Miedos infantiles, etapas y cómo superarlos

Cuando el miedo no responde a un peligro potencial o las consecuencias están sobrevaloradas, el miedo se vuelve desadaptativo, creando muchas limitaciones al propio niño pero también a los que están a su alrededor.

0
59

Muchos de nuestros lectores nos han preguntado acerca de los miedos infantiles y qué se puede hacer para ayudar al niño a superarlos. Por eso, hemos consultado con la psicóloga, Lorena Muñoz.

miedos infantiles
Miedos infantiles. Fuente: Counselling

¿Qué es el miedo?

En primer lugar comenzaré haciendo una definición o aproximación al concepto de miedo, su diferencia con las fobias. Continuaré con las etapas por las que pasan los niños con esta emoción y finalizaré con unas pautas para ayudar a gestionar este miedo en niños.

Partiendo de la base, los miedos son una de las emociones que sentimos todos los seres humanos, teniendo un carácter universal, presente en todas las culturas y todos los tiempos.

El miedo es la emoción que puede mantenernos alerta ante algo que nos provoca inseguridad, y es lo que hace que en muchas especies animales se salven de un peligro en muchos casos vital.

Pues bien, esto mismo ocurre en los seres humanos, y en especial en los niños, que es en quien centraremos nuestra atención.

Cuando el niño siente esa sensación totalmente desagradable ante un estímulo que le provoca inseguridad, el miedo cumple un valor adaptativo, es decir, es útil para la supervivencia (por ejemplo, cuando no te acercas a un animal que no conoces por precaución, o miedo al fuego porque sabes que quema o miedo a cualquier otra cosa que pueda poner en peligro tu persona).

Sin embargo, cuando este miedo no responde a un peligro potencial o las consecuencias están sobrevaloradas, el miedo se vuelve desadaptativo, creando muchas limitaciones al propio niño pero también a los que están a su alrededor.

Aunque los miedos son “normales”, el objeto que se teme variará dependiendo de las fases evolutivas del ser humano y de la maduración de este, siendo la tendencia natural que estos desaparezcan.

En ocasiones y en determinadas personas esto no ocurre y entonces el miedo tiende a hacerse patológico (fobias), con lo que necesitará de atención psicológica para poder superarlo.

En relación con los miedos y fobias, sobre todo con estas últimas, podemos hablar de otro concepto no menos importante y es la ansiedad.

La ansiedad es la activación que ocurre en nuestro cuerpo cuando sentimos un peligro y aunque a veces esta surge por un peligro real, en la gran mayoría de los casos es el resultado de pensamientos irracionales que se retroalimentan y hacen que comiencen los síntomas físicos, como sudoración, palpitaciones…. Y es entonces cuando realizamos la conducta de escape.

Aquí tienes un ejemplo en el que creo que está bastante bien explicado la diferencia entre miedo y fobia.

Los miedos infantiles por etapas

miedos infantiles por etapas

¿Cómo surgen los miedos infantiles?

Como he comentado antes, la mayoría de las veces son evolutivos y por tanto universales, pero ¿qué pasa con los que no? ¿Cómo se aprenden?

  • Transmitiendo información extremadamente negativa que provocarán miedos en los niños.
  • El niño copia de los padres o personas con las que comparte más tiempo ciertas reacciones ante determinadas situaciones.
  • Aprendizaje directo
  • Condicionamiento

Pautas para aprender a superar los miedos infantiles

Ayudar a un niño a superar sus miedos es una tarea difícil que en la mayoría de los casos requerirá de tiempo y paciencia. Lo mas importante:

  • Tranquilidad, debemos recordar que somos el espejo en el que se miran nuestros hijos por lo que si observan unos padres excesivamente miedosos o preocupados, el niño interiorizará esa conducta y la repetirá.
  • Identificar el miedo, ponerle nombre, que siente ante eso. Es importante que entiendan que igual que sentimos vergüenza, nervios, alegría… el miedo es una emoción más que debemos reconocer y gestionar, buscando la forma que mejor se adapte a nosotros.
  • No reaccionar desmesuradamente, en vez de decir “¡no entiendo porque tienes miedo ha hacer la voltereta!”, decir:“ es normal que tengas miedo, pero no te preocupes, verás como según vayas practicando, ganarás seguridad y el miedo desaparecerá”.
  • Empatía,todos hemos sentido miedo alguna vez, pues pensemos en lo que nos gustaría que nos hubieran dicho.
  • Escucha activa. Cuando te hable de sus miedos, escucha, muestra interés, es un gran paso poder reconocer como nos sentimos.

Estrategias útiles para ayudar al niño

Hablando a un nivel más práctico se pueden utilizar alguna de estas estrategias:

  • No forzar al niño a realizar las conductas que teme, es decir, deberemos de elaborar un plan en el que paso a paso el niño vaya realizando la exposición a las situaciones temidas. Conforme vaya consiguiendo avanzar, por poco que sea,se le ha de reforzar siempre. Así se animará a repetir la exposición y seguir avanzando. Es normal que puedan surgir retrocesos, sin embargo,no debemos darles importancia. Siempre nos fijaremos en lo conseguido. Lo ideal con niños pequeños es utilizar el juego y la imaginación.
  • Otras técnicas psicológicas empleadas pueden ser la escenificación emotiva y la desinsibilizacion sistemática, siendo estas aplicadas por un psicólogo.
  • El modelado es otra técnica muy eficaz y que resulta mucho mas atractiva para el niño cuando es llevada a cabo por alguien de su misma edad (amigo, primo, hermano)Consiste en exponerse a la situación temida mientras el niño observa lo que ocurre.

Importante:

Cuando los miedos son severos o persistentes y alteran significativamente al niño en su entorno familiar, social o escolar podemos encontrarnos ante miedos que no forman parte del ciclo evolutivo normal, y por tanto deberán ser objeto de evaluación y tratamiento por parte de un especialista.

La solución a los miedos no es evitarlos sino enfrentarnos a ellos

Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí