Mejora tu postura durante el embarazo

La fisioterapeuta, Estela López, especializada en fisioterapia obstétrica y fisioterapia uroginecológica realiza recomendaciones para las embarazadas en una serie de artículos. En esta tercera entrega nos indica cómo podemos mejorar la postura durante la gestación para prevenir incontinencias urinarias, entre otros.

0
161
Ver vídeo de la entrevista

 

La postura durante el embarazo va cambiando conforme van sumándose semanas de gestación.

¿Qué cambios se producen en la embarazada?

– La curva lumbar cambia, empieza a acentuarse, dirigiéndose hacia adelante produciéndose una hiperlordosis.
– Se abomba el abdomen.
– La pelvis se dirige un poquito hacia adelante.
– El tórax desciende para adaptarse a la nueva curvatura . El centro de gravedad se dirige un poco hacia atrás para contrarrestar el peso de la barriga.

Si la curva lumbar aumenta, el bebé es proyectado hacia adelante quedando en una posición más horizontal de lo que nos gustaría.

Este exceso de presión del bebé y del útero adelantado sobre el periné puede provocar incontinencia urinaria y/o exceso de frecuencia miccional.

¿Cómo podemos prevenir los problemas de esta mala postura?

Lo que queremos es posicionar al bebé de una forma más vertical. De esta manera estará orientado conforme a la fuerza de gravedad, a encajarse en nuestra pelvis, que es lo que deseamos durante el embarazo.

Lo que haremos es evitar ese exceso de pelvis anteriorizada llevándola un poco hacia detrás, de esta forma la curva lumbar se aplana un poquito. Ver vídeo explicativo.

El suelo pélvico no sentirá más tanta presión descendente hacia la zona perineal previniendo congestión a nivel de periné, incontinencias, posibles prolapsos…

Este cambio en la posición de la pelvis está haciendo un trabajo a nivel de postura. El tórax va a recibir la información de que ya no tiene por qué estar hacia abajo, sino que puede estar un poquito más elevado.

De esta forma el tórax no presiona más al útero ni al bebé y permite una respiración más adecuada. 

A su vez, dolerá menos el cuello y se evitará la compresión de los hombros que puede provocar hormigueos en las manos e hinchazón de los brazos.

 

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí