El verano con mi bebé recién nacido

Principales consejos y dudas que te surgen en el primer verano con tu bebé recién nacido de la mano de nuestro experto, Pedro Camacho.

0
37

El enfermero de Neonatología, Máster en Nutrición Pediátrica y Perinatal, Osteópata Craneosacral, Terapeuta del Método Rubio para el tratamiento del cólico del lactante y Fundador de Mi Recién Nacido, Pedro Camacho, nos ofrece recomendaciones sobre el cuidado de nuestro bebé recién nacido en verano.

Mi bebé recién nacido y el verano

¿Cuándo puedo bañar a mi bebé?

Estamos deseando que llegue el verano para estar de vacaciones con nuestro bebé y disfrutar del mar o la piscina con ellos.

Somos testigos durante todos los veranos de papás que acercan al bebé al agua, lo mojan con la mano o juegan con sus pies en el agua. Me encanta esa estampa familiar y llena de felicidad.

Ahora bien, siempre es conveniente que no suceda a las denominadas “horas punta ” de más calor o sol.

Protección solar

Debéis saber que durante los primeros seis meses de edad los bebés son muy vulnerables a la exposición directa al sol y no es aconsejable usar cremas solares protectoras, sino utilizar barreras físicas (camiseta, sombrilla, gorro).

Por tanto, la mejor recomendación sería mantener al bebé a la sombra y no exponerlo directamente a los rayos del sol y disfrutar de esos momentos familiares a últimas horas del día en las que las radiaciones solares son mucho más bajas.

Publicidad

Mi recién nacido “La guía definitiva y más completa de ayuda a padres ante el nacimiento del bebé”. Una guía esencial con consejos prácticos, imparciales, libres de influencias y respetuosos con cualquier creencia, tendencia o pensamiento sobre el cuidado y manejo del bebé que te ayudarán a resolver la mayoría de tus dudas.

 

banner mi recien nacido

El primer baño del bebé, ya sea en la piscina o en el mar, se recomienda que sea a partir de los 6 meses de edad porque la piel del recién nacido es muy sensible al salitre o el cloro.

Si lo bañamos o sumergimos, el agua puede causar irritaciones en la piel o provocar infecciones en los ojos y en los oídos del bebé.

Por lo tanto, en los primeros meses mucha precaución con el sol y los baños.

Quedan muchos años por delante y numerosas ocasiones en las que poder disfrutar de nuestro recién nacido.

Paciencia y a disfrutar del momento.

Vigilancia continua ante el baño del niño

Ahora bien, inmersos como estamos en pleno verano, siento la necesidad de mencionar a esos bebés más grandes o niños más pequeños, que por imprudencias, descuidos, confianzas en otras personas, accidentes, etc, nos enteramos de que se ha ahogado en una piscina, río o playa.

Leemos mucho sobre la seguridad en el agua y consejos para que los padres presten atención a sus hijos y no se distraigan. Lo recuerdan todos los principios de verano en la televisión, redes sociales, prensa, etc, lo cual es muy importante, pero siempre por fatalidad ocurren estás desgracias y como decía el anuncio TE PUEDE TOCAR A TI.

Al grano

  • VIGILANCIA CONTINUA.
    Aplica la norma 10/20: Mira a la piscina mínimo cada 10 segundos y comprueba que puedes llegar hasta donde está el menor con el brazo en menos de 20 segundos.

  • No confiar en que otras personas cuiden a mis hijos en la piscina. La mamá o el papá, y nadie más. Si están en la piscina de la casa del familiar, tío, abuela o vecino, tienen que usar un chaleco salvavidas,(los churros, flotadores, manguitos, y demás artículos infantiles para flotar en el agua no deben usarse ni confiar en ellos como elemento seguro para los niños). Ocurren desgracias en los que se confió en otra persona, aunque sea el ser más querido y no quiero que sean responsables si le pasara algo a uno de mis hijos a su cargo.

  • VIGILANCIA CONTINUA.

  • En las piscinas de plástico pequeñas de casa con un palmo de agua, también se ahoga un bebé grande.

  • VIGILANCIA CONTINUA.

  • Enseñar a nadar en clases de natación lo antes posible.

Ah ¡¡¡ se me olvidaba, VIGILANCIA CONTINUA es VIGILANCIA CONTINUA, no es enredar con el móvil o hablar con alguien mientras el niño se baña. El móvil se mira después y se puede hablar sin dejar de mirar al bañista.

Protección antimosquitos

El verano implica, además de los cuidados a tener en cuenta sobre el baño y la protección solar de los más pequeños de la casa, sumarle la protección frente a las picaduras de los insectos propios del verano.

El DEET (N,N-Dietil-meta-toluamida) es un repelente ampliamente utilizado en la población mundial y es probablemente el más eficaz protegiendo contra la mayoría de los artrópodos, como mosquitos, garrapatas, pulgas y moscas.

Se comercializa con diferentes concentraciones, aunque los productos para niños deben tener entre 10 y 30% de DEET.

Está disponible en loción, crema y spray. Se puede rociar también la ropa.

La mayoría de los repelentes se pueden utilizar en niños pero no se recomienda utilizar DEET en menores de 2 meses y se evitará en lo posible en niños menores de 2 años priorizando como recomienda la AEP el uso de mosquiteras para los bebés a la hora de dormir y redes protectoras en los carritos. (Las mosquiteras se pueden tratar con insecticidas que matan a los mosquitos).

La AEP también recomienda la utilización de ropa de algodón y de colores claros de manga larga camisetas, pantalón largo, zapatos cerrados y con calcetín sobre todo a la hora de la caída de la tarde. También se puede rociar la ropa con insecticidas que lleven permetrina.

Cuidado con lo que NO funciona

Tampoco funciona, según la AEP, tomar determinados alimentos (ajo, vitaminas…) o remedios a base de hierbas ni los dispositivos electrónicos que emiten sonidos agudos y las pulseras impregnadas de repelentes. No han demostrado ser efectivos, y no recomiendan su uso.

Existen repelentes naturales elaborados a partir de aceites esenciales como la citronela, que es uno de los más utilizados, son menos efectivos y hay que reaplicarlos con mayor frecuencia y no funcionan frente a parásitos como la garrapata, pero pueden usarse a partir de dos meses.

Se puede utilizar un protector solar y un repelente de insectos a la vez, pero hay que utilizar primero el protector solar y a continuación el repelente, ya que el protector solar puede tener sustancias que atraigan a determinados insectos.

¿Puedo dar agua a mi bebé?

Al estar en época de calor continua ésta es una pregunta que escucho a menudo en la consulta, y la respuesta es “si”, pero….. lo cierto es que las necesidades hídricas diarias de un bebé menor de 6 meses están perfectamente cubiertas si se alimenta suficientemente con pecho y/o biberón.

Teniendo esto en cuenta, también es cierto que si el bebé llora o está inquieto puedes probar a ofrecerle agua (de mineralización débil) entre las tomas (con cucharilla, con bi- berón, etc.).

Es decir, no lo necesita, pero puedes dárselo si lo consideras oportuno. (No abuses de la cantidad, con un poquito basta).

¿Y por qué los padres piensan que su bebé puede necesitar agua en verano? 

“Para evitar que se deshidrate”, suele ser la respuesta más habitual.

Pese a todo, un lactante que come normalmente -ya sea biberón o pecho- y que está activo, que moja todos los pañales, que saliva abundantemente, y cuyas cacas no son duras ni resecas, es un bebé que está bien hidratado.

Por lo tanto, si no observamos ningún signo de deshidratación, sería suficiente con darle únicamente sus tomas de leche habituales.

En cualquier caso, siempre le podéis ofrecer un poco de agua: si el bebé tiene sed y quiere beber, beberá. Si no tiene sed, seguramente la rechazará.

En ocasiones los bebés lloran por calor o por sed, y un poco de agua suele calmarles.

Si estáis en unos días de mucho calor…..aumentar las tomas de pecho o biberón, ofrecer más o menos cada 2 horas y el bebé tomará lo que necesite.

Más información sobre el verano y mi recién nacido

Más información sobre cuidados del bebé y mucho más…… lo podréis encontrar en el libro: Mi recién nacido “La guía definitiva y más completa de ayuda a padres ante el nacimiento del bebé”. Una guía esencial con consejos prácticos, imparciales, libres de influencias y respetuosos con cualquier creencia, tendencia o pensamiento sobre el cuidado y manejo del bebé que te ayudarán a resolver la mayoría de tus dudas.

Puedes ver lo que dicen otros papás que han leído el libro.

Tienes a tu disposición consultas online creadas especialmente para la ayuda y resolución de problemas de la mamá y el bebé en los primeros días y meses de vida.

Pedro Camacho

Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]
Artículo anteriorNiños aburridos
Artículo siguienteCiática y acupuntura
Pedro Camacho
Enfermero de Neonatología en el Hospital General Nuestra del Prado. Osteópata Craneosacral. Máster en nutrición pediátrica y perinatal. Terapeuta del Método Rubio para el tratamiento del Cólico del Lactante. Asesor de padres primerizos.  Autor del libro: Mi recién nacido: La guía definitiva y más completa de ayuda a padres ante el nacimiento del bebé. Clínica Marazuela: Av. Extremadura, 5- Talavera de la Reina. Citas: Móvil: 625 455 791 o info@colicolactantetalavera.es http://colicolactantetalavera.es/

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí