Síndrome del Edificio Enfermo

El Síndrome del Edificio Enfermo guarda relación con una mala calidad de las condiciones ambientales del interior del edificio.

0
317

El Dr. Jesús Jurado-Palomo, Especialista en Alergología del Hospital General Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina, nos habla sobre el Síndrome del Edificio Enfermo.

síndrome edificio enfermo
Fuente:The digital artist

¿Qué es el Síndrome del Edificio Enfermo (Sick Building Syndrome) y qué sustancias lo ocasionan?

En 1982, la Organización Mundial de la Salud (OMS) intentó definir con cierta dificultad el Síndrome del Edificio Enfermo (del inglés: Sick Building Syndrome) junto con una gran disparidad de agentes que lo ocasionaban que guardaban relación con una mala calidad de las condiciones ambientales del interior del edificio (i), siendo destacable, entre otros, la presencia de hongos contaminantes y sus metabolitos (ii).

Dicho término hace referencia al “conjunto de enfermedades originadas o estimuladas por la contaminación del aire en espacios cerrados”, donde participan la mala ventilación, descompensación de temperaturas, partículas en suspensión, bioaerosoles, gases y vapores de origen químico.

¿Cómo afectan los compuestos químicos?

Otro de los posibles contaminantes lo constituyen los agentes químicos, de los que la OMS ha recomendado unos valores de referencia en cuanto a la calidad del aire (iii,iv), que se señalan en la TABLA I.

Analizando una revisión de 74 estudios publicados entre 1995 y 2010 sobre agentes químicos aerotransportados medidos dentro de domicilios de diferentes países de la Unión Europea (v), podríamos citar diferentes sustancias, tales como: aldehídos, radón, dióxido de carbono (CO2), monóxido de carbono (CO), nicotina, dióxido de nitrógeno (NO2), hidrocarburos policíclicos aromáticos y compuestos volátiles orgánicos, entre otros.

Aunque existe una disparidad de datos entre diferentes países, con mayor disponibilidad en los del norte de Europa frente a los del sur, el objetivo final era estimar el impacto sobre la salud de determinadas exposiciones químicas en el entorno del interior del domicilio.

tabla síndrome edificio enfermo
TABLA I: Valores de referencia de niveles de sustancias no cancerígenas en el aire según la OMS (vi,vii)

¿Interviene el dióxido de carbono como contaminante químico?

En cuanto al Dióxido de carbono (CO2), que la mayoría de autores no lo consideran como contaminante por ser de origen humano, es un indicador de la calidad del aire interior del domicilio para dar idea del adecuado funcionamiento de los sistemas de ventilación.

El ASHRAE 62-1989 de la American Society of Heating, Refrigerating and Air Conditioning Engineers, establece el límite en 1.000 ppm para satisfacer los criterios de confort (olor). Con la finalidad de reducir el consumo energético y la emisión de CO2 en hogares con uso frecuente de calefacción, se aboga por reducir la pérdida de calor por ventilación.

Así se reduce el impacto negativo en la salud y el bienestar de las personas (viii).

¿Existe un incremento de bacterias en viviendas hacinadas?

Otro contaminante lo constituyen las bacterias, microorganismos que pueden ocasionar patología infecciosa grave.

Un ejemplo de viviendas hacinadas se encuentra en el entorno urbano pobre de viviendas hacinadas en Hong Kong (ix) donde se estudió la calidad e higiene ambientales, a través de cuestionarios y diferentes mediciones.

Las bacterias predominantes fueron Micrococcus luteus y Staphylococcus spp., con buena correlación entre altos recuentos con tipo de condiciones poco higiénicas en cuanto a edificio, habitantes y mediciones ambientales (sustancias bacterianas como endotoxina y glucano, junto con análisis del polvo del suelo y la cama).

La contaminación exterior microbiana junto con el deterioro en las construcciones puede ser la principal fuente de contaminación en el interior de los domicilios, e incluso las viviendas denominadas “de clase buena o excelente” de recuentos bacterianos en cuanto a la calidad del aire del interior del domicilio no garantiza unos niveles bajos de endotoxina y glucano.

¿Cómo afecta el secado de la ropa dentro de casa en cuanto a los niveles de ácaros del polvo y esporas de hongos?

En el año 2012 se llevó a cabo un estudio consistente en el seguimiento de las implicaciones de la ropa tendida dentro de 100 hogares.

Así, la Unidad de Investigación de la Escuela de Arquitectura (Mackintosh School of Architecture) de Glasgow (Escocia) advirtió que en muchos hogares donde se secaba la ropa en el interior tenían un alto nivel de humedad, como consecuencia del secado de colada dentro (x).

Este grado de humedad se asoció con un incremento en la población de ácaros del polvo y de esporas de moho.

¿Cuál es el papel de las esporas de hongos, junto con los ácaros del polvo, en la alergia considerando el ambiente interior de los edificios?

En Japón existe un incremento en la patología respiratoria, especialmente el asma, entre la población más joven, aunque los factores que motivan este aumento están por estudiarse y comprenderse con más detalle.

Entre estos factores, emergen los alérgenos de interior, habiéndose llevado a cabo estudios entre niños de escuelas de primaria (xi).

En uno de ellos, Yoshino et al. mediante un cuestionario analizó la prevalencia de problemas de salud junto a las características del alojamiento.

Encontró una prevalencia del 49,9% de síntomas alérgicos (con un 33,3% para rinitis y un 12,5% para asma) señalando el papel de alérgenos tanto de exterior (pólenes) como de interior (ácaros del polvo).

Dicho estudio que pone de manifiesto la proporción de síntomas alérgicos en niños japoneses con su posible relación entre factores exógenos de alérgenos de interior y sus efectos nocivos sobre la salud.

Además de alergia, ¿qué otros problemas de salud ocasionan los hongos?

Se han descrito infecciones respiratorias graves por hongos de los géneros Aspergillus, Candida y Pheumocystis entre otros.

No hay que olvidar que junto a la patología alérgica, los hongos también pueden ocasionar otra patología infecciosa grave, especialmente en aquellos pacientes inmunodeprimidos (inmunodeficiencias primarias, SIDA, ciclos largos de glucocorticoides, aquellos que reciben tratamiento inmunosupresor por recibir un trasplante, etc) e incluso población geriátrica.

¿Dónde se encuentran las esporas fúngicas que pueden ocasionar alergia?

Dentro de casa, las esporas de hongos abundan en lugares donde es patente la existencia de humedad, como pueden ser: cuartos de baño con ventilación inadecuada, marcos de ventanas con condensación, sótanos o bodegas húmedas, papeles pintados y frisos sobre paredes húmedas, productos textiles con humedad, humidificadores y aparatos de aire acondicionado, junto con alimentos almacenados.

Fuera de casa, hay que tener en cuenta que las tormentas de aire con polvareda son capaces de reflotar las esporas fúngicas depositadas en suelos con hojas en descomposición.

Al ser capaces de descomponer, degradar y aprovechar la celulosa, el almidón y la materia orgánica, es frecuente su presencia en invernaderos, establos, graneros y silos de almacenamiento.

Diversas actividades como segar, cosechar, cortar el césped, ganaderos en establos, agricultores en graneros y molinos, y panaderos, pueden ocasionar síntomas respiratorios en pacientes alérgicos a esporas de hongos.

Bibliografía

i Stolwijk JAJ. Sick-building-syndrome. Environ Health Perspect. 1991. Vol. 95: 99-100.

ii Rao CY. Toxicogenic fungi in the indoor environment, p. 46.146.19. En: Spengler JD, Samet JM, Mc Carthy JF (ed.), Indoor air quality handbook. 2000. McGraw-Hill, Washington, D.C.

iii World Health Organization (WHO). Indoor air quality research. EURO Reports and Studies No 103, WHO Regional Office for Europe. Copenhagen 1986.

iv World Health Organization (WHO). Air Quality Guidelines for Europe. WHO Regional Publications, European Series No. 23, Copenhagen 1987.

v Karakitsios S, Asikainen A, Garden C, Semple S, De Brouwere K, Galea KS, et al. Integrated exposure for risk assessment in indoor environments based on a review of concentration data on airborne chemical pollutants in domestic environments in Europe. Indoor Built Environ. 2015: Vol. 24 (8); 1110-46.

vi World Health Organization (WHO). Indoor air quality research. EURO Reports and Studies No 103, WHO Regional Office for Europe. Copenhagen 1986.

vii World Health Organization (WHO). Air Quality Guidelines for Europe. WHO Regional Publications, European Series No. 23, Copenhagen 1987.

viii Keig P, Hyde T, McGill G A comparison of the estimated natural ventilation rates of four solid wall houses with the measured ventilation rates and the implications for low-energy retrofits. Indoor Built Environ. 2016:25(1): 169-179.

ix Lai KM, Lee KM, Yu W. Air and hygiene quality in crowded housing environments – a case study of subdivided units in Hong Kong. Indoor and Built Environment August 13, 2015 1420326X15600042

x Porteous CDA, Sharpe TR, Menon R, Shearer D, Musa H, Baker PH, et al. Domestic laundering: Environmental audit in Glasgow with emphasis on passive indoor drying and air quality. Indoor Built Environ. 2014:23(3);373-392.

xi Yoshino H, Ando N, Kensuke H, Hasegawa K, Abe K, Ikeda K, et al. Investigation of association between indoor environmental factors and child health problems in Japan – Design of survey and outcome from preliminary cross-sectional questionnaire. Indoor Built Environ. 2014: 23(8); 1151-1162.

Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 1 Average: 5]

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí