Métodos anticonceptivos: Métodos naturales. Primera parte

0
380
Ma. Jesús Martín, sexóloga, métodos naturales
Ver vídeo de la entrevista
La sexóloga del Centro Médico Ssyna, María Jesús Martín, nos habla sobre los diferentes métodos anticonceptivos. En esta parte conoceremos algunos métodos naturales.

Antes de hablar de los métodos naturales, hago una pequeña mención de los métodos quirúrgicos como son la vasectomía y la ligadura de trompas que son radicales aunque, en algunas circunstancias, se han revertido.


En cuanto a los métodos anticonceptivos naturales, son aquellos en los que dejamos a nuestro organismo libre, sin ningún tipo de barrera ni hormona. Tomamos una serie de precauciones cuando vamos a tener una relación sexual.


Entre los métodos naturales podemos encontrar el Método Ogino. Aquí tenemos en cuenta el día de nuestra ovulación, hacia el día 14, en un ciclo de 28 días. En este caso se consideran días con riesgo de embarazo los 4 a 6 días antes y los 4 a 6 días después.



Imaginamos a una mujer que desde el primer día de la menstruación hasta que se inicia el primer día de  la siguiente regla han transcurrido 28 días. Esto no es matemático, en algunas personas son más días y en otras menos.



Aunque haya mujeres muy regulares, siempre hay cosas que nos alteran: hemos tomado alguna medicación porque hemos estado malas o hemos tenido emociones más fuertes que las habituales (buenas o malas).



Si el Método Ogino se basara en una regla matemática regular de 28 días, a lo mejor tendría su eficacia, pero no es así. Hay lugar a mucho error en éste método.  



Otro método natural que hay es el de la temperatura basal. Actualmente hay aparatitos que la miden. Se basa en recoger la temperatura todos los días. Antes de levantarte por la mañana, colocas un termómetro en boca o incluso en vagina y vas anotando esa temperatura.



El riesgo de embarazo es cuando va a ser la menstruación, aumenta la temperatura de forma notoria (pico) cuando se produce la ovulación. El problema es que se conoce la temperatura a posteriori, cuando ya se ha producido la ovulación y por lo tanto es inexacto. Si tenemos una relación antes de ese pico, nos puede dar lugar a un embarazo.



En lo que sí nos da seguridad es que una vez que se ha producido el pico, es decir, que ya hemos ovulado, ya han pasado unas 48 horas de esa ovulación, sí que podemos tener una relación sin riesgo de embarazo.



Ambos métodos fallan mucho pero yo no los desaconsejaría en algún tipo de parejas. Por ejemplo en aquellas que llevan mucho tiempo juntos, que conocen muy bien sus tiempos hormonales, que tampoco hay problema si viene un tercer hijo.



El tercer método que voy a mencionar es el Método Billings o del moco cervical. Consiste en autoanalizar el flujo vaginal de la mujer. El flujo cambia de aspecto antes de la ovulación y durante la fase ovulatoria, cuando te puedes quedar embarazada.
Antes de la ovulación el flujo es mucoso, blanquecino, si le pones entre los dedos se rompe, no es elástico. Este tipo de flujo indica que en este momento no habría peligro. Sin embargo, a lo mejor hoy no hay peligro, pero tenemos una relación, el esperma del hombre aguanta subiendo sus 36-48 horas y justo en ese momento se produce la ovulación y hay embarazo.
Durante la fase ovulatoria el flujo se va haciendo muy elástico y muy transparente

Lo importante de éstos métodos es saber como son las cosas y que cada uno vaya escogiendo sus herramientas.

Artículos relacionados:

¿Qué es la sexualidad?

Reflexiones sobre la educación en sexualidad

Entrevista realizada por Lic. Rosalie Orens

Agradecemos la colaboración de:
Ma. Jesús Martín,  Psicóloga clínica y Sexóloga
Ma. Jesús Martín
Enfermera, Psicóloga clínica y Sexóloga
Talavera de la Reina

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.