¿Cómo interpretar una etiqueta nutricional?

El Dr. en Ciencia de Alimentos e investigador en la Escuela de Gastronomía en la Universidad Popular Autónoma de Puebla (UPAEP) México, Juan José Gómez, nos explica qué elementos debemos observar en las etiquetas de los alimentos y qué cuestiones debemos considerar de las mismas. Mira el vídeo y lee la entrevista, contiene información adicional.

2
633

El consumidor que se informa se detiene aproximadamente de una a dos horas en un supermercado observando las etiquetas y viendo las diferentes opciones que se tienen de consumo. 

Por ejemplo, en el caso de ciertos productos que son de reciente creación, es verificar qué tantos ingredientes nuevos y de qué tipo se están incluyendo dentro de la preparación para poder ser consumidos.


Es muy importante que aprendamos a leer una etiqueta nutrimental o nutricional. Si se toma cualquier alimento y se mira el reverso, por reglamentación mundial, debe contar con el mínimo de requisitos para poder ser considerado como apto para consumo.


Existen tres biomoléculas principales:

 
– Los hidratos de carbono que aportan energía y sin los cuales no podemos hacer ninguna función fisiológica, metabólica normal, como puede ser, respirar, caminar, dormir… Los hidratos de carbono aportan 4 kilocalorías por cada gramo de consumo.
– Los lípidos, que han sido muy satanizados con las grasas, aportan 9 kilocalorías por gramo. Las grasas son necesarias para el cuerpo ya que nos ayudan a regular nuestra temperatura . Por ejemplo, cuando entramos a un cuarto frío o caliente el cuerpo se nivela siempre a 36ºC.
– Las proteínas, que son las que dan estructura a nuestro cuerpo, como son las uñas, el pelo, los músculos y la piel. Las proteínas aportan 4 kilocalorías por gramo.


En función de esto, no es importante saber cuántas calorías tiene un alimento sino qué tipo de calorías estamos consumiendo.

Por ejemplo, si hablamos de una etiqueta que contiene aproximadamente un 60 por ciento de hidratos de carbono, 20 por ciento de grasas y la diferencia entre proteínas y vitaminas, estamos hablando de un pan.

Si yo consumo en exceso esa cantidad de alimentos voy a acumularlos totalmente en grasa.

El cuerpo está diseñado para convertir todo lo que se consume en exceso, en grasa, porque se protege y lo reserva en el tejido adiposo que tenemos generalmente en el centro del cuerpo que es la parte abdominal.

Es normal que los hombres y las mujeres acumulen grasa en esa zona, sobre todo las mujeres porque el metabolismo es un poco más lento. Eso es lo que nos hace ver gordos o con sobrepeso.

La idea de esto es saber de cuántas calorías proviene cada una de las biomoléculas que estamos consumiendo.

Si son proteínas, que es muy raro que eso suceda porque los alimentos que están listos para consumo no son de alto valor biológico, es decir, no aportan tantas proteínas como lo puede aportar una carne, el huevo o las judías que están crudos y deben ser procesados.

 

Esos alimentos no están etiquetados y de ahí que no se puede saber cuántas proteínas tiene ese producto de un primer golpe en un súper.

Lo que hay que hacer es buscar en una referencia y saber de qué estamos consumiendo las proteínas.


Por otro lado las grasas, difícilmente reportan en la etiqueta cuántas están siendo consumidas y nos falsean la información.

No es que esté equivocada sino que está trucada. Vamos a hablar de una bolsa de patatas fritas pequeña, de unos 150 gramos. Las personas no se fijan en cuántas porciones tiene la bolsa.

Las porciones también es un punto muy importante porque las calorías vienen por porción.

Si estamos consumiendo una bolsa de patatas de 100 gramos y adentro de la bolsa hay tres porciones, entonces tendremos que multiplicar las cantidades de calorías que tiene reportada la etiqueta por tres, porque difícilmente yo al abrir la bolsa sólo me coma la tercera parte y dejo las dos terceras partes para que otra persona lo coma.

Lo mismo pasa con los refrescos.

Resumiendo:

observar de dónde provienen las calorías, si están proviniendo de hidratos de carbono o de grasas ese alimento tiene un aporte calórico elevado.
observar el número de porciones por empaque.Hay bebidas que llegan a tener 10 porciones por empaque y las calorías son de 350 calorías, por lo que estaríamos consumiendo 3500 calorías.


Más información:

Etiqueta nutricional: Manual de instrucciones para adultos mayores (FDA)

Enfermedades y su tratamiento: La importancia de leer las etiquetas de los alimentos

2 Comentarios

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.