Teleasistencia: nunca un botón fue tan importante

Aunque normalmente es un servicio pensado para las personas mayores, en realidad son muchos los usuarios que pueden disponer del servicio de teleasistencia

0
36

La teleasistencia es un servicio de ayuda a domicilio a distancia; es decir, mediante un aparato electrónico, el cual está conectado a la red de telefonía, la persona que lo lleva puede avisar a los servicios de emergencia sobre un problema relacionado con su salud. Por eso, en este post te mostramos las principales ventajas del botón de teleasistencia y todo lo que debes saber para solicitarlo.

botón teleasistencia¿Qué es la teleasistencia?

La teleasistencia es un servicio que permite disfrutar de una mayor autonomía a las personas dependientes que viven solas, especialmente a las personas mayores; además, está operativo las 24 horas del día, los 365 días del año, de forma que garantiza una mayor seguridad y tranquilidad.

Por ello, si tienes un familiar que vive solo/a y deseas contar con la ayuda de profesionales en todo momento, lo mejor es disponer del botón de teleasistencia.

Tipos de teleasistencia

Antes de hablar de todas las ventajas y del funcionamiento del botón, es fundamental distinguir los distintos tipos de teleasistencia que hay en la actualidad:

  • Sistemas activos: suele ser la más habitual, ya que es el sistema más sencillo de usar. En este caso, la persona solo tiene que pulsar el botón y se pondrá en contacto con los profesionales.
  • Sistemas semiactivos: la central llama a la persona cada cierta hora, para garantizar que se encuentra bien y que no necesita ningún tipo de ayuda.
  • Sistemas pasivos: es la opción menos frecuente, ya que no es necesario disponer de ningún botón para activar la alarma; en este caso, la alarma se activa cuando el sistema detecta que la persona no está realizando sus actividades diarias.

¿Para quién es la teleasistencia?

Aunque normalmente es un servicio pensado para las personas mayores, en realidad son muchos los usuarios que pueden disponer del servicio de teleasistencia:

  • Personas mayores de 65 años.
  • Personas convalecientes de un accidente u operación.
  • Personas con enfermedad crónica.
  • Mujeres embarazadas.
  • Niños: los cuales pasan algún tiempo solos en la vivienda.
  • Cuidadores y cuidadoras.
  • Personas dependientes.
  • Personas con 18 años o más que tengan una dependencia reconocida y estén en situación de riesgo de aislamiento.

Requisitos

Para poder acceder al servicio de teleasistencia, es necesario que la persona cumpla los siguientes requisitos:

  • Disponer de conexión telefónica: para permitir la comunicación entre la casa y la centralita.
  • Posibilidad de utilizar el botón: la persona afectada debe tener la capacidad física y mental de poder usar el botón en caso de emergencia; por eso, no es aconsejable para personas con demencia senil.
  • Empadronamiento: la persona que lo solicita debe estar empadronada en la localidad.

Ventajas del botón de teleasistencia

A continuación te mostramos algunas de las principales ventajas de disponer del botón de teleasistencia:

  • Sistema operativo: la mayoría de los botones SOS de teleasistencia incorporan 3 números de destino; es decir, se llamará a estos teléfonos en caso de emergencia. Del mismo modo, dispone de pilas que garantizan su funcionamiento incluso cuando haya algún problema con la red eléctrica.
  • Facilidad de uso: este botón está pensado para que pueda ser utilizado de forma muy sencilla; lo único que hay que hacer es presionar el botón rojo e inmediatamente te responderán.
  • Mayor independencia: aumenta la sensación de protección y seguridad, permitiendo a la persona dependiente permanecer en su hogar.
  • Ahorro: su uso es mucho más económico que apostar por un cuidador a tiempo completo o una residencia; de esta forma, puede bastar con contratar un cuidador por horas.
  • Servicios adicionales: destacan las llamadas para recordar la toma de pastillas o las citas con el médico, entre otras opciones.

Funcionamiento

Es importante destacar que el botón de teleasistencia está pensado para funcionar con un sistema de manos libres, el cual puede estar integrado en una pulsera o un colgante. Este dispositivo cuenta con un pulsador que, cuando se presiona, establece comunicación con una centralita.

Cuando la centralita recibe este aviso, un profesional se pone en contacto con esa persona a través del micrófono y el altavoz del manos libres; a continuación, se activan los mecanismos para resolver el problema. Lo más habitual es que se avise a los familiares directos y, si fuera necesario, se enviaría a los servicios sanitarios.

Eso sí, es fundamental señalar que estos dispositivos van conectados a un teléfono fijo; es decir, si la persona mayor ha dejado descolgado el terminal fijo y pulsa el botón este no avisará a nadie.

Cómo solicitar el servicio de teleasistencia

Lo primero que hay que hacer para solicitar el servicio de teleasistencia es acudir a un órgano local competente, el cual te puede informar de los distintos servicios que existen en tu localidad y conocer si hay alguna subvención en ese momento.

En cualquier caso, la opción más recomendable para garantizar la seguridad y la tranquilidad de las personas es el sistema activo, ya que permite a la persona dependiente solicitar ayuda en cualquier momento.

Después de decidirte por uno de los servicios de teleasistencia, la empresa especializada se encargará de su instalación; para ello, lo más recomendable es que se encuentre la persona dependiente y un familiar, ya que los profesionales explicarán su uso y los aspectos que hay que tener en cuenta.

En definitiva, podemos decir que el botón de teleasistencia es la alternativa más recomendable para aquellas personas dependientes que viven solas; ya que les permite mantener su autonomía y, al mismo tiempo, aporta una mayor seguridad y tranquilidad a sus seres queridos.

Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí