Justicia Social: Derecho y Acceso

El 20 de febrero se proclama el Día Mundial de la Justicia Social. En este análisis hablaremos de Justicia, Trabajo, Salud y Dignidad Humana.

0
724

El 20 de febrero se proclama el Día Mundial de la Justicia Social. En este análisis hablaremos de Justicia, Trabajo, Salud y Dignidad Humana.


Amartya Sen, Premio Nobel de Economía en 1998, señala que no es suficiente con tener derechos, tienen que ponerse los medios para poder acceder a éstos.

Hablemos de Justicia. El humano es un ser social, eso significa que necesita de otros seres humanos para desarrollarse.

Para que la convivencia se lleve a cabo de la mejor manera, debemos tener un orden y unas reglas consensuadas que seguir y no traspasarlas. En caso de hacerlo, debe existir un modo de juzgar y evaluar los desmanes (las desobediencias también pueden ayudar a hacer una sociedad mejor, a crear nuevas reglas que satisfagan a la mayoría). Esto sería hacer Justicia.

Justicia también es acceder al derecho a recibir una formación que permita conseguir un empleo con su adecuada compensación económica y reconocimiento profesional. Aquí hablamos de dos derechos que se están volviendo inaccesibles : a la Educación y al Trabajo.

El equilibrio social es complicado. Es imposible satisfacer a todas las partes. Para poder convivir en sociedad debemos sacrificar nuestros intereses individuales por algo que está por encima nuestro, el bien de la colectividad. Lo que resulta injusto es que ante el sacrificio de muchos se beneficien unos pocos.

Amartya Sen demostró que la hambruna es el resultado de la desigual distribución de alimentos. Creo que eso es muy palpable cuando, en estos días, leemos en las noticias que sólo en España se “tiran a la basura” toneladas de comida. En algunos hogares entra mucho y se tira mucho, en otros…tienen que buscar su comida en la basura. No tener acceso a un alimento en condiciones es una Injusticia.

Hablemos de Salud. En España, la propia Constitución, señala que deben garantizarse los medios para acceder a esta protección: acceso a un centro de salud y/o a un hospital o la elección de un centro privado,transporte, prestaciones económicas en caso de baja laboral, etc. El no tener acceso a ella es una Injusticia.

Hablemos de Dignidad. La autonomía, el poder de decisión, el de desarrollarse y alcanzar el summum bonum de la propia existencia, todo esto y más conforman la Dignidad.

¿Cómo podemos alcanzar la Dignidad en su pleno concepto si no nos ponen las herramientas y los recursos necesarios? ¿O si estos están capados o desviados? Esto resulta en una Injusticia Social. El ejemplo más palpable en estos momentos es la falta de Empleo, acceso a la Salud y a una Educación de calidad.

¿Quién debe defender esos Derechos y la posibilidad de alcanzarlos? Todos. Todas. Porque todos estos Derechos son nuestros, de cada uno y de cada una, y al hacerlos respetar y al enseñarlos estamos haciendo un mundo mejor para todos y todas. Y eso, eso, es hacer Justicia.

Alimentación, nutrición y pobreza

En este artículo hablaremos también sobre alimentación, nutrición y pobreza, temas actuales por la conmemoración de sus respectivos Días Mundiales el 16 y 17 de octubre y por la situación manifiesta de crisis humanitaria.

El Código Alimentario Español, aprobado bajo el Decreto 2484/1967 del 21 de septiembre, nos define los términos alimento y nutriente (2):

“Alimentos son todas las sustancias o productos de cualquier naturaleza, sólidos o líquidos, naturales o transformados, que por sus características, aplicaciones, componentes, preparación y estado de conservación, sean susceptibles de ser habitual o idóneamente utilizados para a) la normal nutrición humana o como fruitivos (para causar placer) y b) como productos dietéticos, en casos especiales de alimentación humana”.

Y “nutrientes son las sustancias integrantes de los distintos alimentos útiles para el metabolismo orgánico, y que corresponden a los grupos genéricamente denominados proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas, sustancias minerales y agua”.

O sea que los alimentos son las sustancias en sí y el nutriente es la parte que presenta un valor de interés para el funcionamiento del organismo, dado que hay alimentos que no tienen valor nutricional.

Naciones Unidas declaró el año 2014 como el Año Internacional de la agricultura familiar.

La FAO define la agricultura familiar como aquella agricultura que incluye todas las actividades agrícolas de base familiar y está relacionada con varios ámbitos del desarrollo rural. La agricultura familiar es una forma de clasificar la producción agrícola, forestal, pesquera, pastoril y acuícola gestionada y operada por una familia y que depende principalmente de la mano de obra familiar, incluyendo tanto a mujeres como a hombres (4).

La agricultura familiar presenta varias ventajas:

– preserva la biodiversidad

– es sostenible

– impulsa la economía local

– puede contribuir a una dieta equilibrada.

Sin embargo, deben haber políticas que la protejan. El gobierno español ha aprobado dos leyes en ese sentido que sólo el tiempo dirá si son efectivas o no (5,6,7).

Todo esto viene relacionado a un tema que nos aqueja a nivel mundial: la pobreza. Titulares de El Mundo como: “Uno de cada cinco españoles vive por debajo del umbral de la pobreza” (3) es preocupante. Se tenía asociada la pobreza a países de África o América o Asia pero no a Europa.

La realidad es que la pobreza siempre ha existido (en Europa, en España y en todas partes) y probablemente siempre lo haga, mientras primen elementos como el status socio-económico de algunos sobre los de la mayoría. No quiero decir con esto que debamos renunciar a una vida más cómoda sino que debemos trabajar conjuntamente para que todos/as podamos hacerlo.

Tener una agricultura más rica en nutrientes, con suelos renovados y renovables, sostenible, más “respirable” (el oxígeno también es un nutriente) es lo que hará que tengamos todos/as una vida mejor, más libre de patologías, más rica en salud en todos los sentidos.

No digo, en ningún caso, que dejemos de consumir productos que nos gusten aunque no tengan un valor nutritivo, sólo digo que un porcentaje de nuestras compras podría estar destinada a comprar alimentos con valor nutricional que se ajusten a las reglas del comercio justo o de huertas locales destinadas al comercio.

Quizá así, entre todos/as, hagamos un mundo más justo, más sostenible y, por ende, mejor.

 

Bibliografía

1- Astiasarán Anchia et al. Alimentos y nutrición en la Práctica sanitaria.Ediciones Díaz de Santos, S.A., Madrid, 2003. (Consulta el 08/09/2014)

2- BOE. Decreto 2484/1967, de 21 de septiembre, por el que se aprueba el texto del Código Alimentario Español. (Consulta el 08/09/2014)

3- El Mundo: “Uno de cada cinco españoles vive por debajo del umbral de la pobreza”  Publicado el 27/05/2014 (Consulta el 08/09/2014)

4- FAO.¿Qué es la agricultura familiar? (Consulta el 08/09/2014)

5- Isabel GarcíaTejerina.Ministra de Agricultura,Alimentación y Medio Ambiente de España (28/04/2014- actualmente). La agricultura familiar: alimentar al mundo, cuidar el planeta (Consulta el 08/09/2014)

 

6- Ley 13/2013, de 2 de agosto, de fomento de la integración de cooperativas y de otras entidades asociativas de carácter agroalimentario.  (Consulta el 08/09/2014)

 

7- Real Decreto 227/2014, de 4 de abril, por el que se aprueba el Estatuto de la Agencia de Información y Control Alimentarios. (Consulta el 08/09/2014)

 

Fundadoras de Integrasaludtalavera.com

Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí