Hábitos saludables desde pequeños

La educadora infantil, Rosa María Reverte Martín, nos habla sobre la importancia de inculcar hábitos saludables desde la infancia. Una correcta alimentación, descanso e higiene son esenciales para el buen desarrollo de nuestros peques.

0
154
Niño jugando Fuente: Integra Salud Talavera
La salud la construimos día a día, a través de las conductas y habilidades que vamos desarrollando  a lo largo de nuestra vida, por ello debemos darle máxima importancia a nuestro estilo de vida y marcarlo con unos hábitos saludables que hagan que vivamos sanos y seguros.
Nuestros primeros años de vida son los que mejor se prestan para adquirir los hábitos que nos acompañarán siempre, y con los más pequeños se deben aprovechar todas las ocasiones que se presentan de forma cotidiana para insistir y reforzar el  mantenimiento de los mismos, desarrollando su autoestima y autonomía personal, que es fundamental para la promoción de una buena salud.
En las escuelas infantiles se fomenta el bienestar desde el ámbito de la intervención pedagógica, dada la trascendencia que lo cotidiano adquiere en el alumnado de ésta etapa, siendo un lugar idóneo para tal fin.
Los niños y niñas pasan bastante tiempo allí y junto a su hogar se van formando su identidad y su escala de valores. Si a ésto le unimos que la educación es un pilar fundamental para la salud, la escuela se convierte en un espacio esencial para aprender y afianzar conductas saludables.
Es necesario que tengan una correcta alimentación, pues de ello depende el desarrollo de su cuerpo, el rendimiento escolar y hasta la satisfacción que obtengan de sus juegos.
Para ello el hábito que adquieran desde pequeños en cuanto a los horarios bien distribuidos de sus comidas, el gusto por saborear alimentos nuevos, y mantener una dieta equilibrada será fundamental durante toda su vida.
En lo referente al descanso y al sueño, imprescindibles para la recuperación de energía, y  su maduración y desarrollo, tanto en casa como en la escuela, se velará porque los espacios y horarios estén adaptados a las necesidades concretas de los niños y niñas.
Ya que el descanso influye directamente en el aprendizaje, la concentración, la estabilidad y la seguridad, le daremos la importancia de necesidad de primer orden, estableciendo tiempos de actividad y descanso, evitando el estrés y el cansancio.
En cuanto a la higiene, enseñaremos a los niños y niñas a reaccionar positivamente ante el cuidado personal, que les resulte refrescante y agradable estar siempre limpios y secos.
Es importante que reconozcan los beneficios de los buenos hábitos, ya que unas malas condiciones higiénicas, no sólo repercuten en su salud física, sino en la psíquica y en la socialización, y puede influir negativamente en su desarrollo individual en todos los ámbitos.
Educar en salud es el mejor legado que podemos regalar a nuestros hijos e hijas. Cuidemos todos los detalles con seguridad y amor y obtendrán un patrimonio de valor incalculable.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí