Psicología y discapacidad visual

0
1191
Día Internacional de las Personas con Discapacidad

¿Qué es la discapacidad visual?

El 3 de diciembre es el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, el Psicólogo del Equipo de Atención Básica de O.N.C.E. Castilla-La Mancha, Pablo Rodríguez Correa, nos envía este artículo sobre psicología y discapacidad visual.

 

La discapacidad visual se define como  el conjunto de deficiencias (problemas que afectan al funcionamiento visual), limitaciones de la actividad (dificultades para ejecutar acciones o tareas) y restricciones de la participación (problemas para participar en situaciones vitales).

 

El impacto que la discapacidad provoca en la vida de la persona, se puede comprender si tenemos en cuenta que en torno al 80% de la información que manejamos se percibe a través del sistema visual.

Por ello, una pérdida grave en esta función se traduce en severas limitaciones a la hora de realizar las actividades básicas de la vida diaria y de incluirse con normalidad en las actividades de la comunidad.

De ahí que la mayoría de las personas que presentan discapacidad visual refieran un sentimiento de pérdida/amenaza, insuficiencia e incapacidad para desenvolverse con autonomía y eficacia.

“Me siento acobardado, no puedo hacer nada (como antes), todo se me hace un mundo, soy un inútil o una carga para mi familia, los demás no me entienden, no veo salida a esta situación,…” son expresiones muy frecuentes en los casos de pérdida visual sobrevenida.

Si la pérdida es congénita o se produce en la infancia, sentimientos similares surgen en los padres y madres, proyectando sus inquietudes e incertidumbres sobre el desarrollo y desenvolvimiento futuro de sus hijos (cómo va a hacer para…, cómo se va a sentir, qué futuro le espera, etc.).

 

Situaciones emocionales asociadas a la discapacidad visual

A consecuencia de las emociones negativas que acompañan a esta situación, un número significativo de personas puede desarrollar trastornos adaptativos, del estado de ánimo y/o de ansiedad.

 

Un primer paso para superar este escenario de dolor y sufrimiento consistiría  en la modificación de las emociones, actitudes y comportamientos desadaptativos que dificultan un afrontamiento eficaz.

 

De ahí el papel relevante de la Psicología a la hora de aportar apoyo, respuestas y soluciones en el marco de un trabajo interdisciplinar. Se entiende que la participación y desarrollo de otros servicios compensadores de la discapacidad requiere previamente de un adecuado nivel de ajuste.

 

El Ajuste a la discapacidad es un sentimiento, la finalización exitosa del  proceso de adaptación a la pérdida o falta de visión.  Sería la recomposición final, o encaje de la discapacidad visual en la vida del individuo y su familia.

 

En este sentido, la Discapacidad visual sería interpretada como una situación de estrés que compromete el bienestar y equilibrio de la persona y que requiere una adaptación a las circunstancias que inicialmente desbordan sus recursos de afrontamiento.

 

Desarrollo personal 

La consecución de un adecuado nivel de ajuste comprendería  el desarrollo en la persona y su entorno de los siguientes aspectos:

 

  1. Comprensión: Conocer las principales características del déficit visual (diagnóstico, causa de las dificultades, evolución y cuidados). Esto ayudará a la persona a comprender sus dificultades y a expresarlas con naturalidad, facilitando así la comprensión y apoyo de otros significativos.
  2. Reconocimiento: Reconocer que la deficiencia visual implica una situación específica, unas limitaciones y una permanencia futura, abandonando ideas poco realistas de volver a ver. Evitaremos así los procesos de peregrinaje en busca de tratamientos médicos que actualmente no poseen solución para estas patologías.
  3. Aceptación: Supone una actitud. Más allá del reconocimiento, implica admitir la nueva situación con una conformidad activa o conformidad entendida como reto, y, en consecuencia, orientar los comportamientos hacia acciones adaptativas.

 

Esta actitud vendría definida a través de la valoración que el individuo realiza sobre la situación (una valoración primaria que interpreta esta situación como pérdida, amenaza o desafío, y una valoración secundaria en la que la persona evalúa los recursos que cree poseer para afrontarla, tanto a nivel personal como de apoyos).

 

  1. Adaptación: Sería la acomodación del comportamiento (psicofisiológico,  cognitivo y conductual), a la nueva situación. Implicaría una adaptación a tres niveles:
    1. Adaptación emocional: Recuperación del equilibrio personal con ausencia de emociones negativas, como ansiedad, depresión o rechazo a la discapacidad.
    2. Adaptación funcional: Recuperación de la autoeficacia en la realización de tareas vitales. Supone un afrontamiento eficaz a nivel instrumental (utilización de instrumentos específicos),  procedimental (uso de estrategias alternativas) y comunicacional (movilización de los recursos de apoyo).
    3. Adaptación social: Sentimiento de integración en las actividades y relaciones sociales que tienen lugar en los diferentes contextos de la comunidad (estudio, trabajo, relaciones interpersonales y afectivas, ocio, etc.).

 

En esta línea, el tratamiento psicológico evaluará e intervendrá sobre lo que la persona sienta, piense y haga en relación a la discapacidad.

 

Gestión emocional

Cuando se vea necesario, desarrollaremos intervenciones encaminadas a:  facilitar el control de respuestas emocionales como ansiedad, depresión o rechazo, además de favorecer la adaptación mediante el aprendizaje de estrategias de afrontamiento y habilidades situacionales:

 

  • mantener un adecuado nivel de actividad,
  • disposición al aprendizaje de nuevas habilidades y su empleo con naturalidad en el contexto social,
  • tener iniciativas para aumentar por sí mismo su autonomía en determinadas actividades de la vida diaria,
  • controlar pensamientos negativos ante situaciones asociadas a la discapacidad visual y
  • expresar con naturalidad la existencia de la misma, solicitando, cuando sea necesario, ayuda física y apoyo emocional.

 

De manera sucinta, estas serían las respuestas y soluciones que puede aportar la Psicología para que las personas con discapacidad visual recuperen su bienestar y mantengan un adecuado nivel de calidad de vida.

 

Artículo enviado por:
Pablo Rodríguez Correa

Psicólogo del Equipo de Atención Básica
O.N.C.E., Castilla-La Mancha

Autonomía e Integración social

Según señala la Organización Mundial de la Salud, en el mundo, hay más de 37 millones de personas con ceguera, y unos 124 millones de personas que experimentan una deficiencia visual. En España, se estima que existen  unos 2 millones de personas con problemas de visión grave.

La directora de la agencia administrativa de la ONCE de Talavera de la Reina, Raquel Díaz Illescas, nos habla en esta entrevista sobre ésta organización, qué servicios ofrece y cómo podemos colaborar en la integración de las personas con diversidad visual.

En 1938 un grupo de personas ciegas decidieron agruparse y formaron  lo que hoy el mundo conoce como ONCE.

En sus más de 75 años de existencia, que la Organización celebró en 2013, ha construido un sistema de prestación social para personas con ceguera o discapacidad visual severa sin equivalencia en ningún otro país del mundo.

La ONCE es una Corporación sin ánimo de lucro cuyo objetivo fundamental es mejorar la calidad de vida de las personas ciegas y con una discapacidad visual grave de toda España.

Es una Institución de carácter social y democrático, abierta a todos y, además, solidaria con personas afectadas por discapacidades distintas a la ceguera, colaborando con las administraciones públicas a través de los Ministerios que forman parte del Consejo de Protectorado de la ONCE.

Fundamentalmente, las actuaciones de la ONCE se orientan hacia dos fines básicos:

  1. Prestar diferentes servicios sociales, asistenciales y laborales a los afiliados a la Organización, con el fin de integrar y de proporcionar autonomía personal a los ciegos y discapacitados visuales españoles.

  2. Comercializar productos de juego, que es el medio de financiación más importante para sostener los servicios sociales.

¿Qué servicios ofrece la ONCE?

La inversión solidaria que miles de ciudadanos realizan cada día con la compra del cupón es devuelta por la ONCE a la sociedad en forma de servicios especializados para personas con ceguera o deficiencia visual: Educación, Empleo, Rehabilitación, Ayudas técnicas adaptadas, Comunicación y Acceso a la Información, Ocio, Deporte, etc.

Gracias a este esfuerzo colectivo, en España las personas con problemas graves de visión disfrutan de una red integrada y completa para atender sus necesidades de desenvolvimiento autónomo e inclusión social.

La misión principal de la ONCE queda definida como la facilitación y el apoyo, a través de estos servicios sociales especializados, de la autonomía personal y la plena integración educativa, social y laboral de las personas con ceguera y deficiencia visual.

¿Cómo se puede colaborar con vosotros?

Tenemos mucho que agradecer a la sociedad, pues a través de la compra de los productos de la ONCE, miles de beneficiarios tienen acceso a los servicios que ofrecemos.

Contamos con voluntarios que colaboran en los diferentes programas y actividades que desarrollamos desde nuestra organización, por ejemplo en el acompañamiento de las diferentes actividades de la vida cotidiana, ocio y tiempo libre, etc.

En el año 2013 la ONCE ha sido galardonada con el Premio Príncipe de Asturias a la Concordia. Esto demuestra el reconocimiento social a nuestra institución.

Mensaje final

Es muy importante trabajar en la normalización en todas las áreas de la vida.

La gente tiene miedo de ofender con el lenguaje, lo más sencillo es hablar de forma natural, como si lo estuviéramos haciendo con cualquier persona. Solo debemos pensar que lo que nos diferencia al llevar a cabo una acción como por ejemplo la lectura es el  sistema que utilizamos (sonoro, braille, tinta…), pero debemos tener en cuenta que lo menos importante es el método utilizado, al final lo que interesa es que ciegos o no ambos hayamos “leído” el libro.

Todas las personas somos diferentes y diversas y en cuestiones de ceguera o déficit visual más aún. Aunque todas tengamos problemas con la visión no todas hacemos uso de los mismos recursos o herramientas para nuestra vida diaria: bastón, braille, sintetizadores de voz, etc., etc.  Hay que ver a cada persona con sus circunstancias y vivencias personales.

Enlaces de interés

Curso Básico de Autoaprendizaje sobre “Relación y Comunicación con Personas con Ceguera y Deficiencia Visual”

Consejos para un trato adecuado a las personas con discapacidad

 

Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí