Cómo superar la depresión y ansiedad

La primera acción importante es compartir nuestro malestar con una persona de nuestra confianza. Hablar de lo que sentimos ayuda mucho a tomar distancia y a observar lo que nos pasa, a su vez, compartirlo con otra persona ayuda a reflexionar juntos sobre lo que nos ha llevado a esta situación.

0
43

La ansiedad y la depresión son trastornos habituales hoy en día. No hay que avergonzarse ni esconderse, la única manera de solucionar algo que nos está haciendo daño es hablando de ello, haciéndolo visible e involucrando a personas importantes de nuestras vidas. No estás solo/a, cuentas con psicólogos en Sevilla dispuestos a acompañarte en la superación de esta etapa.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es un mecanismo automático de nuestro cerebro ante un peligro, es una respuesta normal. El problema surge cuando esta ansiedad empieza a perturbar nuestra vida, sentimos miedo o angustia, deseo de escapar sin saber muy bien qué ocasiona este sentimiento.

Nuestro modo de vida actual nos lleva a estar en constante estado de alerta, nos sentimos amenazados por el miedo a perder nuestra pareja, a suspender un examen o quedarnos sin nuestro empleo, por poner algunos ejemplos.

¿Cómo se manifiesta la ansiedad?

Cuando sentimos ansiedad podemos tener temblores, vómitos, taquicardia, sudoración, alteración del sueño, agobio, dificultad para tomar decisiones, bloqueos, impulsividad, olvidos, pensamientos negativos, problemas de atención y de memoria, dificultades para socializar, tartamudez y un gran etcétera.

¿Cómo superar la ansiedad?

Lo primero que debemos hacer es reconocer la situación en la que nos encontramos. Detectar si se trata de un peligro real o no, aunque seguramente estemos sobredimensionando las cosas.

Lo siguiente es respirar profundamente y de forma relajada en un sitio cómodo.

Una buena receta es salir a dar un paseo, mejor si es en buena compañía.

Practicar ejercicio diario ayuda a relajarnos y conectar con nuestro cuerpo.

Es muy importante planificar, dejar un tiempo para descansar, establecer prioridades y dedicar el tiempo necesario a cada cosa. El descanso es una de nuestras prioridades.

Cuando notamos ansiedad puede ser muy útil concentrarse en un elemento u objeto relevante para nosotros, que tenga un significado especial. Describir su forma, colores, ubicación, tamaño y su valor emocional nos ayuda a alejar los pensamientos más negativos.

Analizar esos pensamientos que nos están haciendo daño es fundamental para reconocer si son ciertos y hasta que punto debemos prestarles el nivel de atención que les estamos dando.

Aprender a pedir ayuda, primero a nuestro entorno más cercano y luego a profesionales especializados, como los que puedes encontrar en el Colegio Oficial de Psicología de Andalucía Occidental es un acto de amor hacia ti, porque no hay nada más importante que tu bienestar para que puedas tener la vida que deseas.

La otra cara de la moneda es la depresión.

¿Qué es la depresión?

La depresión surge cuando los sentimientos de tristeza, apatía o frustración nos llevan a un estado de infelicidad que puede ser transitorio o permanente.

El estado de ánimo depresivo puede durar algunos días y luego volver todo a la normalidad o no. El problema surge cuando además de melancolía y abatimiento, empieza a haber desinterés por realizar actividades o incapacidad de sentir placer por realizarlas. Nos encontramos con un trastorno al que debemos prestar atención.

¿Cuáles son los síntomas de la depresión?

La apatía es seguramente el más evidente, ya no tenemos ganas de hacer nada y lloramos “por todo”, también puede haber alteraciones en el apetito y en el sueño, agitación o lentidad cuando se realiza una tarea, pérdida de memoria, pensamientos sobre la muerte o el suicidio, sentimientos de culpa, ira, frustración, y un amplio etcétera.

¿Cómo superar la depresión?

La primera acción importante es compartir nuestro malestar con una persona de nuestra confianza. Hablar de lo que sentimos ayuda mucho a tomar distancia y a observar lo que nos pasa, a su vez, compartirlo con otra persona ayuda a reflexionar juntos sobre lo que nos ha llevado a esta situación.

Si eres esa persona en la que una persona deprimida está confiando, mantén una escucha activa, ofrécele tu ayuda en aquellas tareas que la están desbordando, ten paciencia y no te tomes nada como algo personal, ayúdala a reflexionar sobre sus pensamientos negativos, invítala a que te acompañe a dar una vuelta y apóyala para que pueda redescubrirse, destaca sus cualidades, levanta su autoestima.

La depresión y la ansiedad pueden llegar a nuestras vidas por muchas razones, sin embargo, puedes tomar acción para que no se queden y puedas volver a sentirte mejor.

Por favor, valora en qué grado te ha resultado útil esta entrada
[Total: 0 Average: 0]
Artículo anteriorPubalgia: causas, síntomas y tratamiento
Artículo siguienteNiños aburridos
Dra. Nathalie Orens Viedma
La Dra. Nathalie Orens Viedma es Licenciada en Medicina y Cirugía. Máster en Acupuntura y Moxibustión. Auriculoterapia. Máster en Estudios Biologico-Naturistas y Homeopatía. Máster en Metodología de la investigación en MTC.  Miembro de la Asociación española de Médicos Integrativos, Tesorera de la Asociación de Médicos Acupuntores de Madrid y Miembro de la Sociedad de Acupuntura Médica de España. Experta en Valoración de daño corporal. Médico experta en Medicina Tradicional China en Femedical Women Clinics, Calle Miguel Hernández, 2. Talavera de la Reina. Tlf. 925 680 720. Administradora de la página de salud Integra Salud Talavera

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí