Fisioterapia para embarazadas: Conoce tu cuerpo

0
104
Estela López, Fisioterapeuta Cies
Ver vídeo de la entrevista
La fisioterapeuta Estela López, especializada en Método Mézières y  suelo pélvico, nos habla en esta entrevista de la fisioterapia para embarazadas: en qué consiste y para qué sirve.



La fisioterapia  para embarazadas consiste en un trabajo corporal para mantener la forma física de la embarazada durante toda la gestación porque consideramos que se producen una serie de cambios a nivel postural que infieren en el estado de su musculatura y de su esqueleto.


Eso puede desencadenar patologías, tales como dolores de espalda y ciáticos, sensaciones de hormigueo irradiados hacia los miembros, entre otros. Con esta fisioterapia podemos prevenir estos problemas o intentar reducirlos en caso de que ya estén presentes.


Desarrollamos esta fisioterapia en clases grupales con un número reducido de embarazadas con el objetivo de controlar que los movimientos se realicen correctamente.



¿Qué tipo de ejercicios se realizan?



Se realizan ejercicios muy variados para que cada día la embarazada aprenda cosas diferentes que pueda desarrollar incluso en casa, tales como:



  • trabajo respiratorio, intentando liberar la respiración.
  • estiramientos, para mantener la flexibilidad del cuerpo
  • educación para reconocer la anatomía del propio cuerpo, sobre todo aquella que va a intervenir en el proceso del parto
  • reconocimiento de la pelvis y de los movimientos que puede provocar en ella
  • trabajo de la musculatura abdominal de manera no lesiva de manera que pueda acompañar el crecimiento de la barriga durante todo el embarazo y, por otro lado, que en el momento del postparto la recuperación sea mejor
  • trabajo del suelo pélvico, ya que durante el embarazo puede desarrollar patología como incontinencias urinarias



¿Cuáles son los beneficios de esta fisioterapia?



La embarazada se sentirá ágil,  flexible y con movilidad casi absoluta durante toda la gestación, o, al menos con esta gimnasia se retrasará todo lo que se pueda ese momento en el que a la embarazada le cuesta más moverse, hacer cambios de postura, intentar evitar que aparezcan dolores durante el embarazo.
Los beneficios son tanto físicos como psicológicos, ya que al ser clases grupales, las embarazadas comparten sus experiencias y aprenden unas de otras, hay una implicación diferente con el parto, de una manera más activa y positiva.



¿Existe alguna contraindicación para realizar esta gimnasia?



Siempre contamos con la supervisión médica. Si alguna chica tiene algún tipo de problema, algún sangrado, está pasando por un embarazo que debe estar bajo vigilancia por algún tipo de riesgo, mejor no hacer este tipo de gimnasia.



¿A partir de qué momento se pueden iniciar las clases?



A partir de la semana 15 es cuando recomiendo empezar las clases, antes es mejor dejar que la implantación se lleve a cabo sin riesgo ninguno y desde la semana 15 hay suficiente tiempo para cuidar nuestro cuerpo.



¿Hasta cuándo?



Hasta el final del embarazo, hasta que se desencadena el parto.



A partir de la semana 30 conjugamos esta clase de gimnasia con unas clases más específicas de preparación al parto donde damos más información de como preparar nuestro cuerpo para ese día del parto.



Por ejemplo, ejercicios para favorecer la dilatación, cómo hacer pujos más productivos, cómo hacer para que nuestro cuerpo flexibilice lo suficiente para que el bebé pueda salir sin problemas.

Estela López .Fisioterapeuta
Estela López
Fisioterapeuta
especializada
en Método Mézières 
y suelo pélvico
Talavera de la Reina

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí