una guía clara para la salud pública con respecto a la seguridad, eficacia o efectividad de las vacunas contra la influenza para personas de 65 años o más”.

Mi pregunta es: ¿es válida cualquier vacuna para cualquier edad y condición física? Según las vacunas disponibles hoy en día la respuesta sería no. Es importante estudiar los grupos etáreos y sus condiciones físicas, sus antecedentes personales, su respuesta inmunitaria y la incidencia de la enfermedad tras la vacunación.

Debemos recordar también que los ensayos clínicos se realizan en unas condiciones controladas y que eso raramente sucede en la vida real. Sin embargo, son de ayuda para darnos una idea de lo que funciona de lo que no.

Otra cuestión a tener en consideración es que no todas las personas con síntomas gripales tienen la gripe. La única forma de confirmar si se padece la gripe es un estudio de laboratorio.

Esos estudios no se realizan de forma habitual y, si se hacen, es en el hospital generalmente cuando quedamos ingresados y en consideración de los facultativos. Por lo tanto en la población ambulatoria no tendremos esa valoración.

Eso significa que podemos tener una infección vírica parecida a la gripe, con síntomas muy similares o iguales y tratarse de otro virus. La mayoría de estas infecciones son autolimitadas y no revierten gravedad en personas sanas.

Lo que tenemos claro a día de hoy es que las vacunas actuales contra la gripe y según la evidencia que hay también actualmente, no son efectivas ni eficientes pues no generan “memoria” inmunitaria a largo plazo (por eso hay que revacunarse todos los años) y dependen de los virus circulantes en cada temporada (cuanto más específica, mejor respuesta a los virus de mayor circulación, no frente a todos).

También es cierto que lo que se evalúe como objetivo final hará que podamos valorar una mayor o menor efectividad de la vacuna.

¿Qué sería lo deseable? Menos ingresos hospitalarios, menos descompensaciones de patologías de base, menos absentismo laboral, menos fallecimientos. Todo ello por tener un menor coste sanitario y, sobre todo para mi como médico, una mejor salud.

La recomendación actual en muchos países del mundo así como de la propia OMS es que se vacune al 75% de la población mayor de 65 años y/o enfermos/as crónicos.

Es imperativo que se siga investigando todo lo concerniente a la gripe: desde los mecanismos de propagación del virus hasta las respuestas inmunitarias de los/as afectados/as para obtener, algún día, alguna vacuna u otro medio efectivo para luchar contra este verdadero problema de salud pública que aún no controlamos en el siglo XXI.

Efectos secundarios de la vacuna contra la gripe

  1. Locales: son los más frecuentes como el eritema, la induración, el dolor localizado a la zona de punción. Duran generalmente un par de días.
  2. Sistémicas: dolor de cabeza, dolores musculares, fiebre, malestar.

La vacuna antigripal inactivada se considera segura en embarazadas.

Contraindicaciones de la vacunación contra la gripe

Soy alérgico/a al huevo: ¿me puedo vacunar contra la gripe? 

Se ha demostrado que las personas alérgicas al huevo pueden vacunarse tanto con la vacuna inactivada como las atenuadas y que es seguro (10).

Estoy embarazada: ¿Me puedo vacunar con cualquiera de las vacunas de la gripe?

NO. Sólo puede vacunarse a las embarazadas con la vacuna inactivada de la gripe.

¿Me puedo vacunar dándole el pecho a mi hijo?

La vacunación durante la lactancia no es una contraindicación. Hay que tener en cuenta en que si se ha recibido la vacuna durante el embarazo, los anticuerpos generados en la madre, se han pasado al bebé durante el embarazo y también se pasarán a la leche materna, por lo que la revacunación durante la lactancia no estaría indicada.

Si no se ha vacunado durante el embarazo y se tiene un elevado riesgo de padecer gripe, lo recomendable sería la vacunación (11).

Padezco una enfermedad que mantiene o deja mis defensas muy bajas: ¿me puedo vacunar? 

Generalmente, no se permite la vacuna atenuada en estos casos. Será decisión de/ de la médico que te atienda. Se prefiere la vacuna inactivada.

Estoy en una fase descompensada de mi enfermedad de base: ¿me puedo vacunar? 

No. Deberás esperar a que pasen los síntomas y una vez estabilizado/a podrás vacunarte si eres persona de riesgo.

Mi bebé tiene menos de 6 meses: ¿lo puedo poner la vacuna contra la gripe?

NO. La vacuna antigripal no puede administrarse en bebés menores a los 6 meses de edad. Por eso, se promulga la vacunación en la embarazada, para que a través de la placenta le lleguen los anticuerpos protectores al bebé.

Me vacuné contra la gripe y tuve un Síndrome de Guillén-Barré a las 4 semanas: ¿puedo volver a aplicarme la vacuna de la gripe? 

Si has tenido un Síndrome de Guillén-Barré hasta 6 semanas después de una dosis de la vacuna de la gripe, habrá que valorar los riesgos-beneficios de esa revacunación. Háblalo con tu médico/a y valorar juntos el tema.

Si tienes dudas acerca de si vacunarte o no, háblalo con tu médico/a y/o con el/la enfermero/a de tu centro de salud.

Prevención de la gripe

Las medidas preventivas son fundamentales a la hora de no coger la gripe y como medidas frente a cualquier contagio y disminuir la probabilidad del mismo (recuerda que no todos los virus producen la gripe como tal, sino síntomas “gripales”):

El lavado de manos

Es algo que todos/as podemos hacer y debemos aprender e inculcar a otros/as. Debería ser una medida enseñada y practicada en todos los domicilios, guarderías, los centros de salud, en las escuelas, en los hospitales, en los lugares de trabajo (los contagios de la gripe y otros virus también se dan en oficinas, bancos, tiendas, etc., etc.).

La evidencia actual indica que el lavado de manos puede ser útil para limitar la propagación de la gripe pero no es lo único a realizar (6,7)

¿Cuándo lavarse bien las manos? 

  • Antes de comer
  • Después de comer (sobre todo si lo hiciste con las manos)
  • Después de ir al baño (los síntomas de la gripe son muy parecidos a otras infecciones virales, algunas de ella pueden producir “gripe intestinal”) Ya que estamos, evitemos la propagación de otros virus.
  • Después de toser o estornudar
  • ¡Al toser o estornudar hay que taparse la boca y nariz! Sea con un pañuelo desechable (tíralo en la basura después), sea en el interior de tu codo (tendrás menos oportunidad de contagiar a alguien así y cámbiate de ropa en cuanto puedas) También puedes utilizar gel hidroalcohólico y llevarlo en tu bolso o mochila. Lo más probable es que tengas que hidratar tus manos pues el gel tiene tendencia a resecarlas.

Mascarillas

Es importante que la mascarilla sea de protección con una eficiencia de

filtración de al menos el 95 % para partículas de 0,3 micras de diámetro. Deben cubrir tanto nariz como boca. Estas son desechables (no es lo mejor para nuestro medio ambiente pero de momento es lo que hay) y deben tirarse después de su uso. Cuidado con los/as más pequeños/as de la casa, no los dejéis a su alcance.

Hacer ejercicio regularmente

Se sabe que el ejercicio aumenta la inmunidad por lo que debería realizarse sea cual sea la edad que tengamos.

Hace poco leí un artículo que me pareció interesante (8) acerca de la respuesta humoral y celular en atletas de élite vacunados con la vacuna tetravalente de la gripe.

La respuesta inmunitaria era el doble frente a los controles (personas vacunadas que no eran deportistas de élite) Lo que no aclara este ensayo (tampoco era el enfoque que querían darle) es si, al final, estos deportistas se contagiaban menos de la gripe. También sería interesante valorar si su respuesta inmunitaria perdura más en el tiempo…

¿Podría ser que el ejercicio físico potencie el efecto de las vacunas? Quizás no sea necesario ser un deportista de élite tampoco….. No tengo respuestas a eso todavía pero el ejercicio en sí te hace más saludable así que sigamos practicándolo.

Evita el contacto con personas afectadas

Lo siento pero nada de besos ni de abrazos. No deberías acercarte a menos de un metro. Si estás enfermo/a tampoco deberías visitar personas que puedan sufrir, potencialmente, eventos adversos graves por la gripe: personas mayores de 65 años, embarazadas (puede adelantar el parto), personas muy enfermas (EPOC severo, insuficiencia renal grave, diabéticos descompensados, cardiópatas, etc) y/o bebés menores de 1 año.

¿Qué hago si tengo gripe?

Lo mejor es quedarse en casa. La gripe es altamente contagiosa con un período de incubación muy corto (2 días) y produce síntomas debilitantes (como la fiebre). Cuanto más contenida esté, mejor.

A veces es inexorable y no puedes quedarte en casa, en ese caso, adopta las medidas de prevención indicadas más arriba. Ten en cuenta que deberás desinfectar las superficies que toques.

Recuerda: ¡LOS ANTIBIÓTICOS NO SIRVEN CONTRA LA GRIPE! Sólo tu médico/a podrá indicarte si necesitas antibióticos debido a una sobreinfección bacteriana. No tomes antibióticos por tu cuenta o porque “a mi amigo le funcionó”, eso no es válido frente a la gripe.

Bibliografía

  1. Documento de la OMS sobre Estrategia Mundial contra la Gripe 2019-2030 https://www.who.int/influenza/Global_Influenza_Strategy_2019_2030_Summary_Spanish.pdf?ua=1
  2. Aldaz Herce y cols. Vol. 24. Núm. S3. Protocolo- Vacunación en el adulto páginas 9-42 (Junio – Julio 2017)
  3. Anexo a la composición de la vacuna antigripal recomendada por la OMS para la temporada 2019-2020 en el hemisferio norte, marzo 2019.http://vgripe.isciii.es/PresentarNoticia.do?idNoticia=144&idtemp=20182019
  4. OMS. Gripe (estacional) 6 de noviembre de 2018 https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/influenza-(seasonal)
  5. Demicheli y cols. Vacunas para la prevención de la gripe en personas de edad avanzada. Cochrane Database of Systematic Reviews Version published: 01 February 2018
  6. Wong VW, Cowling BJ, Aiello AE. Hand hygiene and risk of influenza virus infections in thWong VW, Cowling BJ, Aiello AE. Hand hygiene and risk of influenza virus infections in theWong VW, Cowling BJ, Aiello AE. Hand hygiene and risk of influenza virus infections in the community: a systematic review and meta-analysis. Epidemiol Infect. 2014 May;142(5):922-32. doi: 10.1017/S095026881400003X.Epub 2014 Jan 24. Review. PubMed PMID: 24572643; PubMed Central PMCID: PMC4891197.
  7. Warren-Gash C, Fragaszy E, Hayward AC.Hand hygiene to reduce community transmission of influenza and acute respiratory tract infection: a systematic review. Influenza Other Respir Viruses.2013 Sep;7(5):738-49.doi: 10.1111/irv.12015.Epub 2012 Oct 8.Review.PubMed PMID: 23043518; PubMed Central PMCID: PMC5781206.
  8. Ledo A, Schub D, Ziller C, Enders M, Stenger T, Gärtner BC, Schmidt T, Meyer T, Sester M.Elite athletes on regular training show more pronounced induction of vaccine-specific T-cells and antibodies after tetravalent influenza vaccination than controls. Brain Behav Immun.2019 Sep 30;.doi: 10.1016/j.bbi.2019.09.024.[Epub ahead of print]PubMed PMID: 31580932.
  9. Amós García y cols (2018) Documento de actualización y reflexión sobre la vacunación antigripal en España.https://vacunasaep.org/sites/vacunasaep.org/files/gripe-documento-aev-aep-semergen-semg-sempsph-segg.pdf
  10. Greenhawt M, Turner PJ, Kelso JM. Administration of influenza vaccines to egg allergic recipients: A practice parameter update 2017. Ann Allergy Asthma Immunol. 2018 Jan;120(1):49-52. doi: 10.1016/j.anai.2017.10.020. PubMed PMID: 29273128.
  11. Anderson, P. Maternal Vaccination and Breastfeeding. Breastfeeding MedicineVol. 14, No. 4. Published Online:9 May 2019https://doi.org/10.1089/bfm.2019.0045
Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 1 Average: 5]

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí