¿Por qué me pica el cuerpo?

El prurito crónico produce fatiga e irritabilidad y altera la calidad de vida para quien lo padece cuando este es intenso o se manifiesta más durante la noche al no permitir un correcto descanso, explica la Dra. Nathalie Orens.

1
2202

El picor o prurito es un síntoma, generalmente, molesto. Puede durar pocos segundos o ser una enfermedad en sí misma. En este artículo la Dra. Nathalie Orens nos explica cómo podría ayudarnos la medicina integrativa en este caso.

prurito
Mujer rascándose. Fuente: Dra. Nathalie Orens

Prurito crónico

Es el que se considera que persiste más allá de las 6 semanas de duración y puede ser localizado (cuero cabelludo, parte superior de la espalda un brazo, etc) o generalizado.  

El prurito puede deberse en gran parte a la xerosis cutánea o piel seca y se asocia a muchos tipos de enfermedades dermatológicas como el ecccema, la dermatitis atópica, el liquen plano, etc (1,2,3,).

Pero también puede tener causas ajenas a la piel como la colestasis, la enfermedad renal, los trastornos mieloproliferativos, etc.

En las causas locales no debemos dejar de lado como causa posible el prurito neuropático que puede darse, por ejemplo, en la notalgia parestética (prurito crónico/dolor que aparece en la parte alta o media de la espalda) por posible atrapamiento periférico de un nervio de la zona o por proceso degenerativo central (4).

El prurito psicógeno sólo debería valorarse una vez descartada toda posible causa orgánica y debe tratarse para dar alivio al/la paciente (1,3).

Por último, pero no menos importante, una causa que debe identificarse es el prurito iatrogénico. Es aquel producido como efecto secundario, generalmente, de la toma de fármacos como por ejemplo, algunos antibióticos, inhibidores de la recaptación de serotinina (para tratar la ansiedad y depresión), opioides (para tratar el dolor), etc.

El prurito crónico produce fatiga e irritabilidad y altera la calidad de vida para quien lo padece cuando este es intenso o se manifiesta más durante la noche al no permitir un correcto descanso.

¿Cuáles son las causas del prurito crónico?

Las causas están poco comprendidas a día de hoy. Sin embargo, se sabe que el prurito es transmitido por fibras nerviosas del grupo C, lentas y amielinizadas y que los queratinocitos interactúan con la histamina, por ejemplo.

Otras sustancias también actúan en este complejo entramado como la Sustancia P.  Esto resulta mucho más complicado dado que sabemos que hay una interpretación cerebral de este síntoma y que los/las pacientes con prurito crónico presentan una hipersensibilización neural central y periférica.

La picazón en piel transmite el mensaje a un ganglio del Sistema nervioso periférico que lleva, a su vez, el mensaje al cordón espinal posterior de la médula para alcanzar el hipotálamo. El rascado de la piel perpetúa el ciclo: picor-rascado-picor (1,2,3).

¿Cómo se enfoca el tratamiento del prurito crónico?

Lo primero es buscar su posible causa. Como se ha explicado más arriba, tenemos varias posibles etiologías que investigar. En primer lugar y por ser más fácil de identificarlas, debemos descartar causas iatrogénicas (consumo de fármacos).

La retirada del fármaco generalmente soluciona el problema. Por favor, ¡No retire ningún fármaco sin consultar a su médico/a! Algunos medicamentos no pueden retirarse de forma inmediata (5).

Mientras investigamos la causa, y descartada la causa iatrogénica, debemos poner algún tratamiento para aliviar el prurito. El tratamiento dependerá de la localización y de las lesiones cutáneas que puedan encontrarse para orientar el tratamiento.

Evitar el alcohol, el tabaco y es importante perder peso en caso de tener un alto índice de masa corporal pues se ha asociado al prurito (1).

Se podrá valorar desde fármacos antihistamínicos hasta cremas tópicas, fármacos antidepresivos, fototerapia, terapia de modificación del comportamiento, etc (3).

¿Y la acupuntura? ¿Cómo puede ayudar?

Como terapia complementaria en el tratamiento del prurito crónico, la acupuntura puede ser útil como técnica neuromoduladora.

Un interesante ensayo doble ciego, publicado por Pfab y colegas en 2010, constituido por 4 brazos, en donde se comparaba la acupuntura real con la falsa junto a la cetirizina y una sustancia placebo en sujetos sanos a los que se les inyectaba una sustancia alergénica en el brazo no dominante antes y durante la inducción con la inyección, arrojó como resultado que la acupuntura real era tan efectiva como la cetirizina para evitar el prurito y era más efectiva que esta y que las otras intervenciones para reducir la sensación de prurito una vez establecido (6).

Este mismo autor publicó en 2011 un estudio pequeño en el cual se apreciaba una disminución de la activación de los basófilos (actividad mediada por la Inmunoglobulina E) en pacientes con dermatitis atópica sometidos a acupuntura 3 veces por semana con un total de 10 sesiones (6).

El efecto a largo plazo no ha sido descrito. Sin embargo, se sabe que la acupuntura ejerce sus efectos a nivel local, mediante neurotransmisores, modulación de las hormonas, estudios relacionados con el dolor, por lo que no pueden descartarse estas acciones en el manejo del prurito.

La acupuntura es segura en manos cualificadas.

En resumen: las causas del prurito crónico deben ser investigadas. Existen múltiples tratamientos. La acupuntura podría ser útil como tratamiento coadyuvante o como posible tratamiento preventivo, aunque todavía se requieren más estudios para poder indicarlo de forma habitual.

Bibliografía:

1. Fraile C, Manchado P. A ctualizaciones Abordaje del prurito. Form Contin. 2016;23(5):257–314.

2. Nowak D. Diagnosis and treatment of pruritus. Can Fam Physician [Internet]. 2017;63(12):918–24. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5729138/

3. Rodriguez Rivello G. Prurito crónico [Internet]. Intramed (revisón del art. Chronic Pruritus de N Engl J Med 2013; 368:1625-1634 ). 2013. Available from: www.intramed.net

4. Gonzalez Arguelles J, Michel F, Gómez Romero L, Somovilla S. Notalgia paréstesica; el paradigma del prurito neuropático. Descripción de seis casos. Rev Soc Esp Dolor. 2015;22(5):212–6.

5. Ebata T. Drug-Induced Itch Management. Curr Probl Dermatology. 2016;50:155–63.

6. van den Berg-Wolf M, Burgoon T. Acupuncture and Cutaneous Medicine: Is It Effective? Med Acupunct [Internet]. 2017;29(5):269–75. Available from: http://online.liebertpub.com/doi/10.1089/acu.2017.1227

 

Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí