I Congreso Nacional de Resiliencia: la resiliencia se aprende

La resiliencia parece un concepto nuevo porque la palabra se oye desde hace muy poco pero realmente llevamos más de 20 años investigando sobre esa capacidad del ser humano para afrontar la adversidad y crecerse ante ella.

0
90

Hoy entrevistamos a la Dra. Rafaela Santos, Neuropsiquiatra y Presidente del Instituto Español de Resiliencia para que nos hable sobre el I Congreso Nacional de Resiliencia.

Índice de contenidos

¿Qué es la resiliencia?

La resiliencia parece un concepto nuevo porque la palabra se oye desde hace muy poco pero realmente llevamos más de 20 años investigando sobre esa capacidad del ser humano para afrontar la adversidad y crecerse ante ella.

Desde hace más de 20 años presido la Sociedad Española de Estrés Postraumático, Sociedad Científica inscrita en el Colegio de Médicos de Madrid.

En estos años, hemos atendido a personas que han sufrido un trauma importante, como puede ser un trauma de guerra, de violencia, de secuestros o cualquier otra adversidad que por su dureza puede comprometer la vida, y veíamos que la mayoría de esas personas necesitaban asistencia psicológica.

Sin embargo, un porcentaje pequeño, quizá un tercio de la población de los que sufren un trauma, de una manera espontánea y natural sabían superar la adversidad e incluso, después de afrontarla, crecían ante ella, había un cambio que les convertía en mejores personas; su esquema de valores había cambiado enfocándose en la ayuda a otros, se producía un cambio muy positivo en la personalidad, esto se ha llamado crecimiento postraumático.

A lo largo de estas dos décadas, hemos ido viendo que también era posible este crecimiento al afrontar adversidades, que llamamos resiliencia.

Todas las personas, a lo largo de la vida, sufriremos dos o tres situaciones potencialmente traumáticas como puede ser la muerte de seres queridos, de nuestros padres, de nuestros hijos, de amigos, también podemos sufrir alguna enfermedad o cualquier otra situación que suponga una crisis, como una ruptura, un despido de nuestro trabajo, etc.

La adversidad llega y nos golpea sin avisarnos, por lo que es necesario estar preparados. Por esta razón, vimos la necesidad de crear el Instituto Español de Resiliencia, con categoría propia para ayudar a las personas a ser más fuertes y no bloquearse ante los problemas de la vida.

La resiliencia se puede aprender

La resiliencia es una competencia transversal que podemos desarrollar a cualquier edad, y por eso nuestra formación se enfoca a distintas organizaciones como colegios, empresas, y trabajos con personas que sufren diagnósticos difíciles de salud y cualquiera que desee desarrollar una personalidad resiliente.

Trabajamos la resiliencia con los niños porque estamos creando una sociedad muy vulnerable, los más pequeños no han sufrido adversidades porque los sobreprotegemos. Queremos que no sufran y los padres se adelantan de tal manera que cuando salen de su entorno y dejan de ser el “rey de la casa” para ser “uno más”, no saben tolerar la frustración y sufren desproporcionadamente.

Cuando la adversidad llega tenemos dos opciones, o bien decir “qué mala suerte”, “¿por qué me ha tocado a mí?”, quedando abatido ante esa circunstancia; o aceptar la realidad creciéndose y decir “¿por qué no?”. Es necesario cambiar el “¿por qué a mí?” por una búsqueda de crecimiento, de encontrarle sentido, del “¿para qué me puede servir todo esto?”.

Las personas que son vulnerables se enfocan mirando hacia atrás pensando en lo que han perdido, por ejemplo “¡qué mala suerte, con la vida que yo tenía!, antes yo podía jugar al fútbol, salir, bailar y ahora me encuentro en una silla de ruedas”.

En cambio, las personas resilientes no se enfocan en lo que han perdido sino en lo que les queda, se dicen “¿cómo puedo construir la vida para seguir siendo feliz?”.

Un ejemplo de resiliencia

A mí me gusta enseñar la resiliencia con modelos, porque el cerebro aprende mucho más por modelado, por lo que ve, que por palabras y argumentos.

Como cuento en mi libro “Levantarse y Luchar”, entrevisto a una persona que tuvo un accidente de tráfico y quedó tetrapléjico. Está en silla de ruedas, sin poder moverse, y después de estar a punto de morirse, pensó: “¡Qué suerte tengo! He perdido el 90 por ciento de mis capacidades pero me queda un 10 por ciento, que es lo más valioso de mi cuerpo, mi cabeza, y como soy médico puedo seguir curando a otras personas”.

Estaba haciendo la especialidad de cirugía y pensó “evidentemente no puedo ser cirujano, pero aunque se haya roto el sueño de mi vida, puedo ser psiquiatra”. Actualmente es una persona reconocida que ayuda a mucha gente y es feliz.

La persona resiliente no se queda atrapada en la adversidad, sino que se propone el reto de seguir creciendo, siendo productiva y feliz.

Es difícil no conmoverse ante lo que me cuentas….

Por eso yo pienso que la resiliencia no es una moda sino que es una necesidad que tenemos para poder superar los miedos y afrontar cualquier dificultad de la vida.

Las adversidades van a ser de distinta dimensión para cada persona, no dependen tanto de la gravedad sino de la actitud que tenemos ante ellas.

Nuestro cerebro es capaz de adaptarse a cualquier dificultad para superarla, esto se llama neuroplasticidad cerebral. Es capaz de crear redes neuronales nuevas, algo así como tener un “sistema inmunitario anímico” y conseguir, como decía Nietzsche, “todo lo que no me mata, me hace más fuerte”.

I Congreso Nacional de Resiliencia y V Edición Premio Resiliencia

El Instituto Español de Resiliencia (IER) convoca la V Edición Premio Resiliencia, en el marco del I Congreso Nacional de Resiliencia, el 14 de noviembre de 2019 a las 17:30h en la sede de la Fundación Areces (Calle Vitruvio, 5, 28006 Madrid).

Desde hace cinco años, el Instituto Español de Resiliencia hace entrega de este Premio con el objetivo de otorgar un reconocimiento a aquellas personas que son modelo de Resiliencia por su comportamiento, espíritu de lucha, sacrificio y perseverancia junto a la capacidad de superación para sobreponerse ante la adversidad y ser mejores personas.

En su I Edición, el Premio se concedió al tenista Rafael Nadal, en la II Edición recayó en Javier Fernández, campeón del mundo de patinaje artístico sobre hielo; en la III Edición se premió al colectivo de Deportistas Paralímpicos; y la IV Edición se amplió a cinco categorías: Salud, Sociedad, Deporte, Empresa y Educación, ya que consideramos que la Resiliencia es una competencia transversal en todos los ámbitos de la sociedad.

Este año, en la V Edición, incorporamos la categoría de Resiliencia y Comunicación, ya que el IER está comprometido con la búsqueda de la verdad y pretende reconocer, a través de este Premio, el valor de la Resiliencia que es necesario para ser fuertes en el ejercicio profesional ante la manipulación o presiones a las que cualquier comunicador está expuesto.

Mejorar la sociedad es tarea de todos y puedes sumarte promoviendo modelos de resiliencia. #SeBuscanResilientes #NuncaTeRindas #PremioResiliencia

Este es el I Congreso Nacional de Resiliencia que se celebrará el 14 y 15 de noviembre de 2019 en la sede de la Fundación Areces, en la Calle Vitruvio, 5 (Madrid), su asistencia es gratuita.

El día 14 contaremos con distintas mesas de expertos sobre: Resiliencia y Empresa, Resiliencia y Neurociencia, Resiliencia y Deporte, y Resiliencia y Comunicación. Con ellas pretendemos divulgar las bases de la Neurociencia aplicada al desarrollo de la resiliencia en distintos ámbitos, y presentaremos la Certificación como Experto en Resiliencia para todas aquellas personas que quieran adquirir los conocimientos necesarios para poder aplicarlos en organizaciones y personas .

El Premio Resiliencia será presentado por Paloma Ferre, presentadora de “Madrileños por el mundo” de Telemadrid.

Galardonados del V Edición Premio Resiliencia

Los galardonados en esta V Edición, considerados por los miembros del Jurado como ejemplos de resiliencia, han sido: Miriam Fernández (Resiliencia y Salud), Colectivo Hospital Parapléjicos Toledo (Resiliencia y Sociedad), Vicente del Bosque (Resiliencia y Deporte), Fernando Riaño (Resiliencia y Empresa), Emilio Calatayud (Resiliencia y Educación), y Javier Espinosa y Mónica Gª Prieto (Resiliencia y Comunicación).

Todos ellos son modelos de Resiliencia:

  • Miriam Fernández ganó el concurso de La Voz, nació con parálisis cerebral. Tiene toda una vida de resiliencia desde muy pequeña. Espero que nos cante, tiene una manera de ser y una voz muy positiva. Es muy impresionante.

  • El Colectivo Hospital Parapléjicos Toledo, porque entre todos consiguen darle ese empoderamiento a las personas que han sufrido para que ellos mismos se levanten.

  • Vicente del Bosque es un claro ejemplo de esfuerzo, sacrificio, talento, disciplina y solidaridad. Reconoce que “ser generoso es una de las cualidades fundamentales que tiene que tener un deportista, especialmente en el juego en equipo, de conjunto, ya que la generosidad, tanto en la vida como en el deporte, siempre es rentable”.

  • Fernando Riaño, ha llegado a lo más alto de su trayectoria profesional. Él es ciego y actualmente tiene muchas responsabilidades en la Once. Ha trabajado en muchas empresas antes de llegar ahí. Es un ejemplo impresionante de como una discapacidad importante se puede superar.

  • Emilio Calatayud, juez de menores de Granada, por sentencias ejemplarizantes, que en vez de mandar recluir y quitar de libertad a los menores, los hace ver cómo puede ser un camino de rehabilitación mucho más positivo. Ha enseñado a tantos padres de familia y a educadores que los menores delictivos pueden recuperarse.

  • Javier Espinosa y Mónica García Prieto reporteros de guerra, han participado en muchas guerras siendo muy valientes y aportando ayuda humanitaria. A pesar de que Javier fue secuestrado en Siria, volvió a la zona de conflicto.

Material de apoyo sobre resiliencia

También quería comentar que tenemos algunos libros de apoyo para aprender resiliencia. Uno de ellos, ¡Tú también puedes!, es digital e interactivo.

Próximamente presentaremos “Creer para crecer”, ya que hay que tener fe en uno mismo y buscar puntos de apoyo. Cuanto más grande es el punto de apoyo, más puedo crecer.

Yo también he escrito dos libros “Levantarse y luchar” y “Mis raíces. Familia, motor de Resiliencia”, aplican el concepto de resiliencia, partiendo de casos de personas que han mostrado una especial capacidad para superar situaciones críticas, además el lector recibirá una serie de herramientas prácticas para aplicar en su vida personal y profesional.

¿Qué mensaje quieres dejar para las personas que nos siguen?

Cuando uno pasa por una adversidad y la supera, siempre crece. Debemos pensar “si he podido superar esta situación, podré con otras parecidas, o incluso mayor”. Sin embargo, cuando una persona todavía no ha sufrido, tiene muchas veces miedo y esta es la emoción que más bloquea, piensa: “ojalá no me pase tal cosa”, entonces vive con limitaciones.

Por este motivo desde el IER consideramos importante que aquellas personas que han sufrido puedan enseñarnos. La resiliencia siempre se puede aprender y capacitarnos para afrontar las dificultades de la vida.

Más información: http://resiliencia-ier.es/

Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí