Cáncer de laringe y calidad de vida

El primer síntoma de un cáncer de laringe es una disfonía, nunca debe dejarse sin atender una disfonía o una ronquera durante más de tres semanas en una persona mayor de 40 años, sobre todo si tiene factores de riesgo como el uso continuado del tabaco o haber tenido previamente alguna otra lesión laríngea.

0
1298

Hoy te traemos este artículo muy completo sobre el cáncer de laringe, contamos con la colaboración del ORL Dr. Antonio Martínez Lapeña, la Foniatra Dra. María Bielsa y la Asociación de Laringectomizados Altare San Blas.

¿Que es el cáncer de laringe?

El Otorrinolaringólogo, Dr. Antonio Martínez Lapeña, nos explica qué es el cáncer de laringe, cómo se puede prevenir y qué tratamientos se aplican para su eliminación.

El Cáncer de laringe, como en general cualquier otro tipo de cáncer, consiste en un crecimiento descontrolado y anómalo de células en un órgano o tejido.

Estas células no desarrollan su función normal y han perdido la capacidad de regular su ciclo vital. Se dividen rápidamente y adoptan además la capacidad de infiltrar otros tejidos adyacentes o migrar a otras partes del cuerpo y afectar otros órganos, dando lo que llamamos metástasis.

El cáncer afecta a nuestro organismo dañando las funciones del órgano en el que asienta, en el caso de la laringe, afectando a nuestra voz y bloqueando la vía aérea, es decir el espacio que tenemos para respirar.

¿Cuales son los síntomas?

El síntoma principal y que aparece inicialmente es la disfonía, o alteración de la voz normal. La mayoría de las disfonías (“ronqueras”) se deben a una inflamación temporal de nuestras cuerdas vocales asociada a un catarro, o una laringitis, de origen normalmente viral y que mejora en pocos días.

 

Cuando esta disfonía dura más de 2-3 semanas, es necesario visitar a un otorrinolaringólogo para descartar otras causas menos frecuentes, pero que pueden ser más preocupantes, especialmente si la ronquera es progresiva y el paciente es fumador.

Dado que la vía aérea se encuentra íntimamente relacionada con la vía digestiva en su parte más alta (como 2 tuberías paralelas que comparten un inicio común), algunos tumores de laringe, especialmente cuando están ya algo avanzados, pueden producir también alteraciones en la deglución, también llamada disfagia.

Por último, y aunque esto es más común en tumores de faringe, otra manifestación del cáncer de laringe puede ser una masa/bulto en la zona anterolateral del cuello (adenopatía), ya que los ganglios linfáticos del cuello son el primer punto donde metastatizan los tumores de esta zona.

¿A quienes afecta?  

La mayoría de pacientes con cáncer de laringe son fumadores de muchos años. También se ha demostrado que el alcohol es un importante factor de riesgo, creciendo las posibilidades exponencialmente cuando se combinan estos 2 hábitos en el mismo paciente.

 

El rango de edad en el que aparece es bastante disperso encontrándose la mayoría de pacientes entre los 50 y 80 años.

Tradicionalmente el cáncer de laringe ha sido siempre más frecuente en hombres, debido a la mayor prevalencia de hábito tabáquico en este género. Recientemente las diferencias en número de caso diagnosticados entre hombres y mujeres han disminuido ya que hoy en día encontramos muchas más mujeres fumadoras.

Aunque está fuertemente demostrada la asociación tabaco-cáncer de laringe, esta enfermedad también puede aparecer en personas no fumadoras. Existen estudios que han hallado asociación en estos casos con una infección previa por el virus del papiloma humano (VPH 16).

¿Se puede prevenir?

La principal medida de prevención del cáncer de laringe es el abandono del tabaco. En pocos cánceres existe una asociación tan directa entre la enfermedad y un factor de riesgo.

En el cáncer de laringe no existe ningún programa de “screeining” o cribado universal como la mamografía para el cáncer de mama o la citología para el de cuello de útero o la colonoscopia para el de Colon, pero si es diagnosticado en un estadio temprano las tasas de curación son superiores a un 80%.

Esto último recalca la importancia de acudir a un especialista en Otorrinolaringología ante la presencia de los síntomas, quien con una sencilla exploración (fibrolaringoscopia) podrá detectar la posible presencia de cáncer en este área.

¿Qué tratamientos se aplican?

Los 2 tratamientos principales son la Cirugía y la Radioterapia. La quimioterapia sola no se emplea en el tratamiento aunque sí en asociación con la radioterapia en tumores avanzados.

Dependiendo de la extensión y exacta localización del tumor, el tratamiento consistirá en la resección quirúrgica seguida o no de radioterapia, o radioterapia directamente sola o en combinación en ocasiones de algún ciclo de quimioterapia.

En la mayoría de los casos la decisión sobre el plan de tratamiento se tomará tras discusión en un equipo multidisciplinar formado por Cirujanos Otorrinolaringólogos, Oncólogos, Radiólogos, u otras especialidades que puedan ser necesarias en cada caso.

¿Como podemos ayudar a una persona con esta enfermedad?

Cualquier medida destinada a ayudar a un paciente a dejar el hábito del tabaco, será siempre en su beneficio.

En algunas ocasiones el tratamiento quirúrgico de esta enfermedad conlleva resecar de forma completa la laringe. Esto significa que el paciente respirará a través de un agujero (estoma) en el cuello donde la tráquea es abocada directamente a la piel (traqueostoma).

Esta nueva situación con el consecuente cambio en la apariencia externa del paciente y la pérdida de la voz normal, supone, obviamente, un gran impacto inicial para el paciente y la familia.

Conociendo un poco más acerca de esta enfermedad podemos ayudar en el periodo de adaptación a esta nueva situación y contribuir a eliminar el estigma que a veces se ha creado acerca de esta enfermedad.

Disfonía y cáncer de laringe

El cáncer de laringe normalmente lo diagnostica el Otorrinolaringólogo (ORL) cuando el paciente consulta por tener una disfonía, un trastorno en la voz, alteración respiratoria o al tragar, explica la Dra. María Bielsa

El primer síntoma de un cáncer de laringe es una disfonía, como hemos dicho antes, nunca debe dejarse sin atender una disfonía o una ronquera durante más de tres semanas en una persona mayor de 40 años, sobre todo si tiene factores de riesgo como el uso continuado del tabaco o haber tenido previamente alguna otra lesión laríngea.

El diagnóstico se realiza mediante una visión directa de la laringe con una fibra óptica y siempre debe ser confirmado mediante un estudio anatomo-patológico.

Si el diagnóstico es positivo se deberá proceder a la cirugía. A veces se debe quitar una parte pequeña de la cuerda vocal suficiente para estar seguros de que el círculo que rodea el tumor está libre de enfermedad pero en otras ocasiones hay que extirpar la cuerda vocal completa o incluso toda la laringe.

Tratamiento logopédico

El foniatra interviene cuando el paciente ya ha estabilizado la lesión.

Interviene en la rehabilitación de la voz, diagnosticando como ha quedado la laringe después de la cirugía, viendo si lo que ha quedado de la cuerda vocal es suficiente para producir voz,  intentando maniobras de compensación con la otra cuerda vocal, o en caso de extirpación de la laringe, enseñando a hablar de otra manera.

En esta etapa interviene también el logopeda, ayudando al paciente con ejercicios a producir una voz funcionalmente aceptable.

En los pacientes laringectomizados cambia totalmente el modo de fonar. Ya el aire del pulmón no tiene comunicación con la boca, con lo cual lo que vamos a hacer para producir el habla va a ser utilizar la voz esofágica.

La voz esofágica es una técnica que inyecta aire en la boca esofágica produciendo unos mecanismos de contracción, como si fuera una gaita, y se va a producir un sonido que va a permitir al paciente comunicarse verbalmente.

¿Cómo afecta a la calidad de vida éste tipo de operaciones?

Al paciente laringectomizado se le ha desestructurado todo su sistema respiratorio en relación con la situación anterior.

De momento, tiene dificultades para empujar, para levantar peso, para hacer deporte porque desde que estas personas tienen abierto el pulmón hacia el exterior, sin ningún tipo de cierre (cuerdas vocales), se encuentran con dificultades para retener el aire pulmonar.

Si estas personas trabajaban en ocupaciones que requirieran hacer alguna de esas actividades, dejan de poder hacerlo.

Con un entrenamiento se va adquiriendo cada vez más resistencia física y hay mecanismos para suplir esas dificultades.

Cuidados después de la operación

El hecho de que el traqueostoma esté abierto al exterior les impide estar en ambientes donde haya polvo ambiental, gases tóxicos, partículas en suspensión que puedan irritar su vía respiratoria.

Es fundamental que lleven un protector: babero o  cuello de algodón. En la actualidad se están poniendo filtros para purificar el aire que ingresa en la tráquea.

La primera dificultad que se encuentran estos pacientes entonces es para ejercer el trabajo que realizaban antes porque se fatigan más y porque tienen dificultad para levantar peso.

Por otra parte la función del habla está alterada. Ellos se quejan en ocasiones que son rechazados por la sociedad. Hay personas que no superan tener a su lado a una persona que tiene su traqueostoma abierto al exterior. En ese sentido las asociaciones hacen una función esencial.

El laringectomizado debe tener una higiene escrupulosa no sólo de su traqueostoma sino tener mucha sensibilidad por el ambiente que le rodea, debe tener mucho cuidado de no exponer su traqueostoma y protegerlo.

Muchas veces nos dicen  que no pueden hablar en ambientes ruidosos a pesar de tener una voz aceptable, ya que no se escucha en todos los ambientes por ser un tono muy grave. También se encuentran con personas que no hacen el esfuerzo por entenderlos, por enterarse.

Nos hemos encontrado con pacientes que hablaban bastante bien pero que la familia ha prácticamente exigido que utilicen un laringófono (laringe artificial, produce un sonido un poco robótico).

¿Qué mensaje quieres dejar a las personas que nos siguen?

Respecto a cómo afrontar esta dificultad, el ejemplo más positivo que te puedo dar es el de las asociaciones de laringectomizados.

En la Asociación de Laringectomizados Altare San Blas el paciente se va a encontrar desde el minuto cero, desde que ingresa en el hospital y sabe que va a ser intervenido de laringe, con la visita amigos, de personas que ya han pasado por esto que le van a quitar la angustia, que le van a resolver muchas dudas sobre el después y, sobre todo, que se van a poner a su disposición no sólo para asesorarle en todos los aspectos de la vida cotidiana en relación con su prótesis y el uso de su voz, sino que van a apoyarse unos a otros para aprender a hablar bien. 

Aquí en la clínica les damos la técnica correcta, las lecciones correspondientes para que ellos sepan independizar el soplo,trabajar con su prótesis, si la tienen,  pero es en la asociación donde realmente van a hacer amigos y donde se van a reunir posteriormente de manera que estarán practicando el habla todo el rato.

Es en la asociación de laringectomizados donde van a poder practicar unos con otros, van a entrenar esa voz, y sobre todo de saber que hay personas como ellos que han resuelto sus dificultades y que incluso se sienten más realizados al llevar a cabo esta actividad.

Asociación de Laringectomizados  Altare San Blas

La Asociación de Laringectomizados  Altare San Blas se dedica fundamentalmente a ayudar a las personas que sufren un cáncer de laringe. La secuela es brutal con la pérdida de voz.
La función primordial de la asociación es recuperar la voz para que la persona pueda volver a comunicarse en la sociedad.

¿Cómo trabaja la asociación? ¿Qué servicios ofrece?

Manuel Villaroel, el presidente de la asociación, es voluntario de la Asociación Española Contra el Cáncer (Aecc), una vez que él se entera de que hay algún paciente en la Residencia, ofrece nuestros servicios.

En Altare San Blas apoyamos y procuramos dar formación tanto al paciente como a la familia.

Una vez que el paciente sale de la Residencia, el mismo Otorrinolaringólogo (ORL) lo deriva a la consulta de la Dra. Bielsa, Médica Foniatra. Es aquí donde impartimos la clase de voz esofágica.

Nos reunimos lunes, miércoles y viernes de 10:30 a 11:30, pero siempre hay un contacto continuo por vía telefónica en el caso de que se necesitara de nosotros. Si hay algún amigo que le ocurriera cualquier cosa, algún bajón, por ejemplo, estamos abiertos a ir a su caso y ayudarlo.

¿Cómo se puede colaborar con la asociación?

Primordialmente dándonos a conocer, hablando de nosotros,  porque una vez que estamos metidos en este mundo, nos damos cuenta lo importante que son las asociaciones.

Necesitamos un local donde reunirnos, porque aquí estamos de prestado. Un local o un piso porque nosotros atendemos a pacientes tanto de Talavera como de la Comarca.

Esta operación requiere, como mínimo, un mes de ingreso, los familiares del paciente tienen que ir y venir cuando vienen de fuera, es un desastre. Nosotros podríamos acondicionar un dormitorio, una cocinita y un baño para dar cobertura a la familia del paciente.

¿Qué mensaje quieres dejar para quienes nos siguen?

Este tipo de cáncer es el peor visto socialmente por la pérdida de voz. Un señor con cáncer de pulmón podrá estar muriéndose pero tiene la capacidad de hablar, de comunicar a sus seres queridos lo que le pasa.

Nosotros, en cambio, lo tenemos muy mal al principio, porque luego, con mucho empeño, vamos recuperando parte de la voz perdida.

Yo aquí en clase soy el monitor de enseñar la voz. Cuando en mi soledad pienso en lo que estoy haciendo me es grato porque la verdad es que veo un milagro, en cuanto que hablamos aún con la falta del órgano para hablar.

Insisto en que nos ayudéis hablando de nosotros.

Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí