¿Qué cosas son “normales” en el recién nacido?

Hoy, nuestro experto, Pedro Camacho, nos habla de las manchas de nacimiento, del eritema toxico del lactante, pie zambo, fontanelas, leche de brujas, estrabismo funcional, reflejo de Moro, perlas de Epstein y de cristales de urato.

0
61
Estrabismo funcional recién nacido
Estrabismo funcional – Fuente: Mi recién nacido

¿Qué le pasa a mi bebé?

El enfermero de Neonatología, Máster en Nutrición Pediátrica y Perinatal, Osteópata Craneosacral, Terapeuta del Método Rubio para el tratamiento del cólico del lactante y Fundador de Mi Recién Nacido, Pedro Camacho, nos habla sobre qué cosas son “normales” en el recién nacido .

Hablamos de las manchas de nacimiento, del eritema toxico del lactante, pie zambo, fontanelas, leche de brujas, estrabismo funcional, reflejo de Moro, perlas de Epstein y de cristales de urato.

¿Qué cosas son “normales” en el recién nacido?

Cuando llegas a casa con tu recién nacido es frecuente que te surjan, los primeros días, numerosas dudas sobre la normalidad de ciertas características del bebé, así como sobre algunas necesidades de cuidados.

Es muy útil para los padres conocer algunas de las características normales y comunes en la mayoría de los recién nacidos.

Pedro Camacho trata de ayudarte a reconocer algunas de las cosas más frecuentes y normales (es decir, cosas que no son preocupantes) que apreciamos al explorar a un recién nacido.

Publicidad

Mi recién nacido “La guía definitiva y más completa de ayuda a padres ante el nacimiento del bebé”. Una guía esencial con consejos prácticos, imparciales, libres de influencias y respetuosos con cualquier creencia, tendencia o pensamiento sobre el cuidado y manejo del bebé que te ayudarán a resolver la mayoría de tus dudas.

banner mi recien nacido

Marcas de nacimiento

Es relativamente frecuente observar unas manchas azuladas en la piel (más frecuentemente situadas en la parte baja de la espalda, en las nalgas, o en la parte superior de los muslos) llamadas Manchas de Baltz o Mancha mongólica.

A pesar de lo aparatoso de su nombre, no revisten importancia. Se trata de zonas bajo la piel -a nivel profundo- que tienen mayor número de vasos sanguíneos de lo normal.

Cuando los vasos sanguíneos están a un nivel más superficial, las manchas que aparecen son de color más rojizo: estos son los angiomas, comúnmente llamados “Rosas de nacimiento”.

Los dos tipos de manchas suelen reducirse (en tamaño e intensidad) a partir de los 6 u 8 meses, y suelen desaparecer por completo antes de cumplir los 2 o 3 años. No son preocupantes.

Tampoco es un problema la aparición o existencia de los llamados Angiomas Planos: zonas de piel -sin relieve- con una coloración más enrojecida de lo normal (si los comparamos con la piel normal) y que suelen aparecer en los párpados, en la frente, alrededor de la nariz y/o en la nuca.

Son probablemente las “marcas de nacimiento” más frecuentes en bebés, y también suelen desaparecer por completo antes de los 2 o 3 años. Su aparición tampoco supone un problema.

Eritema Toxico del lactante

También es algo normal y relativamente frecuente observar, durante los primeros 10 días de vida, unos granitos -parecidos a picaduras de insectos- por todo el cuerpo (o en zonas concretas).

Dichos granitos pueden surgir y desaparecer precozmente, así como cambiar de zona del cuerpo. Se conoce con el nombre de Eritema Toxico del lactante (o exantema toxoalérgico) y no suponen ninguna incomodidad para el bebé.

Pie Zambo

También podemos encontrarnos con que alguno de los pies (o los dos) aparece como “retorcido” (con los dedos rotados, dirigidos hacia dentro).

En este caso es importante que sea un pediatra (o un traumatólogo) quien valore dicho pie para descartar un problema grave que se llama Pie Zambo Congénito (y que necesitará tratamiento).

Tendrá que diferenciarlo de otra deformación parecida pero que se corregirá sola (porque suele deberse a una posición intrauterina concreta del bebé) y que se llama Pie Zambo Reducible (recibe ese nombre porque se puede reducir –recolocar en su posición normal- haciendo una pequeña tracción del pie).

Fontanelas

Si exploramos (palpamos) la cabeza del bebé, nos encontraremos con partes del cráneo que se notan duras (el hueso parece consistente) y otras zonas que se notan relativamente blandas (como si aún no se hubieran cubierto de hueso).

Dichas zonas aún no osificadas se llaman Fontanelas, y suelen cerrarse (endurecerse) espontáneamente entre los 6 y los 18 meses de edad.

Estornudos y mocos

Tras el nacimiento es relativamente común que el bebé tenga mocos y que estornude con frecuencia. Aunque es posible que esté acatarrado, lo más frecuente es que sea algo normal (no infeccioso).

Inflamación de las mamas

También puede aparecer una inflamación (pequeños bultos) en la zona de las mamas, tanto en niños como en niñas. Su causa es hormonal, y no se deben tocar ni masajear.

En ocasiones, estas glándulas mamarias pueden segregar unas gotitas de leche (la llamada “leche de brujas”) que puede durar hasta dos semanas (incluso cuando la hinchazón ya ha desaparecido).

Estrabismo funcional

Algunos bebés recién nacidos tienen un estrabismo funcional, es decir, que mueven de manera independiente cada ojo durante las primeras semanas de vida.

Se suele corregir por sí sólo transcurridos 3 o 4 meses.

Su visión va madurando progresivamente, y al principio no pueden enfocar adecuadamente más allá de 30 cm.

Durante el primer mes de vida aprenden a enfocar la mirada cada vez mejor, y es en el segundo mes cuando empiezan a fijar la mirada en objetos (y pueden seguirlos horizontalmente), y es también entonces cuando aparece la sonrisa social (el bebé sonríe intencionadamente a los adultos para interactuar con ellos).

Reflejo de Moro

Durante el primer mes de vida es normal que sus puños están predominantemente cerrados, y que se asusten frecuentemente abriendo y cerrando los brazos (al caer hacia atrás, sus brazos tienden a cerrarse, como si dieran un abrazo). Es el llamado reflejo de Moro (reflejo de sobresalto o reflejo de abrazo). Desaparece a los 3 o 4 meses de edad.

Perlas de Epstein

En un alto porcentaje de recién nacidos es frecuente encontrarnos con unas pequeños “bultitos” de color blanco o amarillento que aparecen en su boca (en la zona del paladar y en las encías).

Estos pequeños quistes pueden confundirse con un diente de leche emergiendo, pero realmente son quistes llenos de proteína, inofensivos e indoloros, y que desaparecen por sí solos. Son las llamadas perlas de Epstein.

Cristales de urato

Es relativamente habitual en los primeros días tras el nacimiento encontrar una mancha anaranjada-rosada en el pañal (que podría hacernos pensar en la presencia de sangre en la orina, pero que no debe alarmarnos puesto que se suele deber a que la orina está más concentrada de lo habitual). Se llaman cristales de urato.

Si el bebé moja al menos cuatro pañales al día, no hay que preocuparse por esa mancha puntual.

Como has podido leer, los bebés tienen muchas cosas curiosas en sus primeros días de vida, pero no por eso dejan de ser normales.

Tu bebé está poniendo en funcionamiento su cuerpo para enfrentar la vida fuera del útero materno, de modo que algunas cosas pueden parecerte llamativas.

Y existen más ¡¡¡¡ pero ya lo veremos en próximos artículos.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.